viernes, 20 de noviembre de 2020

EL ADIÓS DE RAMÓN MENDOZA

Se cumplen 25 años de la dimisión del Presidente del Real Madrid entre 1985 y 1995

Cuando Ramón Mendoza dejó el Real Madrid se marchó el Presidente que había llevado las riendas del Club desde mi más tierna infancia. Tenía la sensación de que llevaba toda la vida en el cargo... Él había sido el que había apuntalado el Madrid de la Quinta del Buitre con los grandes fichajes que dieron pie a una de las etapas más brillantes de la entidad. El Presidente de la Quinta del Buitre. El de las 5 Ligas consecutivas. Había hecho cosas muy buenas, sobre todo en sus primeros cinco años de mandato, y otras no tan buenas, sobre todo en sus últimos cinco años. Pero, para lo bueno y para lo malo, Mendoza siempre había estado ahí, con su estilo inconfundible y sus peculiares formas. La verdad es que se hacía raro pensar en un Real Madrid sin Ramón Mendoza al frente...

Pero, ¿cómo se había llegado a todo aquel embrollo? La dimisión de Mendoza fue un capítulo más de la terrorífica temporada 1995-96 a la que tantas veces hago mención. Lo que pasó en el Real Madrid aquella temporada, madre mía... A la mala situación deportiva se unieron problemas extradeportivos de todo tipo. La situación social del Club tampoco pasaba por su mejor momento y las aguas bajaban revueltas para Mendoza, que venía de ganar las elecciones que se habían celebrado el 19 de febrero de aquel mismo año 1995 frente a los candidatos Florentino Pérez y Santiago Gómez Pintado pero que no había conseguido pacificar a una oposición cada vez más hostil tomando como base para sus argumentos la complicada situación económica que atravesaba la entidad de Concha Espina.

El detonante de todo fue el varapalo de la Asamblea del domingo 22 de octubre de 1995 en la que se rechazaron las cuentas del ejercicio 1994-95. Pese al revés Mendoza advirtió que no pensaba dimitir, como le habían sugerido algunas voces en el momento de la suspensión de la sesión. Sólo un día después, el lunes 23 de octubre, Lorenzo Sanz realizó unas declaraciones que fueron recogidas en su portada por el diario Marca. "Once años en el poder desgastan", afirmaba el vicepresidente, al que todos veían desde hacía tiempo como el sucesor natural de Ramón Mendoza.

A finales de octubre la revista Don Balón ya avisó de la inminente proclamación de un nuevo presidente. El número 1046 correspondiente a la semana del 30 de octubre al 5 de noviembre de 1995 presentaba en su portada a Lorenzo Sanz y unas declaraciones en exclusiva: "Ha llegado mi hora". El entonces vicepresidente era muy claro: "La etapa de Mendoza toca a su fin. Si todo va bien, tras la asamblea del 26-N seré presidente". Sanz incluso hablaba de lo que más preocupaba en aquellos momentos: "Estoy capacitado para resolver la situación económica del Club". El tema ocupó las primeras ocho páginas completas de la publicación, lo que ofrece una idea de la importancia de lo que se contaba. Los periodistas Santi Trubat y Juan Carlos Casas firmaban un trabajo en el que se decía: "Aunque estaba cantado, el relevo se producirá antes de lo previsto por culpa del fracasado pacto entre Mendoza y Florentino Pérez". Se referían a la famosa fotografía del martes 24 de octubre en la que ambos aparecían estrechándose la mano tras una reunión "por el bien del Madrid". Sólo habían pasado nueve meses desde las elecciones. Al parecer Mendoza y Pérez pretendían adelantar unos nuevos comicios, lo que ofrecería a Florentino una nueva oportunidad para acceder a la presidencia. "A mí no me interesan las reuniones que puedan tener Mendoza y Pérez. Ni uno ni otro están legitimados para convocar elecciones, ni la Junta va a pactar con nadie", advertía Lorenzo Sanz en una declaración recogida por Don Balón. El semanario, por cierto, resumió la situación de crisis con una serie de viñetas humorísticas a lo largo de las ocho páginas en las que, con caricaturas, básicamente se contaba que Mendoza había gastado mucho dinero en fichajes para dejar un Real Madrid ganador a Lorenzo Sanz. Pero dado que no había tanto dinero como Mendoza creía, el presidente le pedía a Juan Miguel Villar Mir que le avalara prometiéndole la presidencia, lo que despertaba el malestar de Lorenzo Sanz, vicepresidente y sucesor natural de Mendoza. Tras el fracaso de la Asamblea General entraba en escena Florentino, lo que terminaba haciendo perder la paciencia a un Lorenzo Sanz que se sentía traicionado. La historieta terminaba con Mendoza marchándose por la puerta de atrás.

El runrún en los medios durante aquellos días indicaba que Mendoza podía abandonar el cargo antes incluso del día 26 de noviembre, fecha de la Asamblea en la que los compromisarios debían aprobar las cuentas rechazas el 22 de octubre. Mendoza trataba de marcharse dejando la situación pacificada pero ese objetivo era un tanto difícil a causa de la indignación que los componentes de la Junta Directiva sentían tras enterarse de la reunión que el todavía Presidente había mantenido con Florentino Pérez. No había posibilidad de pactos. La Junta estaba con Lorenzo Sanz. "No tengo ningún interés de estar en donde no estoy a gusto", declaraba por su parte el mandatario blanco. La suerte estaba echada para Ramón Mendoza. "Me largo", avanzaba. La pregunta era cuándo se haría efectiva la marcha. ¿Llegaría a la Asamblea?

El miércoles 15 de noviembre de 1995 el diario Marca titulaba a toda página con la noticia. "The End". Como si se terminara una película... Sobre fondo negro el periódico llevaba a su portada un collage con imágenes significativas de lo que había su trayectoria como máximo mandatario del Real Madrid. Arriba, a la derecha, entrecomillaban el "Me voy" del todavía presidente. "Ramón Mendoza ya ha tomado la decisión de abandonar la presidencia del Real Madrid. El día elegido es el próximo lunes. Tras despedirse de la plantilla y del resto de directivos, dará el relevo en el cargo, por decisión de la actual Junta, a Lorenzo Sanz. Medida que debe ser refrendada por una Asamblea extraordinaria. De esta manera, Ramón Mendoza cierra una etapa del Real Madrid que ha durado diez años, 6 meses y doce días. Me voy…. Y aquí paz y después gloria", titulaba Marca. Según indicaba el diario, Mendoza había emplazado a la prensa al próximo lunes pero dejaba bien claro que la decisión la había tomado sin recibir ningún tipo de presión y que únicamente obedecía a razones personales. José Félix Díaz recogía declaraciones del todavía presidente blanco. "Era la única solución. Me voy por motivos personales y porque creo que es lo mejor para el funcionamiento de la sociedad. El tema de los avales es algo que se resolverá de cualquier modo pero no es un obstáculo en ningún sentido para la marcha de la sociedad. Creo que lo mejor y más útil que puede pasar al Real Madrid es que Ramón Mendoza se vaya del Real Madrid", señalaba Mendoza. "El único acoso que he sufrido es el de la Prensa. Esta directiva no es capaz de echarme. Me voy porque quiero y porque no quiero hacer daño a la entidad", añadía. Mendoza no quiso confirmar si Lorenzo Sanz pasaría a ser el nuevo máximo dirigente y sólo sentenciaba que quedaría como presidente quien eligiese la Junta Directiva. Pese a las preguntas de José Félix Díaz, Mendoza no quiso decir nada sobre Lorenzo Sanz salvo que había quedado "muy bien" con él. Lo único claro era que él lo dejaba. "Me iré por donde entré, por la puerta. Aquí paz y después gloria. La verdad es que me quedo muy a gusto conmigo mismo", sentenciaba.

Día del adiós

El lunes de 20 de noviembre de 1995, tal día como hoy de hace 25 años, Ramón Mendoza se despidió de la plantilla de jugadores. En su último partido como presidente, el sábado anterior, el Real Madrid venció 1-0 al Atlético de Madrid, líder de la clasificación, con un tanto de Raúl. Qué cosas... En un año en el que las cosas salieron tan mal en lo deportivo resultó que el Madrid le fue a ganar sus dos partidos al equipo que terminaría ganando la Liga... Ramón se pudo marchar del palco con una victoria. "A partir de ahora iré a mi sitio a chillar al árbitro y al presidente", recogía en su portada Marca. Antes de marcharse ofreció una comida a sus jugadores y cuerpo técnico. Mendoza se sentó a la mesa escoltado por el capitán Sanchís, a su derecha, y el entrenador Jorge Valdano, a su izquierda. Sanchís, en nombre del resto de sus compañeros, pronunció unas emotivas palabras de agradecimiento y le regaló un reloj a modo de recuerdo. El almuerzo transcurrió en un tono muy distendido.

El siguiente paso fue el de presentar su dimisión irrevocable ante la Junta Directiva, acto con el que puso punto y final a su presidencia. Después escenificó un acto ante los medios de comunicación en el que pronunció su famoso discurso de despedida. Acompañado por Nemesio Fernández Cuesta, que se marchó con él, Mendoza se presentó junto a algunos de los trofeos que el Club conquistó durante su mandato. Allí estaba la Liga, la Copa de la UEFA, la Copa de Europa de Baloncesto de aquel mismo año... Fiel a sí mismo hasta el final. Su despedida fue muy a lo Ramón Mendoza... "Comienza, por tanto, el funeral deportivo de 'corpore insepulto' por el alma del que fue presidente del Real Madrid Ramón Mendoza, ahora ya incinerado y en lo sucesivo solamente el socio 772. Yo soy en este funeral el oficiante. Sentaros, queridos representantes de todos los medios de comunicación. Os quiero, antes de nada, pedir perdón por si algo no funcionó bien entre nosotros por culpa mía en estos largos años. Donde quiera que esté, siempre contaréis con mi afecto", leyó el ya ex presidente, que había sacado unos apuntes escritos de su propio puño y letra. Lo dicho, genio y figura hasta el último día. "Me voy harto de tanto acoso de pequeños tiburones y de deslealtades precipitadas", detalló en una intervención en la que, sin embargo, también afirmó: "No quiero hacer sangre". En aquella comparecencia tan peculiar hubo momentos emotivos como cuando recordó a quienes ya no estaban: Mariano Jaquotot, que había fallecido un año antes, Fernando Martín... También tuvo palabras para su pareja Jeannine Girod, para sus hijos, para Raimundo Saporta...

Y se marchó. El presidente con el que el Real Madrid había ganado 26 títulos. El que más tiempo había permanecido en el cargo por detrás de Don Santiago Bernabéu... Un personaje tremendamente popular que ocupó páginas y páginas en la prensa. Se marchaba uno de los rostros más carismáticos del mundo del deporte y de la alta sociedad de la década de los ochenta y de los noventa. Como aquel mismo día anunció, su siguiente proyecto sería el de escribir un libro que se titularía 'Dos pelotas y un balón'. Sabiendo cómo era Mendoza aquello parecía otra de sus clásicas ironías, pero no era una coña, no. Era cierto. El libro, editado por El País Aguilar, fue presentado unos meses más tarde... Desvinculado del Real Madrid, Ramón Mendoza Fontela falleció el 4 de abril de 2001 a los 73 años mientras se encontraba de vacaciones en Bahamas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario