jueves, 5 de diciembre de 2019

EL DÍA TONTO EN EL BERNABÉU

Todas las temporadas, incluso en las buenas, el Real Madrid tiene un partido en casa en el que las cosas no salen bien

'El día tonto en el Bernabéu'. Se trata de una expresión que vengo utilizando casi desde que era un crío para definir aquellos partidos en los que el Real Madrid tiene un traspies en casa, especialmente si es inesperado o se produce en el marco de una buena temporada. Tengo que matizar bien todo esto... Me refiero a tropiezos o derrotas totalmente inesperadas por la entidad del rival o las circunstancias. También me vale para partidos desastrosos que se registran de manera aislada en medio de una buena campaña. Para que nos entendamos, quedarían excluidas derrotas en el Santiago Bernabéu como las de la temporada 1995-96 puesto que aquella campaña estuvo plagada de partidos perdidos, muchos de ellos en nuestro propio estadio.

El origen del 'día tonto en el Bernabéu' se remonta a los tiempos de la Quinta del Buitre. Un clarísimo ejemplo sería el empate a uno con el PSV en la Copa de Europa de la temporada 1987-88, unas tablas que terminarían siendo decisivas para que el equipo se quedara en la cuneta en Eindhoven. Sin embargo, de aquella misma campaña, llamó más la atención la derrota 0-4 en Liga frente al Atlético de Madrid en un momento en el que el equipo de Beenhakker se encontraba en racha. Tras un arranque de campeonato casi perfecto, a ritmo de goleadas y tras haber eliminado al Oporto de la Copa de Europa, resultó que la primera derrota llegó en casa y a lo grande. 'El día tonto en el Bernabéu'.

Aquellos años triunfales de la Quinta del Buitre fueron extraordinarios para el equipo. Sobre todo en Liga. Pero fútbol es fútbol, como diría Boskov, y siempre hay algún tropiezo llamativo, algún empate... Aquel 2-2 de la primera jornada de la Liga 1988-89 con el Osasuna, el 3-3 con el Logroñés de la 1989-90... 'El día tonto en el Bernabéu'. Resultados que me sorprendían...

Pero la primera temporada que utilicé a conciencia el término, que lo patenté, para que nos entendamos, fue en la temporada 1992-93. La primera campaña que seguí con la seriedad de un adulto hubo un par de resultados que me fastidiaron bastante. Uno fue el 1-1 en el Bernabéu frente al Rayo Vallecano, con el guardameta Wilfred, QEPD, protagonizando una de sus habituales exhibiciones frente a nosotros. El otro fue el empate 2-2 con el Logroñés en un partido digno del día tonto en el Bernabéu. Se adelantaron los riojanos de penalti, conseguimos dar la vuelta al marcador casi al final con un gol de Esnáider y justo en el 90' el Tato Abadía anotó el definitivo 2-2. Sí. 'El día tonto en el Bernabéu'.

El propio Logroñés sería otro de los protagonistas del día tonto en el Bernabéu un par de años después, la campaña de la Liga 1996-97 que ganamos con Capello. Un empate a cero sin goles que generó bastantes críticas, sobre todo por parte de los adversarios del técnico italiano que no estaban satisfechos con el fútbol de la escuadra merengue. Un ejercicio más tarde, el año de La Séptima, el Racing de Santander se llevó un 2-2 del Bernabéu con un tanto en las postrimerías que me dejó bastante planchado. 

Con el cambio de siglo hubo un equipo que se hizo asiduo protagonista del día tonto en el Bernabéu. Me refiero al Mallorca, que en la campaña de la Liga 2000-01 se llevó un 0-2 de nuestro estadio. Estaba ya en el equipo nuestro ex Samuel Eto'o. Lo de nuestros 'ex' frente al Real Madrid da para un artículo bien extenso y exhaustivo, por cierto. Bueno, el caso es que el camerunés se aficionó a reivindicarse en nuestro campo en partidos como el 1-5 de mayo de 2003. Aquella Liga la ganó el Real Madrid, pero en el Bernabéu, frente al Mallorca, los de Vicente Del Bosque protagonizaron el 'El día tonto en el Bernabéu' de la temporada 2002-03. Eto'o marcó un gol. Y marcaría otros dos en el triunfo del Mallorca en el Bernabéu por 2-3 de la temporada 2003-04. Este partido no lo incluyo en la categoría del 'día tonto' porque la recta final de campaña con Queiroz fue un puñetero desastre. Todo fueron 'días tontos' y no ganamos nada, así que no lo entra dentro de la categoría.

Hasta nuestros días hemos seguido teniendo ejemplos de todo tipo que encajan dentro de la teoría de 'El día tonto en el Bernabéu'. No se me olvidará nunca el cabreo que agarré el día del 0-1 del Levante, gol de Salva de penalti, de la temporada 2006-07. Campaña en la que ese partido, en realidad, tendría que disputarse el título de día tonto con el del 0-3 frente al Recreativo de Huelva. O el 0-1 con el Getafe de la Liga de Schuster, en la temporada 2007-08. En la temporada 2010-11 el Sporting ganó 0-1 en el Bernabéu en lo que resultó ser la primera derrota de José Mourinho como local tras una racha de nueve años. Recuerdo que fue partido para haberlo ganado sin problemas, pero que acabó con esa derrota 0-1. "Hemos tenido el día tonto en el Bernabéu", repetí varias veces aquel 2 de abril de 2011.

martes, 3 de diciembre de 2019

30 AÑOS SIN FERNANDO MARTÍN

Se cumplen tres décadas de la muerte del legendario jugador de baloncesto del Real Madrid

El 3 de diciembre de 1989 falleció en accidente de tráfico Fernando Martín Espina, jugador de la Sección de Baloncesto del Real Madrid que contaba en aquellos momentos con sólo 27 años de edad. El coche que conducía el pívot antes de dirigirse al Palacio de los Deportes sufrió un aparatoso percance en una curva de la antigua Nacional II... Era domingo, día de partido. El equipo de basket jugaba contra el CB Zaragoza y el de fútbol visitaba Balaidos para medirse al Celta de Vigo en la correspondiente jornada de Liga. Pero todo quedó eclipsado con la triste noticia de la muerte de Fernando.

Todos recuerdan dónde y cómo conocieron la noticia de la pérdida del legendario baloncestista. En mi caso ese momento está ligado, como tantos y tantos recuerdos deportivos de mi infancia, a la radio. Mi padre siempre solía tener puesto el transistor en la cocina los domingos por la tarde para seguir los partidos de fútbol y la información deportiva. Y fue así como me enteré de la muerte de Fernando Martín aquella tarde. La impresión fue tremenda. El fútbol estaba por delante del baloncesto para mí, pero se trataba de toda una institución del Real Madrid, el pionero que había jugado en la NBA, uno de los más grandes jugadores de la Sección de basket... Era algo increíble. La pérdida era irreparable.

La pena fue tremenda por tratarse de quien se trataba. No voy a desglosar nada nuevo ahora sobre su figura, ya por todos conocida. Hace un par de meses publiqué aquí la entrevista que le hice a Javier Balmaseda sobre su libro 'Fernando Martín. Instinto Ganador'. En la obra queda reflejada la dimensión humana y deportiva de esta leyenda que alcanzó logros impresionantes. El primer español que jugó en la NBA fue 86 veces Internacional con España y logró una Medalla de Plata en el Eurobasket de Nantes 83 y otra en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles 1984. Con el Real Madrid, equipo con el que jugó entre las temporadas 1981-82 y 1985-86 en una primer etapa y entre 1987-88 y 1989 en la segunda, ganó 4 Ligas, 3 Copas del Rey, 1 Supercopa, 2 Recopas de Europa, 1 Copa Korac y 1 Copa Mundial de Clubes

¿Qué más hubiera conseguido de haber seguido con vida? Por físico seguramente hubiese podido jugar al baloncesto muchos años más. Por otra parte, como me comentaba el propio Javier Balmaseda, muchos consideran que no hubiese prolongado su carrera demasiado en el tiempo para poder dedicarse a otros menesteres, seguramente lejos del mundo de la canasta. Nunca lo sabremos. Lo único cierto, por desgracia, es que nos dejó a los 27 años.

Como cada 3 de diciembre todos los madridistas recordamos la figura legendaria de Fernando Martín. Pero esta vez será un poco más especial porque se cumplen 30 años de su desaparición. Sirvan estas pocas líneas a modo de homenaje en este aniversario. Fernando siempre estará en el recuerdo. Nunca le olvidaremos.

miércoles, 13 de noviembre de 2019

ADIÓS A VELOSO

Muere José Luis Fidalgo Veloso, jugador del Real Madrid entre los años 1965 y 1969

Este miércoles 13 de noviembre hemos conocido la triste noticia del fallecimiento de José Luis Fidalgo Veloso. Nos deja, a los 82 años, otro de los integrantes del Real Madrid que ganó La Sexta Copa de Europa en 1966. Delantero que destacó por su velocidad y efectividad de cara a puerta vivió sus mejores años como deportista a lo largo de la década de los sesenta.

José Luis Fidalgo Veloso nació en Santiago de Compostela, La Coruña, el 23 de marzo de 1937. Sus primeros pasos en el mundo del fútbol los dio en equipos de su Galicia natal, primero en el Santiago CF y después en el Celta de Vigo B antes de recalar en el Deportivo de La Coruña, club en el que destacaría por sus cualidades como delantero. Debutó en Segunda División con los coruñeses en la temporada 1958-59, precisamente la misma campaña en la que empezó a jugar Amancio Amaro, con el que más tarde coincidiría también en el Real Madrid. Veloso dejó huella en el Deportivo, con el que marcó 95 goles en Liga y fue Pichichi de Segunda en la temporada 1960-61 con 26 dianas. Consiguió dos ascensos a Primera militando en la máxima categoría del fútbol español con los gallegos en las temporadas 1962-63 y 1964-65. Está considerado como uno de los futbolistas más relevantes de la historia del club coruñés, con el que llegó a ser Internacional. Veloso jugó en 4 ocasiones con España entre 1962 y 1963. Anotó 3 goles con la Selección, dos de ellos en sendos enfrentamientos contra Rumanía en fase de clasificación para la Eurocopa y el último en un amistoso frente a Escocia disputado en el Santiago Bernabéu.

En 1965 le llegó la oportunidad de vestir la camiseta blanca. El Real Madrid llamó a sus puertas y se reencontró con su ex compañero Amancio, que había recalado en el Santiago Bernabéu en 1962. Era la temporada 1965-66 y el equipo de Miguel Muñoz se encontraba en fase de renovación. Velázquez y Calpe fueron otras de las destacadas incorporaciones de cara al nuevo curso. Veloso no era ningún novato, tenía 28 años, y disputó nueve partidos oficiales junto a los futbolistas como Pirri, Grosso, Zoco... Sí, era el Real Madrid de los 'Ye-yé'. Disputó siete partidos de Liga en los que anotó 4 goles, dos de ellos en la victoria por 4-0 frente al Sevilla de la jornada 25. También jugó un partido de Copa de Europa en el triunfo por 4-2 frente al Anderlecht en los cuartos de final de una competición que se acabaría llevando el conjunto blanco. Fue la contribución de Veloso a la consecución de La Sexta. En su primera campaña como jugador blanco el gallego disputó las tres competiciones en las que participó el equipo. En Copa jugó el tercer partido de desempate que tuvo que afrontar el Madrid en octavos de final para superar al Málaga. Ganaron los madridistas 2-0 con tantos del propio Veloso y de Félix Ruiz.

Los mejores números de Veloso como jugador blanco se registraron en su segunda campaña en el Club, la temporada 1966-67. Nuevamente el gallego participó en las tres competiciones que afrontó el Real Madrid y además consiguió marcar gol en todas ellas, cerrando su ejercicio a nivel particular con 21 partidos oficiales y 11 goles. El Real Madrid se adjudicó el título de Liga cediendo sólo dos derrotas. Veloso fue el tercer anotador del equipo en Liga con 9 goles, por detrás de Gento y de Grosso. En la Copa disputó 4 encuentros y marcó un gol, curiosamente, frente a su ex equipo, el Deportivo de La Coruña. En Europa, su estreno como goleador se produjo frente al 1860 Múnich alemán, triunfo por 3-1 en el Bernabéu. Anotó el 2-1 para los merengues.

En la temporada 1967-68 la participación de Veloso disminuyó de forma considerable. Siete partidos, seis de ellos en Liga y dos goles. El primero fue en el campeonato nacional frente al Español y el segundo, en Copa de Europa, quizás sea el más célebre y recordado de su trayectoria con el Real Madrid. Los blancos se midieron al Ajax de Ámsterdam, con el que se empató 1-1 en la ida. En la vuelta, disputada en el Bernabéu, el tiempo reglamentario concluyó con otro empate a uno, goles de Gento y de Groot. Hubo que recurrir a una prórroga en la que la gran figura fue Veloso, que avisó con un disparo que repelió el meta neerlandés antes de que, en el minuto 100, protagonizara la jugada del partido. Una acción individual del gallego concluyó con un potente disparo a la derecha de la portería rival desde fuera del área que suponía el 2-1 y el pase de la eliminatoria para el Real Madrid, que aquel 11 de octubre de 1967 vestía, curiosamente, con la equipación azul.

La temporada 1968-69 sería la última de Veloso con el Real Madrid. Sólo participó en cinco partidos oficiales anotando sus últimos goles como jugador blanco. De nuevo vio puerta frente a su ex equipo, el Deportivo, en Liga y marcó su último tanto como madridista en Copa de Europa frente al AEL Limassol. Los blancos superaron a los de Chipre por un global de 12-0 y Veloso contribuyó con una diana en el 0-6 de la vuelta. Con el Real Madrid disputó un total de 42 partidos oficiales y anotó 20 goles a lo largo de las cuatro campañas que vistió la camiseta blanca. En su palmarés como madridista figuran 3 Ligas además de la citada Copa de Europa de 1966.

Tras abandonar la disciplina merengue Veloso recaló en el Orense, entonces en Segunda División. Corría la temporada 1969-70 y el jugador tenía 32 años. El equipo descendió ese mismo ejercicio pero Veloso siguió jugando en Segunda División al regresar a Madrid para enrolarse en las filas del Rayo Vallecano. Con los franjirrojos disputó dos campañas, 1970-71 y 1971-72. Después vestiría la camiseta del Compostela, de vuelta a Galicia, equipo con el que finalizaría su carrera deportiva.

Desde 'Historias del Real Madrid' quiero expresar mi más sentido pésame a toda su familia, amigos y compañeros. Sirvan estas pocas líneas a modo de particular homenaje. Descanse en paz, José Luis Fidalgo Veloso. 

martes, 5 de noviembre de 2019

25 AÑOS DEL PRIMER GOL DE RAÚL

El delantero del Real Madrid marcó su primer gol oficial una semana después de su debut en Primera División

El sábado 5 de noviembre de 1994, sólo siete días después del debut de Zaragoza, Raúl González Blanco volvió a ser titular con el Real Madrid. Su primer partido en el Santiago Bernabéu resultó ser, nada más y nada menos, todo un derbi con el Atlético de Madrid, equipo en cuyas categorías inferiores, recordemos, se había formado el propio Raúl antes de recalar en la Ciudad Deportiva. Era la décima jornada de Liga y aquel partido se convertiría en otro de los grandes recuerdos que nos quedaron a los aficionados de aquella temporada 1994-95. El jugador que tan buenas sensaciones había dejado una semana antes pese a los fallos frente a Cedrún confirmó que las expectativas generadas a su alrededor estaban justificadas. Raúl firmó un auténtico partidazo.

Fue el gran protagonista. Para empezar Raúl fue objeto del penalti con el que el Real Madrid conseguiría inaugurar el marcador. Míchel fue el encargado de ejecutar la pena máxima desde los once metros. Cinco minutos después una acción del nuevo 'siete' por banda izquierda finalizó con un pase que Iván Zamorano, de cabeza, se encargó de convertir en el 2-0 para los blancos. Redujo distancias el polaco Kosecki para los colchoneros... Pero apareció de nuevo Raúl para aumentar la cuenta madridista con un gol. Un golazo. El primer gol de Raúl con el Real Madrid fue buenísimo. Combinación entre Amavisca y Ladrup por la derecha que el danés convirtió en un extraordinario pase de los suyos hacia la derecha. Raúl, que se incorporaba a gran velocidad, recibió el esférico justo cuando pisaba área y soltó un latigazo con la zurda según le llegaba colocando la pelota en la misma escuadra izquierda de la portería. Tremendo. Era el 3-1. Antes del descanso todavía veríamos dos tantos más, el 4-1 de Zamorano y el 4-2 que marcó de penalti Simeone para el Atlético. Al descanso el marcador reflejaba el 4-2 con el que acabaría el choque. En el segundo tiempo no hubo más goles. Valdano retiró a Raúl del terreno de juego en el minuto 60 para dar entrada a Rafa Martín Vázquez

Una hora jugó aquella noche de sábado Raúl. A sus diecisiete años el nuevo futbolista del primer equipo ya había marcado un gol y se erigió en la figura de aquel derbi. Al día siguiente las portadas de los periódicos fueron para él. "El bebé les hizo papilla", tituló en primera página el diario Marca. Todavía guardo los diarios originales que compré a lo largo de aquella temporada y recuerdo a la perfección todas las portadas. La del domingo 6 de noviembre de 1994 estaba ilustrada con una fotografía de Juan Manuel Bueno que captaba el momento, inmediatamente después de marcar su gol, en el que Raúl se acercó al banquillo del Real Madrid para dedicar su diana a su compañero Dani García Lara mientras que Amavisca se acercaba al delantero para felicitarle. Una fotografía y un momento que todos tenemos todavía en la memoria un cuarto de siglo después...

Raúl González Blanco anotó tal día como hoy de hace 25 años su primer gol oficial con el Real Madrid. El primero de muchos. A lo largo de las siguientes dieciséis temporadas llegaría a jugar 741 partidos oficiales con la camiseta blanca y anotó 323 goles. En la actualidad es el jugador que más encuentros oficiales ha disputado con la camiseta blanca por delante de Casillas y de Sanchís. Llegó a ser el máximo realizador de la Historia del Real Madrid y actualmente es el segundo jugador con más goles sólo superado por Cristiano Ronaldo. El Top-5 de goleadores históricos de la entidad lo completan Don Alfredo Di Stéfano, Carlos Santillana y Ferenc Puskas.   

REAL MADRID C.F. : Buyo; Quique S.F., Alkorta, Sanchís, Luis Enrique; Míchel, Redondo, Laudrup, Amavisca; Raúl (Martín Vázquez, 60’), Zamorano (Dani, 79’). (Entrenador: Jorge Valdano)

CLUB ATLÉTICO DE MADRID : Diego D.; Tomás R., Solozábal, Iván Rocha, Toni Muñoz; Simeone, Soler B. (F. Ferreira, 46’), Kosecki, Delfí Geli; Manolo S.D., Kiko. (Entrenador: Jorge D’Alessandro)


GOLES
1-0 min. 20 Michel (penalti)
2-0 min. 25 Zamorano
2-1 min. 27 Kosecki
3-1 min. 36 Raúl
4-1 min. 43 Zamorano
4-2 min. 44 Simeone (penalti)