miércoles, 13 de noviembre de 2019

ADIÓS A VELOSO

Muere José Luis Fidalgo Veloso, jugador del Real Madrid entre los años 1965 y 1969

Este miércoles 13 de noviembre hemos conocido la triste noticia del fallecimiento de José Luis Fidalgo Veloso. Nos deja, a los 82 años, otro de los integrantes del Real Madrid que ganó La Sexta Copa de Europa en 1966. Delantero que destacó por su velocidad y efectividad de cara a puerta vivió sus mejores años como deportista a lo largo de la década de los sesenta.

José Luis Fidalgo Veloso nació en Santiago de Compostela, La Coruña, el 23 de marzo de 1937. Sus primeros pasos en el mundo del fútbol los dio en equipos de su Galicia natal, primero en el Santiago CF y después en el Celta de Vigo B antes de recalar en el Deportivo de La Coruña, club en el que destacaría por sus cualidades como delantero. Debutó en Segunda División con los coruñeses en la temporada 1958-59, precisamente la misma campaña en la que empezó a jugar Amancio Amaro, con el que más tarde coincidiría también en el Real Madrid. Veloso dejó huella en el Deportivo, con el que marcó 95 goles en Liga y fue Pichichi de Segunda en la temporada 1960-61 con 26 dianas. Consiguió dos ascensos a Primera militando en la máxima categoría del fútbol español con los gallegos en las temporadas 1962-63 y 1964-65. Está considerado como uno de los futbolistas más relevantes de la historia del club coruñés, con el que llegó a ser Internacional. Veloso jugó en 4 ocasiones con España entre 1962 y 1963. Anotó 3 goles con la Selección, dos de ellos en sendos enfrentamientos contra Rumanía en fase de clasificación para la Eurocopa y el último en un amistoso frente a Escocia disputado en el Santiago Bernabéu.

En 1965 le llegó la oportunidad de vestir la camiseta blanca. El Real Madrid llamó a sus puertas y se reencontró con su ex compañero Amancio, que había recalado en el Santiago Bernabéu en 1962. Era la temporada 1965-66 y el equipo de Miguel Muñoz se encontraba en fase de renovación. Velázquez y Calpe fueron otras de las destacadas incorporaciones de cara al nuevo curso. Veloso no era ningún novato, tenía 28 años, y disputó nueve partidos oficiales junto a los futbolistas como Pirri, Grosso, Zoco... Sí, era el Real Madrid de los 'Ye-yé'. Disputó siete partidos de Liga en los que anotó 4 goles, dos de ellos en la victoria por 4-0 frente al Sevilla de la jornada 25. También jugó un partido de Copa de Europa en el triunfo por 4-2 frente al Anderlecht en los cuartos de final de una competición que se acabaría llevando el conjunto blanco. Fue la contribución de Veloso a la consecución de La Sexta. En su primera campaña como jugador blanco el gallego disputó las tres competiciones en las que participó el equipo. En Copa jugó el tercer partido de desempate que tuvo que afrontar el Madrid en octavos de final para superar al Málaga. Ganaron los madridistas 2-0 con tantos del propio Veloso y de Félix Ruiz.

Los mejores números de Veloso como jugador blanco se registraron en su segunda campaña en el Club, la temporada 1966-67. Nuevamente el gallego participó en las tres competiciones que afrontó el Real Madrid y además consiguió marcar gol en todas ellas, cerrando su ejercicio a nivel particular con 21 partidos oficiales y 11 goles. El Real Madrid se adjudicó el título de Liga cediendo sólo dos derrotas. Veloso fue el tercer anotador del equipo en Liga con 9 goles, por detrás de Gento y de Grosso. En la Copa disputó 4 encuentros y marcó un gol, curiosamente, frente a su ex equipo, el Deportivo de La Coruña. En Europa, su estreno como goleador se produjo frente al 1860 Múnich alemán, triunfo por 3-1 en el Bernabéu. Anotó el 2-1 para los merengues.

En la temporada 1967-68 la participación de Veloso disminuyó de forma considerable. Siete partidos, seis de ellos en Liga y dos goles. El primero fue en el campeonato nacional frente al Español y el segundo, en Copa de Europa, quizás sea el más célebre y recordado de su trayectoria con el Real Madrid. Los blancos se midieron al Ajax de Ámsterdam, con el que se empató 1-1 en la ida. En la vuelta, disputada en el Bernabéu, el tiempo reglamentario concluyó con otro empate a uno, goles de Gento y de Groot. Hubo que recurrir a una prórroga en la que la gran figura fue Veloso, que avisó con un disparo que repelió el meta neerlandés antes de que, en el minuto 100, protagonizara la jugada del partido. Una acción individual del gallego concluyó con un potente disparo a la derecha de la portería rival desde fuera del área que suponía el 2-1 y el pase de la eliminatoria para el Real Madrid, que aquel 11 de octubre de 1967 vestía, curiosamente, con la equipación azul.

La temporada 1968-69 sería la última de Veloso con el Real Madrid. Sólo participó en cinco partidos oficiales anotando sus últimos goles como jugador blanco. De nuevo vio puerta frente a su ex equipo, el Deportivo, en Liga y marcó su último tanto como madridista en Copa de Europa frente al AEL Limassol. Los blancos superaron a los de Chipre por un global de 12-0 y Veloso contribuyó con una diana en el 0-6 de la vuelta. Con el Real Madrid disputó un total de 42 partidos oficiales y anotó 20 goles a lo largo de las cuatro campañas que vistió la camiseta blanca. En su palmarés como madridista figuran 3 Ligas además de la citada Copa de Europa de 1966.

Tras abandonar la disciplina merengue Veloso recaló en el Orense, entonces en Segunda División. Corría la temporada 1969-70 y el jugador tenía 32 años. El equipo descendió ese mismo ejercicio pero Veloso siguió jugando en Segunda División al regresar a Madrid para enrolarse en las filas del Rayo Vallecano. Con los franjirrojos disputó dos campañas, 1970-71 y 1971-72. Después vestiría la camiseta del Compostela, de vuelta a Galicia, equipo con el que finalizaría su carrera deportiva.

Desde 'Historias del Real Madrid' quiero expresar mi más sentido pésame a toda su familia, amigos y compañeros. Sirvan estas pocas líneas a modo de particular homenaje. Descanse en paz, José Luis Fidalgo Veloso. 

martes, 5 de noviembre de 2019

25 AÑOS DEL PRIMER GOL DE RAÚL

El delantero del Real Madrid marcó su primer gol oficial una semana después de su debut en Primera División

El sábado 5 de noviembre de 1994, sólo siete días después del debut de Zaragoza, Raúl González Blanco volvió a ser titular con el Real Madrid. Su primer partido en el Santiago Bernabéu resultó ser, nada más y nada menos, todo un derbi con el Atlético de Madrid, equipo en cuyas categorías inferiores, recordemos, se había formado el propio Raúl antes de recalar en la Ciudad Deportiva. Era la décima jornada de Liga y aquel partido se convertiría en otro de los grandes recuerdos que nos quedaron a los aficionados de aquella temporada 1994-95. El jugador que tan buenas sensaciones había dejado una semana antes pese a los fallos frente a Cedrún confirmó que las expectativas generadas a su alrededor estaban justificadas. Raúl firmó un auténtico partidazo.

Fue el gran protagonista. Para empezar Raúl fue objeto del penalti con el que el Real Madrid conseguiría inaugurar el marcador. Míchel fue el encargado de ejecutar la pena máxima desde los once metros. Cinco minutos después una acción del nuevo 'siete' por banda izquierda finalizó con un pase que Iván Zamorano, de cabeza, se encargó de convertir en el 2-0 para los blancos. Redujo distancias el polaco Kosecki para los colchoneros... Pero apareció de nuevo Raúl para aumentar la cuenta madridista con un gol. Un golazo. El primer gol de Raúl con el Real Madrid fue buenísimo. Combinación entre Amavisca y Ladrup por la derecha que el danés convirtió en un extraordinario pase de los suyos hacia la derecha. Raúl, que se incorporaba a gran velocidad, recibió el esférico justo cuando pisaba área y soltó un latigazo con la zurda según le llegaba colocando la pelota en la misma escuadra izquierda de la portería. Tremendo. Era el 3-1. Antes del descanso todavía veríamos dos tantos más, el 4-1 de Zamorano y el 4-2 que marcó de penalti Simeone para el Atlético. Al descanso el marcador reflejaba el 4-2 con el que acabaría el choque. En el segundo tiempo no hubo más goles. Valdano retiró a Raúl del terreno de juego en el minuto 60 para dar entrada a Rafa Martín Vázquez

Una hora jugó aquella noche de sábado Raúl. A sus diecisiete años el nuevo futbolista del primer equipo ya había marcado un gol y se erigió en la figura de aquel derbi. Al día siguiente las portadas de los periódicos fueron para él. "El bebé les hizo papilla", tituló en primera página el diario Marca. Todavía guardo los diarios originales que compré a lo largo de aquella temporada y recuerdo a la perfección todas las portadas. La del domingo 6 de noviembre de 1994 estaba ilustrada con una fotografía de Juan Manuel Bueno que captaba el momento, inmediatamente después de marcar su gol, en el que Raúl se acercó al banquillo del Real Madrid para dedicar su diana a su compañero Dani García Lara mientras que Amavisca se acercaba al delantero para felicitarle. Una fotografía y un momento que todos tenemos todavía en la memoria un cuarto de siglo después...

Raúl González Blanco anotó tal día como hoy de hace 25 años su primer gol oficial con el Real Madrid. El primero de muchos. A lo largo de las siguientes dieciséis temporadas llegaría a jugar 741 partidos oficiales con la camiseta blanca y anotó 323 goles. En la actualidad es el jugador que más encuentros oficiales ha disputado con la camiseta blanca por delante de Casillas y de Sanchís. Llegó a ser el máximo realizador de la Historia del Real Madrid y actualmente es el segundo jugador con más goles sólo superado por Cristiano Ronaldo. El Top-5 de goleadores históricos de la entidad lo completan Don Alfredo Di Stéfano, Carlos Santillana y Ferenc Puskas.   

REAL MADRID C.F. : Buyo; Quique S.F., Alkorta, Sanchís, Luis Enrique; Míchel, Redondo, Laudrup, Amavisca; Raúl (Martín Vázquez, 60’), Zamorano (Dani, 79’). (Entrenador: Jorge Valdano)

CLUB ATLÉTICO DE MADRID : Diego D.; Tomás R., Solozábal, Iván Rocha, Toni Muñoz; Simeone, Soler B. (F. Ferreira, 46’), Kosecki, Delfí Geli; Manolo S.D., Kiko. (Entrenador: Jorge D’Alessandro)


GOLES
1-0 min. 20 Michel (penalti)
2-0 min. 25 Zamorano
2-1 min. 27 Kosecki
3-1 min. 36 Raúl
4-1 min. 43 Zamorano
4-2 min. 44 Simeone (penalti)

jueves, 17 de octubre de 2019

ADIÓS A ÁNGEL PÉREZ GARCÍA

Jugador del primer equipo del Real Madrid entre los años 1979 y 1981

Este jueves hemos conocido la triste noticia de que ayer miércoles 16 de octubre de 2019 falleció Ángel Pérez García, futbolista de la cantera del Real Madrid que jugó en el primer equipo durante las temporadas 1979-80 y 1980-81. Integrante del que se conoció como el 'Madrid de los García', el bravo defensa madrileño será siempre recordado por el extraordinario marcaje que efectuó al británico Kevin Keegan en la ida de las semifinales de la Copa de Europa de la temporada 1979-80 frente al Hamburgo. Caprichos del destino, el ex jugador nos ha dejado a causa de una enfermedad precisamente el día en el que cumplía 62 años. Por razones de edad no le llegué a ver jugar con la camiseta del Real Madrid pero sí que le recuerdo de los cromos durante su etapa con el Murcia en Primera División y de los resúmenes de Estudio Estadio de finales de los ochenta

Ángel Pérez García nació en Madrid el 16 de octubre de 1957. Fue su hermano mayor, el también futbolista José Pérez García, el que le animó a probar por el Madrid, tal y como contaba el propio jugador en una entrevista publicada por el boletín oficial del Real Madrid en julio de 1979. "Cuando yo tenía 16 años él pertenecía al Atlético. Un día me dijo que empezaba a conocer el rollo del fútbol y que no fuese tonto y me presentase en el Madrid a que me hicieran una prueba para los juveniles", contaba Pérez García. "Mi hermano me dijo que como el Madrid no había ningún equipo. Le hice caso, me presenté a una prueba y me quedé en el Juvenil B. Luego pasé al A y ahí es donde fui Internacional 8 veces y una con los Sub-21", explicaba el futbolista. Desde el boletín recordaban que por aquella época jugaba de interior. "De interior izquierdo, sí. Fue Lupión, el entrenador de los juveniles madridista, el que me descubrió como defensa. Un día, en Aravaca, tuve que sustituir al defensa titular, que estaba lesionado, y desde entonces me quedé con el puesto", recordaba un Pérez García que admitía que le gustaba más jugar en el centro del campo. "Pero reconozco que donde rindo a tope es como lateral", añadía con sinceridad.

Pérez García siguió formándose en las categorías inferiores del Real Madrid y llegó al Castilla en la temporada 1978-79, debutando en Segunda División con el filial. En la recta final de esa campaña 1978-79, concretamente en mayo de 1979, el entonces jugador del Castilla fue convocado por Luis Molowny para dos encuentros con el primer equipo, los correspondientes a las jornadas 30 y 31 frente a Zaragoza y Real Sociedad, aunque no llegó a salir del banquillo. En cualquier caso estaba ya en la órbita del primer equipo, motivo por el que la publicación oficial del Real Madrid le realizó la entrevista antes citada en el marco de su sección "Figuras de la Cantera". "Espero seguir haciendo buenos partidos en el Castilla y que el entrenador vuelva a fijarse en mí para la próxima temporada", contaba nuestro protagonista, que con el Castilla estaba jugando de lateral derecho. Le recordaban que en su puesto el Madrid contaba con dos hombres "formidables" como eran Juan Sol y San José. "Bueno, son formidables, en efecto. Pero es que yo soy zurdo y podría jugar también en el lateral izquierdo", argumentaba de forma profética el joven futbolista, que por aquella época compartía el balón de fútbol con sus estudios de delineante.

La temporada 1979-80 la inició de nuevo con el Castilla, con el que ya era titular fijo. Pero su buen hacer sobre los terrenos de juego le llevaron, por fin, a debutar con el primer equipo. Fue el martes 11 de marzo de 1980 en un encuentro de Copa del Rey frente al Logroñés que ganó el Madrid 2-0 con goles de Santillana y Juanito. Formaron los de Boskov aquel día con Miguel Ángel, Sabido, Isidro, Pérez García, Del Bosque, García Hernández, Stielike, Juanito, Roberto Martínez, Santillana y Poli Rincón. Semanas más tarde, el sábado 5 de abril de 1980, le llegaba el debut en Primera División. Su primer partido de Liga con el Real Madrid lo disputó en el Santiago Bernabéu frente al Sporting. Al cuarto de hora de iniciarse el duelo Goyo Benito cayó lesionado tras un choque con Uría y su puesto lo ocupó Pérez García. La lesión del curtido defensa además le abría las puertas a Europa, puesto que esa semana pasaba el Hamburgo por el feudo madridista. 

Ese partido con el que dejó huella se disputó el miércoles 9 de abril de 1980. Era su debut en Copa de Europa, pero ese día cuajó una sensacional actuación con la que secó a la gran figura del momento, el inglés Kevin Keegan. El futbolista del Hamburgo ganó el Balón de Oro en las ediciones de 1978 y 1979. Según recoge la crónica del partido que publicó el boletín oficial del Real Madrid, el equipo blanco fue muy superior a los alemanes y buena parte del mérito correspondía al defensa debutante. "Ni al fenómeno Keegan, borrado por el joven Pérez García, se le vio siquiera".

La temporada 1979-80 concluyó para Ángel Pérez García con 11 partidos oficiales disputados en tres competiciones con el primer equipo blanco. Se había ganado un puesto en la primera plantilla y a todos los efectos se convirtió en futbolista del Real Madrid para la temporada 1980-81. Pérez García fue uno de los futbolistas que dio nombre a ese 'Madrid de los García' junto a los García Remón, García Hernández, García Cortés, García Navajas... El Real Madrid que alcanzó la Final de la Copa de Europa que se perdió frente al Liverpool. La competencia era dura. Su segunda campaña como madridista se saldó con 13 partidos oficiales, 10 de Liga y 3 de Copa de Europa. Pérez García se presentó con el Real Madrid de la temporada 1981-82, pero con la campaña ya empezada recaló en el Murcia en calidad de cedido. No volvería a jugar en competición oficial con el Real Madrid. En total disputó 24 partidos oficiales con la camiseta blanca, 15 de Liga, 5 de Copa de Europa y 4 de Copa del Rey. En su palmarés figuran la Liga y la Copa de la temporada 1979-80.

Tras dejar el Real Madrid y una vez concluida su cesión en el Murcia el defensa recaló en el Elche de cara a la temporada 1982-83, con el equipo ilicitano en Segunda División. En la temporada 1983-84 consiguió el ascenso a Primera División por lo que en la 1984-85 volvió a la máxima categoría. Al término de esa campaña finalizó su etapa de tres ejercicios con los franjiverdes. En la temporada 1985-86 regresó al Murcia y en esta segunda etapa se convirtió en uno de los referentes del equipo, que esa misma campaña consiguió el ascenso de categoría. Pérez García jugó con los murcianos en Primera División durante las temporadas 1986-87, 1987-88 y 1988-89. Siguió en el equipo tras el descenso a Segunda División y permaneció en la categoría de plata durante las temporadas 1989-90 y 1990-91. En 1991, a punto de cumplir los 34 años, recaló en las filas del Roldán, equipo con el que se terminaría retirando, en Segunda División B.

Tras colgar las botas siguió ligado al mundo del fútbol con una curiosa carrera internacional como entrenador que le llevó a dirigir en equipos de Maldivas, Polonia o Bolivia. Llegó a trabajar en las Escuelas de Integración Social del Real Madrid en Centro América. En nuestro país entrenó al filial del Almería entre 2004 y 2005 así como al Sangonera Atlético y al Atlético Ciudad. Pérez García también jugó con el equipo de Veteranos del Real Madrid y siempre demostró afecto por el Club con el que se inició como profesional. Presente en las redes sociales, no tenía ningún problema en interactuar con aficionados con los que intercambiaba opiniones y reflexiones sobre fútbol.

Desde 'Historias del Real Madrid' quiero expresar mi más sentido pésame a toda su familia, amigos y compañeros. Sirvan estas pocas líneas a modo de particular homenaje. Descanse en paz, Ángel Pérez García.

lunes, 14 de octubre de 2019

RENÉ PETIT

Se cumplen 30 años de la muerte de uno de los primeros jugadores legendarios del Real Madrid

Suelo comentar cada vez que tengo ocasión que la obra 'Historia viva del Real Madrid' editada por ABC es una verdadera joya. Con sus virtudes, defectos y errores, que los tiene, me parece una obra de absoluta referencia. Se publicó por fascículos entre los años 1986 y 1987 posteriormente encuadernables en un par de volúmenes imprescindibles en la estantería de cualquier aficionado a la Historia del Club blanco. La Quinta del Buitre estaba en pleno apogeo, pero por aquella época todavía seguían vivas auténticas leyendas del Real Madrid, muchas de las cuales fueron entrevistadas para la ocasión. Una de ellas fue el mismísimo René Petit, considerado por muchos como uno de los primeros ases que se enfundaron la camiseta madridista.

No he visto vídeos de Petit. YouTube no nos puede ayudar mucho. De hecho, no creo que existan muchas imágenes en movimiento en las que le podamos ver jugar. René Petit ejerció de futbolista en una época del balompie que ha llegado a nuestros días a través de los libros de Historia y de los testimonios de quienes sí que le vieron jugar. Los datos que aparecen en su entrada de la Wikipedia, por ejemplo, están extraídos de un texto que escribió el ya desaparecido periodista Juan José Castillo en la contraportada de Mundo Deportivo tras la muerte del ex jugador. Afortunadamente, en 'Historia viva del Real Madrid' recogieron una entrevista con el propio René Petit en la que hablaba de su paso por el club blanco.

En total, René Petit disputó, según los datos que baraja el propio Real Madrid, 29 partidos oficiales y marcó 14 goles. En su palmarés como madridista figura la Copa de 1917 y dos Campeonatos Regionales. En el año 1952, con motivo de las Bodas de Oro del Real Madrid, René Petit recibió de manos del presidente Santiago Bernabéu la insignia de oro y brillantes del Club a modo de reconocimiento.

El 14 de octubre de 1989, tal día como hoy de hace tres décadas, fallecía a los 90 años de edad. René Petit.

miércoles, 9 de octubre de 2019

BUYO, UN PORTERO DE LEYENDA

Se cumplen 25 años del partido en el que el guardameta gallego se convirtió en el jugador con más partidos en Primera División

"Buyo, un portero de leyenda", titulaba la portada de la revista Don Balón en su ejemplar número 988 correspondiente a la semana del 4 al 10 de octubre de 1994. Sí, el que estaba en los kioscos hace justo ahora mismo 25 años. En grande, una fotografía del portero del Real Madrid caracterizado como si se tratara de un guardameta de los años treinta, con un look muy similar al de la imagen que todos evocamos a la hora de pensar en el 'divino' Ricardo Zamora. El retrato, obra del fotógrafo José A. Albert, pertenecía a una sesión que Don Balón utilizó para ilustrar un reportaje dedicado al portero del Real Madrid, que acababa de igualar los 479 partidos en Primera División de Joaquín Alonso, futbolista del Sporting que hasta ese momento ostentaba el récord de encuentros disputados en la máxima categoría del fútbol español. Buyo igualó la marca, ironías del destino, precisamente en El Molinón frente al Sporting, en un encuentro que finalizó con triunfo local por 1-0 y gol de nuestro canterano Jesús Enrique Velasco. Una semana más tarde, en el marco de la sexta jornada del Campeonato Nacional de Liga de aquella temporada 1994-95, Francisco Buyo pasaría a convertirse, en solitario, en el jugador con más choques disputados en Primera División.

El partido número 480 de Buyo se jugó en el Santiago Bernabéu el 9 de octubre de 1994, es decir, tal día como hoy de hace 25 años. El rival fue el Racing de Santander de Vicente Miera y el resultado fue de 3-1 para el equipo de Jorge Valdano. Fue un partido con reminiscencias del pasado puesto que brillaron los componentes de la Quinta del Buitre. Ese día no pudo estar presente el danés Michael Laudrup, convocado con su Selección, y su lugar en el campo lo ocupó Martín Vázquez, que cuajó una sensacional actuación que coronó con un gol, el segundo de aquella tarde de domingo. Antes, nada más arrancar el encuentro, Iván Zamorano había puesto el 1-0 en el marcador con un remate de cabeza a saque de esquina de Míchel desde la derecha. El propio Míchel pudo haber hecho el segundo a la media hora tras un claro penalti cometido sobre Luis Enrique. Su disparo desde los once metros, sin embargo, se le marchó por encima del larguero. El 2-0 no llegaría hasta el segundo tiempo con un centro desde la izquierda de Amavisca que Martín Vázquez empalmó de primeras cruzando a gol. Los cántabros recortaron distancias con un balón que metió Quique Setién para que Popov, de vaselina, superase por alto a Buyo. La sentencia la pondría Emilio Butragueño con el que sería su último gol oficial con la camiseta del Real Madrid. Lo dicho, la Quinta del Buitre protagonista.

La temporada 1994-95 fue muy especial para el Real Madrid y para algunos de sus futbolistas. A sus 36 años de edad Buyo seguía siendo un seguro bajo los palos de la portería del Real Madrid. Buyo fue uno de los jugadores más en forma del Real Madrid del primer lustro de los noventa junto con Fernando Hierro y Míchel. Cuajó una magnífica temporada y alcanzó otro par de hitos. Además de convertirse en el futbolista con más partidos en Primera esa misma campaña superó el récord de imbatibilidad en la portería del Real Madrid que estaba en manos de Miguel Ángel desde la temporada 1984-85 y que estaba fijado en 596 minutos. Buyo lo superó dejando el nuevo listón en 631. Meses más tarde consiguió alcanzar la cifra redonda de los 500 encuentros en la máxima categoría. Ese partido lo jugaría el domingo 19 de marzo de 1995 frente al Espanyol. Esa temporada Buyo luchó por el Trofeo Zamora hasta la última jornada, aunque finalmente el galardón de portero menos goleado se lo llevó nuestro ex guardameta Pedro Jaro, que ese mismo ejercicio había pasado a defender la portería del Betis. Buyo, en cualquier caso, pudo celebrar el título de Campeón de Liga de la temporada 1994-95, su quinto título liguero.

Paco Buyo renovó su contrato con el Real Madrid por una campaña más. En la temporada 1995-96 siguió siendo el portero titular hasta que en marzo de 1996 una lesión frenaría su carrera. No volvería a jugar en competición oficial. El resto de aquella campaña sería Cañizares el que se colocara bajo palos. Volvió a renovar pero en la temporada 1996-97, su última campaña como futbolista en activo, fue el tercer portero por detrás de Illgner y Cañizares. No tuvo opciones de aumentar su cuenta particular de encuentros jugados. Se quedó en los 542. Finalizada esa temporada 1996-97 y a punto de cumplir los 39 años Buyo colgó los guantes.

Los años y las temporadas han pasado desde entonces y otros jugadores le superaron. Actualmente Francisco Buyo es el cuarto futbolista con más partidos en Primera División. Sus 542 partidos sólo han sido superados por Eusebio Sacristán, nuestro Raúl González y Andoni Zubizarreta.

viernes, 4 de octubre de 2019

ENTREVISTA A JAVIER BALMASEDA

Autor del libro 'Fernando Martín. Instinto Ganador'

"UNO DE LOS OBJETIVOS DE ESTE TRABAJO ES QUE LOS JÓVENES SEPAN QUIÉN FUE FERNANDO MARTÍN"


Javier Balmaseda Gómez (Malagón, Ciudad Real, 17-11-1979) es Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte y en la actualidad ejerce como profesor. En sus ratos libres colabora en la página web planetacb.com. Amante del deporte en general y del baloncesto en particular, Balmaseda recuerda a diario la figura de Fernando Martín. Coincidiendo con el 30 aniversario de su muerte acaba de publicar el libro 'Fernando Martín. Instinto Ganador', de Ediciones JC. La obra, que salió al mercado a finales de agosto, se presenta oficialmente en sociedad este sábado 5 de octubre en la Universidad Europea de Madrid. El libro, en sí mismo, ya es un colosal homenaje a su protagonista pero además de la presentación la jornada servirá para inaugurar la exposición 'Fernando Martín, el pionero del baloncesto español', que contará con la presencia de Antonio Martín así como de amigos, ex compañeros de equipo y aficionados. A las puertas de tan señalada cita Javier Balmaseda me atiende amablemente para hablar de su obra y de la figura de Fernando Martín.

Historias del Real Madrid: ¿Dónde estabas cuando murió Fernando Martín? 

Javier Balmaseda: Todo el mundo se acuerda de dónde estaba cuando se mató Fernando Martín, pero no te creas que tengo un recuerdo claro porque yo soy de 1979. Lo que tengo es el recuerdo de estar en mi casa, creo que estábamos comiendo con la familia porque era domingo, y de ver la noticia por una tele muy pequeñita que teníamos en la cocina... Pero no es un recuerdo como el de la mayoría de la gente, como muchos me han contado a mí de 'me acuerdo que estaba estudiando en la habitación' y cosas así... Claro que me impactó, lógicamente.

HDRM: Con esa pregunta arrancaba el Conexión Vintage que Paco Grande le dedicó a Fernando Martín en RTVE. No sé hasta qué punto ese programa, que se emitió por el 25 aniversario de su fallecimiento y del que haces referencia en la contraportada de tu libro, ha sido importante para ti a la hora de iniciar este proyecto.

JB: Sí, es muy importante. Es muy importante porque revivió en mí las ganas de saber más de aquella figura. Digamos que yo tenía unos recuerdos enterrados y gracias a ese programa y a todo lo que se emitió con motivo del 25 aniversario, que fue mucho, quise saber más. Vi lo que se emitió por Real Madrid Televisión, pero sobre todo el Conexión Vintage me impactó mucho porque además fue un programa de casi dos horas y media, creo recordar...

HDRM: Correcto. Dos horas y media con muchísimas imágenes del archivo de RTVE.

JB: Yo recuerdo que me impactó. Me lo grabé y lo revisé un montón de veces. Me impactó muchísimo. De hecho, toda mi relación con Fernando Martín ha sido a posteriori. Quizás fue a raiz de revivir con este programa. Está basado en uno que hicieron Lalo Alzueta, comentarista de baloncesto, y Marcos López para el 20 aniversario, creo que para Teledeporte, de unos 30 minutos. Luego le añadieron las entrevistas que tenían con Jesús Hermida, las imágenes del Campus de Princeton, las del Open McDonald's... Añadieron mucho contenido. Paco Grande me dijo que fue el primer Trending Topic de Conexión Vintage, así que fíjate lo que supuso.

HDRM: Imagino que eres amante del baloncesto, claro...

JB: Desde siempre. Yo soy amante de todos los deportes pero yo he jugado al balonmano y me he dedicado mucho al balonmano, que es el deporte que he practicado. Lo que pasa es que yo soy un fanático de los deportes desde bien pequeño y el baloncesto era el que más me gustaba desde bien pequeñito por todos aquellos torneos de navidad, las competiciones europeas y todo eso. Porque luego el balonmano, cuando empecé a jugar sí que lo seguía, pero lo que yo seguía independientemente de que hubiera jugado o no era el baloncesto. Pero bueno, al igual que el baloncesto seguía todo. Seguía el fútbol, seguía el ciclismo durante aquella etapa con Indurain que me encantaba... Era un fanático. Me grababa las cintas en VHS y tengo partidos grabados desde hace un montón de años.

HDRM: Y seguidor del Real Madrid, supongo, ¿no?

JB: Sí, sí. ¡Por supuesto! (Risas)

HDRM: Importante para mí ese pequeño detalle (Risas). 
¿Tus primeros recuerdos sobre baloncesto cuáles serían?

JB: Como explico en el libro yo creo que nos podríamos situar en el año 1986 o en 1987, más o menos. Los primeros recuerdos que me vienen a la cabeza son los Torneos de Navidad.

HDRM: ¿Qué representa la figura de Fernando Martín para ti?

JB: Significa todo. Al haberme metido en este proyecto significa todo porque todos los días pienso en él puesto que sigo trabajando y he estado estos últimos cuatro años con este proyecto. Primero empecé con el homenaje en la web de Planetacb y después he seguido con el libro. Todos los días ha sido trabajar sobre él, investigar, encontrar a personas que me hablasen sobre él... Luego diseñar el libro, redactarlo... Ha sido un trabajo diario y de muchas horas. Ahora mismo, que ya está hecho el libro, sigo igual porque ahora viene este homenaje que le vamos a hacer mañana. Luego el 3 de diciembre, día de su fallecimiento, también vamos a hacer un acto muy bonito en la Universidad Europea... Fernando Martín es alguien que ha estado conmigo en el pensamiento durante los últimos cuatro años.

HDRM: ¿Recuerdas verle jugar cuando tú eras pequeño?

JB: Sí que le recuerdo un poquito. Me acuerdo de los uno más uno, los tiros libres que fallaba de vez en cuando... No era un buen tirador de tiros libres. Me acuerdo del partido de la Recopa de 1989 con el Caserta, de los Torneos de Navidad... Sí que recuerdo algunas cosillas, pero no muchísimo. Es que, insisto, soy de 1979. Cuando se mató yo tenía 10 años recién cumplidos.

HDRM: Es una cosa que me ha llamado la atención, tu fecha de nacimiento. Por razones de edad no recordamos sus comienzos en el Real Madrid porque éramos muy pequeños. En todo caso, recordamos la etapa de su vuelta de Estados Unidos.

JB: Sí, claro. Es que yo, por ejemplo, no recuerdo nada de lo de Los Ángeles 1984. De la NBA prácticamente tampoco. Yo me acuerdo casi más del 'Cerca de las Estrellas' de Ramón Trecet y de Esteban Gómez que empezó en el año 1988. De aquella época sí que me acuerdo de quedarme hasta las tantas viendo los partidos de los viernes por la noche. Ese recuerdo sí que lo tengo muy presente.

HDRM: Hay gente que puede llegar a pensar que el hecho de que Fernando muriese de forma prematura ha contribuido a sobredimensionar su figura.

JB: No. Yo no lo veo así porque ya simplemente todo lo que hizo a lo largo de su vida, en el plano deportivo, fue espectacular. Es que fue un pionero en todo. Un tío que ya venía siendo un figura en natación, en el ping pong era un fuera de serie, en todos los deportes en los que se metía, en balonmano igual... Y se pone a jugar al baloncesto, le ficha Estudiantes y en nada juega ya con el equipo titular. En 1981, sin ni siquiera tres años jugando al baloncesto, ya le llama la Selección Española. Con 19 años recién hechos le ficha el Real Madrid, un Madrid en el que estaba muy jerarquizado el tema de los roles y, sin embargo, en pocos partidos ya es titular. La primera etapa en el Real Madrid quizás sea la mejor deportivamente hablando, tal y como me han dicho muchos, por el nivel deportivo que tiene ahí. Insisto, le ficha el Real Madrid con 19 años y en Los Ángeles tenía 22. Y mira todo lo que hace con esa edad. Estamos hablando de un equipo en el que estaban Brabender, Corbalán, Rullán... Llega  a Los Ángeles con 22 años y es uno de los pilares de la Selección, hacen historia, se va a la NBA cuando era imposible irse a la NBA... Luego mucha gente habla sobre la vuelta, de que no era el mismo, que si no sé qué, que si no sé cuántos... Pero es que los duelos con Audie Norris, que a mucha gente les ha marcado, son a la vuelta de la NBA, cuando hay algunos que dicen que supuestamente ya no era el mismo deportivamente hablando. Pero aquellos duelos son a posteriori. Toda su carrera fue espectacular. Y lo que le faltaba por hacer, porque el año de su muerte estaba muy ilusionado y muy involucrado con el proyecto de George Karl. Tenía 27 años, todavía le faltaban sueños por cumplir...

HDRM: Estoy de acuerdo, su trayectoria deportiva era impresionante. Y lo que le quedaba por hacer...

JB: ¿Que hay gente que piensa que es un mito porque nos marcó mucho su muerte? Pero si te pones a analizar deportivamente todo lo que hizo... A lo mejor es que la gente no se acuerda de todo. Pero es que ya en 1980-81 fue subcampeón de Liga con Estudiantes y aquel equipazo de Vicente Gil, Charlie López Rodríguez, Alfonso del Corral, Slab Jones... Y era fundamental en aquel equipo. Parecía que llevaba toda la vida jugando y en realidad empezó en las Navidades de 1977 con quince años. Él empezó en el colegio, pero cuando le ficha Estudiantes es en 1978. En el colegio estuvo cuatro o cinco meses jugando al baloncesto. Luego ya de manera más seria empieza a jugar con el juvenil del Estudiantes en la temporada 1978-79, en la 1979-80 empieza a jugar ya con el primer equipo y luego la 1980-81. Y en la 1981-82 se va al Madrid con sólo tres años jugando al baloncesto, que es que antes no había tocado un balón de baloncesto en su vida. Es algo alucinante.

HDRM: Quizás estamos acostumbrados a los últimos años en los que jugadores españoles han llegado a la NBA. Algunos pueden pensar que como Fernando no estuvo mucho tiempo, no triunfó en la NBA. Pero es que estamos hablando de 1986. No sé si los jóvenes son conscientes de lo que era la NBA en 1986 y de lo que suponía que un jugador español llegase ahí...

JB: Solamente hay que mirar los años que pasaron después hasta que el siguiente español llegara allí, que fue Pau Gasol en 2001. Quince años después. Para que nos demos cuenta de lo que significó. Y aun así, abriendo una puerta, fíjate toda la gente que después se quedó por el camino y que no se atrevió a dar el salto. Él tenía una personalidad arrolladora que le daba igual no saber inglés, le daba igual salir de su casa, dejar a los suyos, irse a un sitio desconocido. Es que para él, por encima de todo, primaba el carácter ganador que él tenía. Y él quería estar con los mejores.

HDRM: ¿Pero tú crees que eso se valora? ¿Crees que los jóvenes cuando analizan su figura tienen en cuenta todo esto que me estás contando?

JB: Desgraciadamente yo creo que ahora mismo los jóvenes no saben ni quién es Fernando Martín. Y es la pena de todo esto, viendo ahora mismo el tema de los españoles en la NBA y de la Selección española... Yo creo que uno de los objetivos del trabajo que estoy haciendo es que los jóvenes sepan quién fue Fernando Martín. Por lo menos que sepan su nombre, lo que hizo y cuándo lo hizo, porque antiguamente llegar a la NBA era prácticamente una utopía. No había 'scouting', no había nada, te tenían que ver en dos momentos puntuales, que les llamase la atención, luego ir allí al campus que tenían, volverte a ganar allí un puesto... ¡Era una película poder jugar allí! Él lo hizo durante dos veranos y aun así, con todo lo que le pasó en Portland, él no tenía ganas de rendirse y quería continuar a toda costa. El año que pasó en Portland entre el entrenador y las lesiones que tuvo no pudo jugar prácticamente, pero él no tenía ganas de rendirse tan fácilmente ni de venirse a la más mínima. Es una pena que los jóvenes no conozcan eso. En la Universidad Europea de Madrid vamos a realizar una exposición suya de material que se va a llamar 'Fernando Martín, el pionero del baloncesto español'. Para que todos sepan que él fue el pionero. Y eso no se lo va a quitar nadie. Él fue el que abrió el camino y el que dio el salto a la NBA. Eso está ahí y nadie se lo va a quitar.

HDRM: ¿Cómo me describirías a Fernando Martín como jugador?

JB: Como jugador, por encima de sus cualidades físicas y técnicas, sobre todo era un carácter ganador fuera de lo normal. Casi todos los que han jugado con él, se han enfrentado con él o le han entrenado, es decir, la gente que ha estado cerca con él desde el punto de vista deportivo, es lo que destacan. Destacan su mentalidad ganadora y que él quería ganar a toda costa en lo que fuera. En los entrenamientos, en los amistosos, en los partidos... Eso es lo que le hizo ser el mejor y llegar a donde llegó. Luego, el tener un físico descomunal. Una de las cosas que destaco siempre que hablo de Fernando es que en mis conversaciones con Paco López, con el que fue preparador físico durante mucho tiempo, me cuenta que todos los que hablan con él le preguntan por el físico de Fernando, porque tenía un físico que destacaba mucho y era un tío alto, muy coordinado, muy fuerte, un pívot rápido como no existía en España... Pero Paco López dice que por encima de ese potencial físico estaba el carácter ganador. Eso era lo que le llevaba a ser el mejor. Tenía unas ganas de ganar por encima de lo normal. Luego, como digo, era un pívot que corría muy bien al contraataque por el carril central. Andrés Jiménez y él rompieron un poco los estereotipos que había de los pívots antiguamente, que eran altos y toscos. Luego con el paso de los años fue cogiendo también su tirito a media distancia, que desde bien pequeñito en su etapa de Estudiantes tenía su semigancho que Lolo Sainz llamó 'la morcilla'... También tenía su fuerza debajo de los aros porque no tenía miedo de enfrentarse con nadie, de hecho ahí están sus duelos con Norris o con el que fuese. Era un jugador muy completo pero, sobre todo, hay que destacar la mentalidad ganadora que tenía.

HDRM: Es una pregunta muy subjetiva, lo sé. ¿Pero se podría decir que ha sido el mejor jugador de baloncesto que ha tenido el Real Madrid?

JB: Bufff... Eso es muy difícil de decir... Yo no les he visto jugar a todos. Yo es a partir de los noventa cuando puedo emitir, a lo mejor, un juicio. En el Real Madrid ha habido muchos jugadores muy buenos. Por lo que yo he oído y leído podemos hablar de Brabender, al que todos consideran un fuera de serie... Es que habría que ir analizando por puestos. Luyk puede ser otro, Corbalán en su puesto también, Walter Szczerbiak... Quizás de los españoles puede estar ahí, sin lugar a dudas. Pero claro, es que el Real Madrid ha contado con una serie de jugadores que yo creo que ningún equipo los ha tenido en Europa.

HDRM: ¿Y en lo personal? Tú que has hablado con tanta gente que le conoció en vida lo puedes saber. ¿Cómo era Fernando como persona?

JB: Como persona no dejaba indiferente a nadie. Después de tantos años de su muerte hablas con unos y con otros y muchísima gente recuerda detalles con él. Deportistas, amigos, admiradores, gente que ha estado con él en algún momento de su vida... Todos recuerdan algún detalle con él. Casi todos los que le conocieron a fondo le comparan con su madre, Carmela, por su forma de ser. Tenía una mentalidad muy ganadora pero luego, a parte, era una persona súper generosa, todo corazón, que se volcaba con los amigos. Por lo visto era difícil llegar a ser amigo suyo, porque tenía un caparazón protector, pero una vez que llegabas a ser su amigo él se volcaba. Las palabras que tienen sobre él sus amigos son alucinantes. También era una persona muy inconformista, es algo que me han dicho muchas veces, que no se conformaba con nada. Era una persona que se comía la vida, que continuamente quería hacer cosas, quería viajar, ver sitios... No podía estar parado. Le gustaban también mucho las charlas durante las sobremesas, hablar largo y tendido con sus amigos de cualquier tema, de la vida o de lo que fuese. Era un conversador nato. Era una persona tal cual, con valores. Lo que veías era lo que había, como me han dicho muchos, no era una persona que podías imaginarte que fuese de una forma y luego fuese de otra. Fernando Martín era transparente. Todo lo que me han contado de él es increíble, la gente se emociona hablando de él después de tantos años. Su forma de ser marcó a muchos.

HDRM: ¿Y cómo hubiera sido Fernando hoy? ¿Cómo te lo imaginas, qué estaría haciendo? ¿Qué hubiera sido de su vida de no haber pasado lo que pasó?

JB: Bueno, es una de las cosas que pregunté para el libro, sobre todo en relación a si hubiese seguido o no mucho tiempo en el baloncesto... Mucha gente me ha comentado que no creen que hubiese seguido mucho tiempo jugando porque él, precisamente por esas ganas que te comentaba de querer comerse la vida, también quería hacer otras cosas. Yo creo que a lo mejor no hubiese seguido jugando muchos años al baloncesto y posiblemente no hubiese sido alguien relacionado con el mundo de la canasta. Al hilo de lo que me has preguntado sobre cómo era Fernando te tengo que decir también que era una persona muy inteligente, muy conciso... En el libro hay un capítulo que recoge conversaciones con uno de sus mejores amigos que era Agustín Garrigós, que fue su profesor en el instituto, y dijo que nunca había visto una capacidad de síntesis como la suya. Le hacían un examen y él ponía exactamente lo que tenía que poner, no le sobraban palabras pero ponía lo que tenía que poner. Y dice que en la vida real era igual, un tío conciso, directo, que decía las cosas tal cual eran con las palabras justas y precisas, no se andaba con rodeos. Garrigós dice que en los exámenes era igual, que cuando le hizo el primer examen se quedó alucinado porque nunca había visto una capacidad de síntesis como la suya y que en un folio puso lo que tenía que poner cuando los demás lo ponían en tres o en cuatro. En la vida real era igual, un tío directo y conciso. Te cuento todo esto porque era una persona muy inteligente, era avispado. Muchos me han dicho que, posiblemente, hubiese estado vinculado al tema de los negocios. Su familia también ha estado en ese mundo, su padre ha estado metido en el tema de las empresas... Así que por ahí pudo haber ido su vida.

HDRM: Entonces, no le hubiéramos visto como entrenador de baloncesto...

JB: Por lo visto, no. Lolo Sainz me ha comentado alguna vez que le llegó a decir que no le envidiaba en nada cuando entrenaba. Muchos me han comentado que posiblemente no hubiese estado en el entorno del baloncesto.

HDRM: Llevas mucho tiempo en las redes sociales recordando a Fernando Martín. ¿Cómo empezó todo? ¿Cómo surgió esa manera de homenajearle?

JB: Yo me metí un poco en Twitter porque un amigo mío me lo recomendó. Me dijo que era bueno para estar informado de las noticias, de los deportes... No recuerdo muy bien si fue sobre 2014 o 2015. Empecé en ese mundillo y vi todas las posibilidades que te puede ofrecer. Empecé a trabajar en entrevistas a ex jugadores. Me acuerdo que entrevisté, muy al principio, a José Luis Llorente, luego a Biriukov, a Sixto Miguel Serrano... Cuando empiezo a tocar esa época me empieza a llamar la atención la figura de Fernando Martín. Yo el enfoque que le doy al Twitter no es el de hablar de mi vida, como hacen otros. Al principio lo usaba más para el baloncesto y para el tema del Real Madrid, pero cuando se va perfilando todo este proyecto sobre Fernando Martín lo empiezo a utilizar para ensalzar la figura de Fernando. Yo creo que la singularidad de mi cuenta es que quien me sigue por Twitter o por Facebook, en un grupo que tengo, sabe que se va a encontrar con Fernando Martín, no se va a encontrar con otra cosa. Y es que hay mucha gente que sigue interesada en él. 

HDRM: Y poco a poco, entonces, surge la idea de escribir el libro.

JB: Como te he comentado, al empezar a entrevistar a gente de la época me empieza a llamar la atención el tema de Fernando Martín. Coincide con el periodo, además, del Conexión Vintage de Paco Grande. Y es ahí cuando empiezo a ir perfilando un posible homenaje a modo de entrevistas. Hablo con Planetacb y todo esto se lo debo a Planetacb porque fueron los que me abrieron la puerta para que el homenaje estuviera dentro de esta web. Desde el primer momento, sin ser yo nadie en este mundillo, me ofrecieron todas las facilidades. Al principio estaba previsto que cada entrevista que hiciese fuera un capítulo diferente. En los comienzos no había muchas y pensamos que llegaríamos a las cinco o seis. Pero vimos que tuvieron mucha repercusión y lo más importante fue que Antonio Martín también fue entrevistado. En ese homenaje que hicimos la primera entrevista fue la de Antonio Martín, todavía hay un apartado en la web en el que están todas las entrevistas. Y eso fue muy importante, hacer un homenaje a Fernando Martín y tener una entrevista con su hermano Antonio. De hecho, a Antonio le gustó la entrevista que le hice y eso me dejó un poco la puerta abierta para después en el tema del libro. El homenaje se prolongó durante un año con más de cuarenta capítulos y la gente estuvo muy enganchada, tuvo mucho seguimiento. En ese proceso hay una persona muy importante que se llama Gonzalo Vázquez Serrano, que es un periodista como pocos en el mundo de la NBA, y le entrevisté para hablar sobre Fernando Martín. En uno de sus libros que se llama 'Invasión o Victoria. Extranjeros en la NBA' tocó mucho el tema de Fernando Martín, de los pioneros, de los europeos que fueron a la NBA. Entonces, cuando Gonzalo va viendo la magnitud de todo este proceso me empieza a abrir un poco la idea del libro. Va cogiendo eso forma, él me ayuda a contactar con la editorial y yo sigo trabajando, porque surgieron nuevas entrevistas.

HDRM: Evidentemente has utilizado mucho tiempo para la elaboración del libro. Estamos hablando de años, ¿verdad?

JB: Sí, la elaboración del libro se puede considerar que arranca con el homenaje en la web de Planetacb porque ese material ya se incluye. Es un material de audio pero, claro, todas esas entrevistas hay que transcribirlas y ubicarlas dentro del libro. En el libro he puesto que son tres años, pero es que la previsión era de que saliese antes y, al final, se ha retrasado y han sido casi cuatro años.

HDRM: Me imagino que ha sido casi como un reto para ti. ¿Qué ha sido lo más difícil?

JB: Sí, ha sido un reto para mí. Sobre las dificultades... Bueno, según se mire. Es que yo he disfrutado muchísimo con esto. Para mí ha sido algo bonito, un hobby. Yo no he tenido otro hobby durante estos cuatro años, el tiempo que tenía fuera de la familia y del trabajo lo he dedicado a Fernando Martín. He ido cargado con el ordenador a todas partes y cuando he tenido un hueco era para ponerme con el libro. Y así he estado cuatro años, pero lo he hecho muy a gusto y he disfrutado mucho con las conversaciones que he tenido con la gente que me ha hablado de Fernando Martín. Hombre, quizás la parte más difícil haya sido la de escribir, porque es lo que más cuesta. Pero aun así lo he disfrutado mucho porque le he dado la forma que yo he querido, tenía muchísimo material para elaborarlo, un montón de entrevistas... En general he disfrutado muchísimo con este proyecto. El último tramo sí que ha sido un poco complicado viendo si salía o no salía el libro, que se retrasó un poco... Pero al final ha salido en buena fecha porque se cumplen ahora los treinta años.

HDRM: Tienes contabilizados el número de testimonios con los que has trabajado, que son abundantes: 472. Es algo impresionante...

JB: Al principio fueron en torno a los doscientos testimonios con los que yo hablé telefónicamente o en persona. Echa cuentas de cuántos minutos son en llamadas, conversaciones, quedar con la gente, hablar con ellas, transcribir las entrevistas... Bueno, es una pasada. Luego hay una parte muy bonita porque como la gente estaba muy implicada en este proyecto yo quería que todos fuesen partícipes de todo esto. Hubo muchos seguidores y admiradores que han querido sumarse y algunos han escrito alguna cosilla. Hay un capítulo, el que se titula 'Eterno', que es el capítulo 9, en el que la gente escribe. Se sumó mucha gente. Y en el epílogo hay dos periodistas que han estado muy vinculados a mí y otra escritora, que se llama Lidia Herbada, que escriben unas historias muy bonitas. Yo quería que en la parte del epílogo fuese la gente la que escribiese algo sobre Fernando. Entonces escriben ocho o diez palabras sobre lo que significó para ellos Fernando Martín. A la gente le hace mucha ilusión también que su nombre venga reflejado. También tengo que decir que hay muchos periodistas que han decidido escribir historias ya más largas, como las que te comento que vienen en el capítulo 9, que son periodistas profesionales que tienen su tiempo y que me han escrito cosas muy bonitas. Mismamente José Manuel Puertas escribe una historia muy bonita en el libro, o Antonio Rodríguez... Son historias suyas con Fernando Martín, o de lo que han vivido, o de lo que han sentido y que vienen ahí plasmadas en el libro. Incluso Lolaso, que es un fenómeno en las redes sociales, también abre un apartado que es un tweet sobre Fernando Martín, algo parecido al tema del epílogo, y la gente escribe una serie de tweets sobre Fernando Martín. Y el que abre ese camino es Lolaso. Así que ha habido gente de todo tipo.

HDRM: ¿El material fotográfico que incluyes en el libro es inédito? Hay muchas fotografías que no las conocía y son preciosas. Me imagino que provienen de archivos personales.

JB: Sí, la mayoría son inéditas. El tema de las fotografías es algo que también me ha llevado mucho trabajo porque lo he querido hacer bien. Todas las fotografías que tengo me las han pasado sus propios autores. Las fotos del debut en la NBA no son inéditas, lógicamente, porque esas imágenes de cuando Fernando salta a la cancha ya se han visto. Pero claro, es un momento histórico que tiene que venir reflejado en el libro. Son de Fernando Laura. Yo hablé con él y Fernando no las tenía físicamente, pero me dijo que sin ningún problema podía cogerlas y escanearlas de la revista porque me daba su autorización sin ningún problema. Quitando esas fotos, y no sé si alguna más, la mayoría son inéditas. Por ejemplo las de las pachangas en Benidorm son un documento alucinante, son tres fotos de Eva Mateo, una chica que fotografió aquellos momentos y a la que he conocido personalmente porque, además, yo veraneo también en Benidorm. ¡He hecho muchos amigos a raíz del libro! Esas fotos de Eva Mateo surgieron de las redes sociales, de un grupo de Facebook, y cuando ya estaba el libro casi acabado apareció esta historia muy bonita de Fernando jugando pachangas en Benidorm y además documentadas con sus respectivas fotografías. Eso es lo máximo a lo que puedes aspirar cuando escribes un libro así, que salgan historias inéditas y que salgan las fotografías reflejando esos momentos.

HDRM: Echando un vistazo a las imágenes se puede decir que es un material buenísimo. Es uno de los alicientes del libro.

JB: Yo creo que a la gente le ha gustado mucho la selección de fotografías. A parte, por lo que me comenta la gente, ha quedado muy bien la maquetación del libro. La portada también ha gustado mucho, con una fotografía que viene en el interior de un tiro libre... Está gustando mucho. Cuando me entregaron el libro quedé con gente a la que se lo hice llegar en persona y muchos quedaron sorprendidos gratamente cuando vieron la portada y el interior. Luego, al final, también vienen cartas de Fernando Martín que son otro documento muy valioso.

HDRM: Tú eres el que mejor lo puede saber. ¿La gente le sigue recordando con cariño?

JB: Sí, sí, sí. Por supuesto. Con toda la gente con la que he hablado es muy curioso que nadie me haya dicho nada malo de él. Lógicamente la familia y los amigos no te van a hablar mal de él, pero también hay rivales que se han enfrentado a él y que le recuerdan positivamente. Aunque hayan tenido algún encontronazo con él en algún partido o en algún choque luego le recuerdan como alguien muy noble y que fuera del baloncesto era una persona con la que se podía charlar tranquilamente. Nadie me ha hablado negativamente de él.

HDRM: Los aficionados también le recordamos con mucho afecto.

JB: Sí, los aficionados igual. Yo no me podía imaginar que después de treinta años haya aficionados que le sigan teniendo tan presente. A muchos les marcó toda su trayectoria. A los que les pilló más mayores les impactó su muerte y le siguen recordando con una intensidad alucinante. Por eso muchos aficionados se han involucrado en este libro.

HDRM: Además del libro que vas a presentar este sábado 5 de octubre me has mencionado antes también la exposición que se va a inaugurar. 'Fernando Martín, el pionero del baloncesto español'.

JB: Hace tiempo que surgió la idea de preparar un homenaje en la Universidad Europa. A través de las redes sociales vi un día que me seguía alguien de la Universidad Europea por Twitter y vi que era el decano de la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte. Yo ya estaba finalizando el libro y pensé que podía estar bien intentar presentarlo allí. Yo hacía muchos años que no iba a la Universidad porque vivo en Albacete. Le comenté el tema por Twitter a Francisco López, Paco López, que es el decano, y me contestó en seguida que lo habían valorado y que estaban encantados de que un ex alumno hiciese la presentación de su libro allí. Después tuve contacto con Rafael Navarro, que es el profesor de baloncesto de la Universidad, y vi que toda la pasión que yo tenía por Fernando Martín también la tenía él. Yo no soy de Madrid, no puedo estar allí organizando las cosas, pero encontrarte con una persona como Rafa Navarro ha facilitado mucho todo esto porque se está encargando prácticamente de todo, casi sin tiempo para nada...

HDRM: Y contáis con el apoyo de Antonio Martín...

JB: Sí. Lo más importante es que hemos contado con el apoyo de Antonio Martín desde el primer momento. Está muy ilusionado. Antonio vino en marzo a visitar la Universidad y a interesarse por el proyecto. Fue algo muy bueno porque contamos con su apoyo y con su asistencia. Quisimos llegar un poco más, que no fuese sólo presentar un libro sino hacer algo más, hacer un gran homenaje a Fernando Martín. Y es lo que vamos a intentar hacer con la inauguración de una gran exposición que vamos a hacer durante tres meses, de octubre a finales de diciembre, con material suyo de diferentes sitios que había distribuidos por varios espacios en Madrid, con material inédito que no había por ningún lado, material que sus propios amigos me han pasado, fotografías inéditas que no han podido salir en el libro... Todo no se ha podido incluir en el libro, así que ese material que no se ha podido meter así como más cosas suyas como camisetas, prendas o trofeos van a estar ahí expuestos. Más que presentar el libro, este día lo veo como un homenaje a Fernando Martín. La gente a la que le gusta Fernando Martín debería intentar acudir porque contamos con el apoyo de Antonio y de gente muy cercana. Eso es difícil conseguirlo. Y todo el material que va a estar allí expuesto va a ser muy interesante. Hay personas que han donado su propio material. Una chica de Valencia, por ejemplo, ha donado toda su colección entera de revistas de Gigantes del Basket, encuadernadas, con sus tapas... Tenemos la entrada del partido del Real Madrid contra el Snaidero de Caserta de la Recopa. Y amigos íntimos me han pasado camisetas suyas del Real Madrid, de Portland, de la Selección... La verdad es que nos han dejado cosas muy chulas y muy bonitas.

HDRM: Así que mucha ilusión de cara a este fin de semana y a este homenaje.

JB: Me haría muchísima ilusión que viniese mucha gente para que se vea que se sigue recordando a Fernando Martín después de tantos años. Sería muy bonito que aquello estuviese lleno acompañando a su hermano y a sus allegados. Hacer un homenaje con mucha gente es lo más bonito. Lo que te puedo avanzar es que hay muchas personas muy interesadas desde todos los puntos de España que ya me han comentado que van a venir y que tienen reservado el hotel.

HDRM: Estoy seguro de que va a ser un éxito rotundo, al igual que con el libro. Recordamos hora y lugar.

JB: Mañana sábado, 5 de octubre, a las 12.00 horas en la Universidad Europea de Madrid, en Villaviciosa de Odón.