sábado, 17 de noviembre de 2018

EL GOL DE HIERRO A DINAMARCA

La Selección se clasificó para el Mundial de Estados Unidos con un triunfo frente al combinado de Dinamarca

El miércoles 17 de noviembre de 1993, tal día como hoy de hace 25 años, la Selección certificaba su presencia en el Mundial que se disputaría unos meses más tarde en Estados Unidos al conseguir doblegar a Dinamarca en un partido agónico y de mucho sufrimiento pero final feliz. El encuentro me dejó un buen recuerdo sobre todo porque el gran protagonista fue un madridista, Fernando Hierro, en una época en la que los jugadores del Real Madrid no tuvieron tanta relevancia en el combinado nacional como nos hubiera gustado a los aficionados blancos.

Eran los años noventa. Tiempos duros para el madridismo. Estábamos en la temporada 1993-94, que estaba siendo un martirio aunque a mediados de noviembre parecía que habíamos enderezado un poco el rumbo después de un arranque de temporada caótico. Pero, en general, corrían malos tiempos. El Barcelona de Cruyff vivía sus mejores días y venía de ganar las tres últimas Ligas. Su buen momento se veía reflejado también en la Selección, donde los jugadores azulgranas eran mayoría. Para colmo el seleccionador, Javier Clemente, no parecía tener mucha estima por algunos de nuestros mejores futbolistas como Paco Buyo y Míchel, que lo estaban haciendo francamente bien con el Madrid pero no entraban en los planes del técnico. En realidad no contaba con nadie de la Quinta del Buitre, que había quedado desterrada de la Selección. Los únicos madridistas que parecían tener el beneplácito de Clemente eran Hierro, Alkorta, Luis Enrique y Alfonso. Tres de ellos jugaron aquella noche frente a Dinamarca

El partido frente a Dinamarca era el último de la fase de clasificación para el Mundial. Ambas selecciones estaban encuadradas en el Grupo C. España necesitaba ganar para asegurarse la clasificación. El camino hacia Estados Unidos había arrancado con un triunfo 3-0 ante Albania, pero tres empates consecutivos sin goles frente a Letonia, Irlanda del Norte y Eire habían complicado las cosas. Posteriormente se golearía por 5-0 tanto a Letonia como a Lituania, pero se perdió 1-0 a domicilio frente a Dinamarca. Se remontó el vuelo ganando 3-1 frente a Irlanda del Norte, 0-2 en Lituania, 1-5 en Albania y 1-3 en Eire. Todo quedaba a expensas de lo que sucediera en el choque en casa contra los daneses.

El encuentro se disputó en el Estadio Ramón Sánchez Pizjuan de Sevilla a las 21.00 horas. Se retransmitió en directo por TVE-1 con narración, cómo no, de José Ángel de la Casa.

El partido se le puso pronto cuesta arriba a la Selección. Los daneses aguardaban atrás y, lógicamente le tocaba a España tratar de hacer daño arriba y atacar. Pero en el minuto 10 un error garrafal de Zubizarreta dejó al combinado nacional con diez. El portero, de manera absurda, entregó el balón con los pies a Michael Laudrup, que se quedaba solo delante de su compañero en el Barcelona. El guardameta entró en falta al danés tratando de arrebatarle el esférico. Era fuera del área, no era penalti. Pero la falta era clarísima y Zubizarreta veía la tarjeta roja. España se quedaba con diez.

Y aquí es donde el azar y la fortuna sonrieron a Santiago Cañizares. El joven guardameta, Medalla de Oro en Barcelona 92 y en aquellos momentos futbolista del Celta de Vigo, tenía la oportunidad de debutar con la Selección en su primera convocatoria con el equipo nacional. Saltó al terreno de juego con el número 13 a la espalda y sustituyendo a Camarasa. Y resultó que el recién salido se convirtió en el primer gran nombre de la noche. Santiago Cañizares, que había llegado a la convocatoria de rebote, firmó una grandísima actuación. Lo paró todo y sus intervenciones fueron brillantes a lo largo de toda la noche. Los daneses tuvieron sus oportunidades pero Cañizares demostró que se trataba de un grandísimo portero. La primera sólo cinco minutos después de haberse colocado bajo palos rechazando un remate de Povlsen.

El otro gran protagonista de la noche fue Fernando Hierro. En el minuto 63 botaba un saque de esquina Goikoetxea desde la derecha y el balón fue rematado con un perfecto cabezazo por el futbolista del Real Madrid. Schmeichel, que había salido de su marco, fue superado por alto y el balón se alojó en la red desatando la euforia tanto en el campo como en los hogares de todos los que estábamos viendo el partido. No me quitaré de la cabeza la imagen de la celebración de Fernando Hierro corriendo con los brazos abiertos justo después de marcar el gol...

No hubo más goles, de tal forma que el tanto de Hierro quedó en la retina al ser gol de la victoria. España se clasificaba para el Mundial de Estados Unidos. Y lo hacía gracias a ese gol. No era el Real Madrid, pero aquel fue uno de aquellos días en los que te sentías orgulloso de los jugadores del Real Madrid aunque no corrieran buenos tiempos para nosotros. El protagonismo recayó en uno de nuestros mejores futbolistas del momento, Fernando Hierro, y en un canterano madridista que terminaría regresando al Real Madrid unos meses más tarde, Santi Cañizares.

ESPAÑA: Zubizarreta, Ferrer, Alkorta, Giner, Camarasa (Cañizares, 10'), Hierro, Nadal, Bakero, Luis Enrique,Goikoetxea y Julio Salinas (Kiko, 52').

DINAMARCA: Schmeichel, Friis Hansen, Olsen, Larsen, Rieper, Nielsen (Hogh, 45'), Vilfort, Michael Laudrup, Jensen, Povlsen (Christensen, 70') y Brian Laudrup.

GOL
1-0 min. 63 Hierro

No hay comentarios:

Publicar un comentario