martes, 28 de julio de 2015

FIGO EN EL MADRID

El jugador portugués vistió cinco años la camiseta del Real Madrid

Recordaba en mi última entrada el día de la presentación de Luis Figo como jugador del Real Madrid. Llegaba entonces un futbolista realmente fantástico que nos lo había hecho pasar mal durante su estancia en el Fútbol Club Barcelona. Fichándole, ganábamos un gran jugador y hacíamos perder a nuestro máximo rival uno de sus hombres más en forma.

A Luis Figo le vimos los madridistas por primera vez en la temporada 1994-95, cuando su equipo, el Sporting de Portugal, se cruzó con el Real Madrid en la primera ronda de la Copa de la UEFA de aquel año. En el encuentro de ida ganamos en el Bernabéu 1-0 con gol de Martín Vázquez y en la vuelta perdimos en Lisboa 2-1 aunque pasábamos a la siguiente ronda por el valor del gol en campo contrario anotado por Michael Laudrup. Un gol de cabeza, no se me olvida.

El caso es que en aquella eliminatoria llamó la atención el juego del joven Luis Figo, que se había proclamado Campeón del Mundo Sub-20 en el año 1991 y estaba llamado a ser uno de los grandes futbolistas de la siguiente década. Recuerdo que se habló mucho de la posibilidad de que el Real Madrid fichase a Figo, que pasó a ser objetivo de interés blanco como primer refuerzo para la campaña 1995-96. "El Real Madrid es un club histórico. Me gusta que tanto Jorge Valdano como Ángel Cappa hablen de mí y ojalá llegue a un acuerdo con el Real Madrid. Sería maravilloso porque el Real Madrid tiene una plantilla de lujo y un estadio magnífico", llegó a comentar Figo en declaraciones a la Agencia EFE".

El futbolista luso terminaba contrato con el Sporting en junio de 1995 y por aquellos tiempos ya se había metido en un lío jurídico bastante gordo al firmar dos contratos paralelos con Parma y Juventus. Pero lo que parecía claro era que no iba a seguir jugando en Portugal. Para evitar la intervención mediadora de la FIFA los dos clubes italianos prefirieron renunciar a la disputa, pero Figo no podría jugar en Italia durante dos años. La puerta de España quedaba por tanto abierta y recuerdo que yo llegué a estar convencido de que Figo jugaría con nosotros... Aún recuerdo la cara que se me quedó el día en el que un compañero de clase me dio la noticia de que Figo había firmado un precontrato con el Barcelona. Sí. Otro precontrato más que firmó. El tercero en pocos meses.

Finalmente fue el Barcelona el que se hizo con sus servicios. Figo jugó cinco años con el Barcelona en los que demostró el pedazo de jugador que era. La verdad es que siempre lo hacía muy bien frente a nosotros cada vez que Madrid y Barcelona se veían las caras. Allí se convirtió en todo un ídolo y llegó a cantar aquel famoso "blancos llorones" desde un balcón celebrando un título con los azulgrana.

Figo al Madrid

Las vueltas que da la vida. Cinco años después de aquel fichaje frustrado que tanto me dolió Luis Figo acabó vistiendo la camiseta del Real Madrid convirtiéndose en poco menos que un demonio para su antigua afición, que lo recibió con poco cariño cada vez que volvía a jugar a Barcelona.

Como jugador era fantástico. Tenía un uno contra uno espectacular. Pura técnica. Jugaba en banda y ponía unos centros buenísimos, además de aportar muchísima llegada, como si fuese un delantero más. Pese a jugar como centrocampista tenía mucho gol y era muy bueno con el balón parado. Habilidad, velocidad, precisión... Lo tenía todo.

Cuando el Madrid le fichó en el verano del año 2000, hace quince años, venía de firmar una Eurocopa espectacular. Portugal cayó en semifinales frente a la Francia de Zidane, que había sido Campeona del Mundo dos años antes, en 1998. Aún así, Figo fue uno de los mejores del torneo. A finales de aquel año 2000, la revista France Football le concedió el Balón de Oro.

En Madrid se hizo muy amigo de Raúl. Ambos entablaron una muy buena amistad y sobre el campo se entendieron a la perfección. Figo se adaptó muy bien al Real Madrid. No era difícil, la verdad, con la calidad que tenía. En el Santiago Bernabéu vivió años muy buenos junto a algunos de los mejores jugadores del mundo. Recuerdo con mucho cariño aquel Madrid de los Figo, Zidane, Ronaldo, Raúl, Roberto Carlos...

Luis Figo jugó un total de 245 partidos oficiales con el Real Madrid en los que anotó 58 goles, 38 en Liga, 3 en Copa, 16 en Champions League y 1 en la Supercopa de España. Con la camiseta blanca se adjudicó la Champions League del año 2002, la Novena. También ganó dos Ligas, dos Supercopas de España, una Copa Intercontinental y una Supercopa de Europa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario