viernes, 14 de julio de 2017

EL VERANO DE 1992

Recuerdos de la formación del Real Madrid 1992-93

Recuerdo que el verano de 1992 fue muy especial. Y no sólo por los Juegos Olímpicos de Barcelona. Todos los años seguía la actualidad de las pretemporadas del Real Madrid con inusitado interés. La incorporación de los nuevos fichajes, las presentaciones de futbolistas, la presentación oficial de la plantilla, los torneos veraniegos... Sin embargo, en aquella ocasión, lo hice con mayor rigor si cabe. No ganar la Liga en la temporada 1990-91 no me dolió mucho. Pero perder aquella Liga 1991-92 en Tenerife sí que me dolió. Muchísimo, además. En el verano del 92 seguí con atención todos los movimientos que hubo alrededor del equipo. Deseaba y esperaba volver a ver un Real Madrid competitivo que ganara títulos. 

En el capítulo de bajas hubo dos muy tristes para mí. Hugo Sánchez no siguió. Sus problemáticos últimos meses de la temporada 1991-92 hicieron inviable su continuidad. De hecho, durante la recta final de la anterior campaña estuvo suspendido de empleo y sueldo. Tras siete temporadas también puso punto y final a su etapa madridista otro ilustre, Rafael Gordillo, que a sus 35 años regresó al Betis, entonces en Segunda División. Era el final de una época. Gordillo y Hugo Sánchez habían llegado juntos al Madrid en el verano de 1985. También abandonó el equipo Adolfo Aldana. El canterano era un muy buen futbolista, tal y como demostraría en su siguiente destino, el Deportivo. Se trataba de otro de los jugadores que había saboreado algunos de los triunfos de la gloriosa época de la Quinta del Buitre. Había debutado en la temporada 1987-88 y aunque no gozó de demasiadas oportunidades cumplía cuando salía y dejó el Santiago Bernabéu con un balance de 95 partidos oficiales disputados y 17 goles con la camiseta blanca.

Pero, sin duda, lo que más me dolió fue la marcha de Gica Hagi. El rumano tuvo que hacerse las maletas en un momento de plenitud, con 27 años y habiendo realizado una muy buena temporada. Es cierto que las expectativas generadas con el futbolista en su primera campaña, 1990-91, no se cumplieron. Pero su segundo ejercicio fue realmente bueno. Era un jugadorazo, con una zurda descomunal, técnica exquisita y un gran olfato de gol. Se había convertido en uno de mis ídolos en una época en la que aún seguía teniendo ídolos a la vieja usanza, como cuando era un chavalín. Me hubiese gustado que hubiera seguido en el Real Madrid. Pero en aquellos tiempos sólo podían jugar tres extranjeros e iba a llegar algún nuevo fichaje... Lo que nunca entendí fue el destino que tuvo Hagi. Del Real Madrid pasó al Brescia, en la Serie B italiana. Tenía calidad para mucho más. No entiendo cómo pudo llegar a jugar en Segunda División...

El Madrid 1992-93

Unos se marchaban y otros llegaban. Empezando por el banquillo. Leo Beenhakker renunció a su contrato como entrenador. Había que iniciar un nuevo proyecto y eso suponía la llegada de un nuevo preparador. El elegido fue Benito Floro, técnico del equipo revelación de la campaña 1991-92. Floro había llevado al Albacete de Segunda B a Primera División en dos temporadas y en su primer ejercicio en la élite había sorprendido con el equipo manchego, que estuvo a punto de clasificarse para la Copa de la UEFA

En el capítulo de jugadores se especuló y se barajaron varios nombres. Se habló del alemán Jürgen Klinsmann para la delantera. También se barajó la incorporación de Miquel Soler, futbolista del Barcelona que había jugado la temporada 1991-92 cedido en el Atlético de Madrid. Soler no entraba en los planes de Cruyff, pero claro, desde el Barça no pensaban facilitar la salida de un futbolista con dirección al Real Madrid. La operación hubiera sido muy costosa, así que Soler se quedó una campaña más en el Barcelona.

Al que se fichó fue a un jugador del Sevilla que, curiosamente, había jugado cedido en el Barcelona. Fernando Muñoz García, conocido futbolísticamente como Nando, disputó dos campañas (1990-91 y 1991-92) con el conjunto azulgrana, que finalmente no ejerció la opción de compra que tenía sobre el futbolista, de tal manera que el defensa regresó a Sevilla y en julio de 1992 recaló en el Real Madrid.

También de Sevilla llegó el recambio para Hugo Sánchez. El nuevo ariete encargado de perforar las redes de las porterías rivales sería el chileno Iván Zamorano. El nuevo futbolista blanco fue presentado en el Santiago Bernabéu el martes 14 de julio de 1992, tal día como hoy de hace veinticinco años.

Las relaciones institucionales entre Real Madrid y Sevilla parecían atravesar un buen momento. Los dos fichajes llegaron desde el club hispalense. E incluso se habló de un hipotético pase de Luis Enrique al Sevilla. La operación debió de estar cerca de cerrarse, pero finalmente el futbolista asturiano se quedó en el Madrid y lo cierto es que con Benito Floro jugó mucho aquella temporada demostrando ya su característica polivalencia.

Al margen del cuerpo técnico y de los dos fichajes, Nando y Zamorano, hubo alguna incorporación desde la cantera. El guardameta Juan Miguel García Inglés, Juanmi, se incorporaba a la primera plantilla del Real Madrid en calidad de tercer portero. Jugó en algún amistoso, aunque no llegó a debutar en competición oficial. También subió al primer equipo José Alberto Toril, que contó con minutos en la pretemporada del equipo y que llegó a disputar dos partidos de Liga y dos de Copa de la UEFA en aquella campaña 1992-93.

Con la pretemporada volvería al equipo Robert Prosinecki, lesionado de gravedad desde octubre de 1991. El centrocampista se había perdido prácticamente toda la temporada 1991-92, así que se podía decir que empezaba de cero. De hecho, la vuelta de Prosinecki fue celebrada casi como la llegada de un fichaje.

Aquel nuevo Real Madrid se presentó en el Santiago Bernabéu el lunes 27 de julio de 1992. Una presentación a la vieja usanza, con la plantilla posando para los medios gráficos. En la primera foto oficial de la nueva temporada posó la plantilla con los siguientes jugadores: Buyo, Jaro y Juanmi como porteros. Chendo, Nando, Rocha, Sanchís, Tendillo, Villarroya como defensas. Míchel, Hierro, Milla, Prosinecki, Aragón y Maqueda como centrocampistas. Butragueño, Zamorano y Paco Llorente como delanteros. Faltaron a la presentación Alfonso, Luis Enrique y Mikel Lasa, que ese día jugaban con la Selección Olímpica frente a Egipto.

A lo largo de la temporada 1992-93 debutó algún canterano con el equipo y con la campaña ya empezada se incorporó un nuevo jugador que regresó a la entidad tras su periplo por el extranjero. Pero eso ya lo recordaremos más adelante. De momento, así estaban las cosas en el Real Madrid en el verano de 1992.

2 comentarios:

  1. Me encanta tu blog. Me recuerda mis años de infancia en los que vivía el fútbol muy intensamente.
    Ahora es todo mucho más comercial, y la llegada de tantos extranjeros desde la temporada 96-97 ha ido haciendo que el Real Madrid vaya perdiendo su identidad, esa cercanía que podíamos ver aquellos años.
    A la temporada 92/93 la tengo un cariño especial porque es mi primera temporada que seguí de forma completa. Crecí con la rabia y la desilusión de ver a un Madrid en horas bajas aunque el paso del tiempo me ha hecho sentirme muy orgulloso de ser madridista en aquellos años de sufrimiento. Yo también lloré con la pérdida de la liga de nuevo en Tenerife. Cuántas veces habré maldecido al calvo Dertycia!
    Un saludo muy grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Javier. En primer lugar, muchísimas gracias por tus palabras!

      Te entiendo perfectamente. Los noventa, como siempre digo, fueron años muy duros para los madridistas. Sufrimos demasiado. Pero yo también recuerdo con orgullo, cariño y nostalgia aquellos años.

      Vivir tan joven todo aquello creo que nos curtió a una generación entera de madridistas que ahora sabemos valorar los éxitos precisamente porque en los malos momentos nos hicimos mucho más madridistas.

      Un abrazo!

      Eliminar