miércoles, 4 de septiembre de 2019

PLANTILLA REAL MADRID 2019-20

Los jugadores de Zinedine Zidane para la presente campaña

Una vez cerrado el capítulo de altas y bajas ya sabemos de manera definitiva qué jugadores conforman la plantilla del Real Madrid para la temporada 2019-20. Mucha suerte para el equipo en esta campaña que, no obstante, arrancó el pasado 17 de agosto con el primer partido de la Liga, campeonato del que ya se han disputado tres jornadas hasta el momento. Una victoria y dos empates para los nuestros.

Porteros

1 - Alphonse Areola
13 - Courtois

Defensas

2 - Carvajal
3 - Éder Militao
4 - Sergio Ramos
5 - Varane 
6 - Nacho
12 - Marcelo
19 - Odriozola
23 - Ferland Mendy 

Centrocampistas

8 - Kroos
10 - Modric
14 - Casemiro

15 - Valverde 

16 - James Rodríguez
20 - Marco Asensio
22 - Isco 
 


Delanteros

7 - Hazard
9 - Benzema
11 - Gareth Bale
17 - Lucas Vázquez

18 - Luca Jovic 
21 - Brahim 
24 - Mariano
25 - Vinícius Jr    

27 - Rodrygo

Cuerpo técnico 

Zinedine Zidane - Entrenador
David Bettoni - Segundo entrenador
Hamidou Msaidie - Ayudante

Gregory Dupont - Jefe de preparación física 
Roberto Vázquez - Preparador de porteros
Javier Mallo - Preparador físico - Readaptador
José Carlos G. Parrales - Readaptador 
Miguel Porlan 'Chendo' - Delegado

martes, 3 de septiembre de 2019

ALTAS Y BAJAS PARA LA CAMPAÑA 2019-20

Ayer, 2 de septiembre, se cerró el mercado de fichajes para el presente ejercicio

Un poco más tarde de lo habitual, pero este lunes 2 de septiembre se cerró el mercado de fichajes de cara a la temporada 2019-20. En la última jornada hubo movimientos en la plantilla con la salida del guardameta Keylor Navas, que se ha marchado al PSG poniendo punto y final a su etapa de cinco años defendiendo la portería del Real Madrid. Precisamente procedente del PSG ha llegado su sustituto, el guardameta francés Alphonse Areola, que aterriza en el Bernabéu en calidad de cedido.

Así las cosas, el capítulo de altas y bajas para la presente campaña queda desglosado de esta manera.

ALTAS

Hazard (Chelsea)
Jovic (Eintracht Francfort)
Mendy (Olympique Lyon)
Militao (Oporto)
Rodrygo (Santos)
James (Bayern)
Areola (PSG - Cedido)

BAJAS

Keylor Navas (PSG)
Theo (Milan)
Llorente (Atlético de Madrid) 
Ceballos (Arsenal - Cedido)
Vallejo (Wolverhampton - Cedido)
Reguilón (Sevilla - Cedido)
Luca Zidane (Racing de Santander - Cedido)
Kubo (Mallorca - Cedido)

Siguen cedidos
Borja Mayoral (Levante - Cedido)
Achraf (Borussia Dortmund - Cedido)
Martin Ødegaard (Real Sociedad - Cedido)
Andriy Lunin (Valladolid - Cedido) 

Mencionar también que el brasileño Lucas Silva, cedido estas últimas temporadas en el Cruzeiro, ha rescindido hoy mismo su contrato con el Real Madrid de mutuo acuerdo por ambas partes. 

Con la plantilla ya cerrada, sólo queda esperar que los nuevos se adapten lo mejor posible para que aporten todo lo que puedan al equipo. Ojalá consigan llegar a protagonizar muchas 'Historias del Real Madrid'.

A los que se han ido les deseo lo mejor tanto a nivel personal como profesional, siempre y cuando no esté por medio el Real Madrid, por supuesto. Y que los cedidos hagan todos los méritos posibles para volver con nosotros.

jueves, 15 de agosto de 2019

MARIANO JAQUOTOT

Dirigió la Sección de Baloncesto del Real Madrid durante la etapa de Ramón Mendoza al frente del Club

Este 15 de agosto se cumplen 25 años de la muerte de Mariano Jaquotot. Una grave enfermedad cercenó la carrera de este joven directivo que ocupó la vicepresidencia del Real Madrid durante el mandato de Ramón Mendoza y que llegó a ser el hombre clave de la Sección de Baloncesto del Real Madrid. A modo de homenaje recupero el texto que escribí para la página web de la revista Madridista Real y que fue publicado el 22 de junio de 2018. Copio y pego de manera íntegra. Sirvas estas líneas a modo de recuerdo.

RECORDANDO A MARIANO JAQUOTOT

Muchas veces no valoramos en su justa medida todo el trabajo y el sacrificio que existe detrás de un club a la hora de conseguir los éxitos deportivos. Evidentemente los deportistas son los principales protagonistas y quienes alcanzan las gestas sobre el césped y las canchas con su dedicación y esfuerzo. Pero para que los jugadores logren levantar un trofeo es necesario contar detrás con un amplio equipo de profesionales. Buenos técnicos, buenos entrenadores, ayudantes, médicos, recuperadores, encargados de material, delegados, empleados de todo tipo… Al mismo tiempo, siempre serán necesarios dirigentes y directivos capaces de hacer que todo funcione correctamente. En definitiva, contar con buenos gestores. Quizás sean los grandes olvidados en las fotografías de los campeones, aunque desde los despachos y en la sombra su trabajo ha sido siempre vital.

Uno de los nombres propios de los directivos del Real Madrid de los ochenta y principios de los noventa fue Mariano Jaquotot, nombre que quizás no suene a los más jóvenes pero que tuvo una enorme relevancia en el Club y que llegó a ser responsable de la sección de baloncesto en tiempos que, la verdad, no fueron nada fáciles…

Mariano Jaquotot Sáez de Miera nació el 20 de junio de 1950 en Larache, Marruecos, aunque buena parte de su vida la pasó en Burgos. Estudió Económicas en la Universidad de Deusto, en Bilbao, y se convirtió en un empresario de éxito que desde bien joven dio muestras de su buen hacer como gestor. Amante del deporte, pese a crecer en el seno de una familia de aficionados del Atlético de Madrid sus simpatías se inclinaron por el equipo blanco. Todas las reseñas biográficas sobre su persona le describen como un hombre de extraordinario sentido del humor, buenos modales y fiel a los suyos.

Aterrizó en el Real Madrid como directivo con sólo 34 años de la mano de Ramón Mendoza. Su relación con él había comenzado a fraguarse en el año 1982, de cara a las elecciones que terminó ganando el entonces presidente Luis De Carlos. Tres años más tarde recalaría en el Club con Mendoza y desde el 24 de mayo de 1985 formó parte como vocal de la Junta Directiva del nuevo presidente. Fue nombrado vicepresidente segundo el 16 de diciembre de 1986 y vicepresidente primero el 16 de septiembre de 1990.

Pese a ser un hombre de fútbol, Jaquotot terminó recibiendo el encargo de dirigir la sección de baloncesto. Y aunque no era su especialidad su nexo con este deporte se fue incrementando a medida que trabajaba con los muchachos de la canasta. Su implicación con el baloncesto fue tal que incluso llegó a presidir durante año y medio la ACB.

Le tocó el encargo en una época complicada. Jaquotot estuvo al frente de la sección de basket en tiempos difíciles. Algunas voces incluso llegaban a cuestionar la continuidad del equipo de baloncesto, algo a lo que se opuso de manera frontal por la vía de los hechos, es decir, trabajando duro. Había que reconvertir a un equipo en el que algunas viejas leyendas afrontaban la última etapa de sus carreras. Corbalán, Iturriaga, Rullán… Al mismo tiempo, el Real Madrid de la época tuvo que afrontar casos como el de la marcha de Drazen Petrovic a la NBA o la irreparable pérdida de Fernando Martín. El equipo blanco había conseguido en la segunda mitad de los ochenta éxitos como la Copa Korac 1987-88, la Recopa 1988-89 o la Copa del Rey 1988-89, pero también es cierto que desde que en la temporada 1985-86 se consiguiese el doblete de Liga y Copa la escuadra madridista atravesó varias campañas de sequía en la ACB. Fueron años de dura oposición del Barcelona y del Joventut de Badalona.

La ausencia de éxitos en Liga suele generar nerviosismo. “Al Madrid se le exige el 120 por cien en todo. Esa frase de ‘ser segundo es fracasar’ crea demasiada presión”, reconocía el propio Mariano Jaquotot en una entrevista que concedió a la revista oficial del Real Madrid. El responsable de la sección tuvo que afrontar la creación de un equipo campeón en una época de reveses y contratiempos. A pesar de todo se consiguió ganar la Recopa de Europa en la temporada 1991-92. Precisamente aquel año 1992 fue crucial para la sección con  la llegada de un jugador emblemático, el lituano Arvydas Sabonis. Con él, por fin, se inició una nueva etapa de éxitos con la que el joven directivo veía recompensado su esfuerzo. Bajo la dirección del técnico Clifford Luyk el Real Madrid se proclamó Campeón de Liga y de Copa del Rey con una plantilla en la que, al margen de Sabonis, brillaban hombres como Chechu Biriukov, José Miguel Antúnez o los norteamericanos Mark Simpson y Ricky Brown, y en la que permanecían veteranos como Antonio Martín o Romay. 

Pero las dificultades a las que hubo que hacer frente no cesaron. Había que cuadrar presupuestos en una época de recorte de gastos en la que, recordemos, el Club pasó por ciertos apuros económicos. Apuros que se incrementaron en un momento en el que la sección de baloncesto del Real Madrid daba claros síntomas de recuperación en lo deportivo. Una recuperación deportiva a la que había contribuido, sin ninguna duda, la llegada de Sabonis. En el año 1994 hubo quienes propusieron la venta de Sabonis para reducir gastos, pero Jaquotot se opuso argumentando, con criterio, que se trataba del jugador insignia de la sección y el hombre sobre el que pivotaba la resurrección de un equipo que había vuelto a ganar la Liga ACB después de muchos años de sequía. Jaquotot no cedió y siguió apostando por el futuro de la sección. “Lo que está claro es que el Real Madrid tendrá siempre un equipo de baloncesto y el baloncesto un equipo de fútbol”, decía Mariano Jaquotot.

Las cosas se torcieron para él, en lo personal, cuando en abril de 1994 unos problemas de estómago derivaron en la aparición de un tumor contra el que empezó a luchar en Nueva York. Tras un par de tratamientos se confirmó el carácter irreversible de la enfermedad, que se había desarrollado de manera muy rápida. Le dio tiempo a ver a su equipo proclamarse Campeón de Liga de la temporada 1993-94. Fue su último título. Falleció en Madrid el 15 de agosto de 1994. Tenía 44 años y dejaba mujer y dos hijos. En su último adiós, en el Cementerio de la Almudena, estuvieron presentes las plantillas de baloncesto y de fútbol del Real Madrid, así como ex jugadores y todo tipo de personalidades vinculadas con el Club blanco y el mundo del deporte.

Se le auguraba un gran porvenir como dirigente después de nueve años en la entidad. Es probable que de haber seguido con vida hubiese llegado a la presidencia del Club. Quién sabe si hubiese sucedido a Ramón Mendoza cuando en noviembre de 1995 hubo relevo en el sillón presidencial del Real Madrid 

Jaquotot se marchó de este mundo pero en un último acto de servicio con el Club había dejado atada la contratación del nuevo entrenador Zeljko Obradović de cara a la temporada 1994-95. Cuando al término de aquella campaña el Real Madrid ganó su octava Copa de Europa en la Final Four de Zaragoza frente a Olimpiakos, muchos se acordaron de una persona que ya no estaba allí: Mariano Jaquotot. Aquel gran éxito europeo fue el broche de oro póstumo a su etapa como gestor de la sección de baloncesto. Sirvan estas líneas a modo de recuerdo.

lunes, 12 de agosto de 2019

LA SEGUNDA SUPERCOPA DE EUROPA

Se cumplen cinco años del triunfo 2-0 frente al Sevilla en Cardiff

El 12 de agosto de 2014, tal día como hoy de hace cinco años, el Real Madrid conseguía su segunda Supercopa de Europa. Doce años habían transcurrido desde la primera, que se ganó en 2002 frente al Feyenoord. Hubo que esperar a ganar La Décima, la ansiada décima Copa de Europa, para poder volver a disputar el torneo.

El Real Madrid compareció como Campeón de la Champions League 2013-14 y el rival sería el Sevilla, Campeón de la Europa League. Veníamos de haber ganado en Lisboa al Atlético de Madrid y volvíamos a medirnos a un equipo español en una final europea dos meses y medio después. El partido se jugó en el Cardiff City Stadium de la ciudad de Cardiff, localidad natal de nuestro jugador Gareth Bale. Sin duda, el galés fue el futbolista más motivado del encuentro.

Dominio blanco

Buen encuentro de los madridistas, que vistieron su habitual uniforme blanco. Los sevillistas jugaron con su segunda equipación, color rojo. El técnico Carlo Ancelotti alineó sobre el césped a Casillas, Carvajal, Pepe, Sergio Ramos, Coentrao, Kroos, Modric, James, Benzema, Gareth Bale y Cristiano Ronaldo. Debutaban en el equipo Kroos y James. El alemán, por cierto, realizó toda una exhibición en su primera comparecencia con la elástica merengue. 

Empezó apretando el Real Madrid con disparos a puerta de Cristiano Ronaldo y Bale. Especialmente activo estaba el portugués, como siempre, que lo intentó también a balón parado. Incluso un centro de Coentrao que se envenenó tuvo que ser sacado con apuros por la zaga sevillista desde casi la misma línea de gol. El guardameta Beto desbarató después un tiro a bocajarro de Cristiano Ronaldo. Pero la insistencia tuvo su premio y a la media hora llegó por fin el primer gol que hacía justicia a lo que se estaba viendo sobre el terreno de juego. Centro desde la izquierda de Gareth Bale y Cristiano, muy atento siguiendo la jugada con su habitual instinto ofensivo, empujó con la diestra al fondo de las mallas. ¡Gol del Real Madrid! 1-0 para los blancos. Un pequeño desbarajuste atrás propició una ocasión clara para el Sevilla, pero Casillas se lució frente a Carriço y evitó el tanto del empate. Todavía tuvo alguna más el Real Madrid antes del descanso con un chut de Bale desde el borde del área que pegó en un defensor sevillista cambiando la trayectoria del esférico y acabando en saque de esquina para los blancos.

El Real Madrid no bajó el ritmo en los primeros compases de la segunda parte. Todo lo contrario. Siguió atacando y a los cuatro minutos de la reanudación llegó el segundo gol. Triangulación entre Kroos, Benzema y Cristiano Ronaldo que, entrando en el área escorado un poco por la izquierda, soltó un tremendo latigazo con la zurda y superó de tiro cruzado a Beto. ¡2-0 para el Real Madrid! La renta de dos goles le dio una mayor tranquilidad a los de Ancelotti que, sin embargo, siguieron generando peligro y acercándose a la meta de Beto. El cancerbero portugués tocó lo justo para evitar el tercero a disparo de Benzema. El colombiano James también lo intentó con un durísimo disparo que Beto desvió con una mano de forma espectacular. Fue el mejor de los sevillistas y sus intervenciones evitaron la goleada de un Madrid que lo hizo francamente bien. Con el paso de los minutos al Sevilla no le quedó más remedio que quemar sus naves para tratar de engancharse al partido. Casillas también tuvo que hacer acto de presencia para evitar que el rival recortara distancias. En cualquier caso no hubo sensación de que peligrara el marcador para un Madrid que se sintió muy cómodo y que gozó de más oportunidades para hacer el tercero de la noche. Bale lo intentó... Pero no hizo falta. 2-0 y victoria del Real Madrid, que arrancaba oficialmente la temporada 2014-15 de la misma forma que terminó la 2013-14, levantando un título europeo. La Supercopa de Europa.

Generalmente este tipo de títulos suelen ser considerados menores, al igual que sucede con los Mundiales de Clubes, pero la realidad es que se trata de títulos oficiales. Hay que tener en cuenta la dificultad que tiene disputar estas competiciones puesto que previamente hay que ganar la Champions League. De ahí la exclusividad que tienen estos torneos y la dificultad que tiene ganarlos. No hay que tener en cuenta que se jueguen a partido único o la entidad del rival. Hay que pensar que para poder disputar una Supercopa de Europa hay que levantar previamente el máximo cetro continental. Durante los últimos años nos habíamos acostumbrado a jugar en verano la Supercopa de Europa. Quizás sea ahora cuando algunos entiendan el privilegio que supone disputar este trofeo. En 2014, hace ahora cinco años, los aficionados del Real Madrid vivíamos tiempos más felices en lo deportivo. Aquella segunda Supercopa de Europa me hizo mucha ilusión.

REAL MADRID: Casillas, Carvajal, Pepe, Sergio Ramos, Coentrao (Marcelo, 84'), Kroos, Modric (Illarramendi, 86'), James (Isco, 72'), Benzema, Gareth Bale y Cristiano Ronaldo.

SEVILLA: Beto, Coke (Diogo, 84'), Fernando Navarro, Nico Pareja, Fazio, Carriço, Aleix Vidal (Iago Aspas, 66'), Krychowiak, Denis Suárez (Reyes, 78'), Vitolo y Bacca.

GOLES
1-0 min. 30 Cristiano Ronaldo
2-0 min. 49 Cristiano Ronaldo

viernes, 26 de julio de 2019

EL REAL MADRID DE TOSHACK

Se cumplen 30 años de la presentación del Real Madrid para la temporada 1989-90

El miércoles 26 de julio de 1989 el Real Madrid presentó en el Santiago Bernabéu la plantilla para la temporada 1989-90. El equipo blanco acumulaba cuatro títulos de Liga consecutivos y dominaba con autoridad el fútbol español en cuanto a juego y resultados. Los últimos tres campeonatos los había conseguido a las órdenes del neerlandés Leo Beenhakker pero en el verano de hace treinta años fue un galés el que tomó las riendas del equipo. John Benjamin Toshack llegaba procedente de la Real Sociedad, equipo con el que había dejado muy buenas sensaciones a lo largo de  cuatro temporadas. Los donostiarras fueron Campeones de la Copa del Rey en la temporada 1986-87 y subcampeones de Liga en la temporada 1987-88

En su momento no llegué a entender aquel cambio de entrenador. Leo Beenhakker realizó una gran labor al frente del equipo y con él se llegó a jugar realmente bien al fútbol. Además de la vistosidad del juego había resultados. Creo que no he visto un Real Madrid mejor que el de la temporada 1987-88 en cuanto a fútbol se refiere. Beenhakker se marchó, además, consiguiendo todos los títulos nacionales de la temporada 1988-89, es decir, Liga, Copa del Rey y Supercopa de España. ¿Por qué se acabó su ciclo en el banquillo? La Copa de Europa. La obsesión que había por la Copa de Europa fue lo que le pasó factura. En los tres años de Leo como entrenador el Real Madrid llegó las tres veces a las semifinales. Bayern de Munich, PSV Eindhoven y Milán fueron los tres rivales que nos impidieron llegar a la Final. Ni que decir tiene, lo he comentado decenas de veces, que lo más duro fue lo de la temporada 1987-88 en Eindhoven porque fue el año que más merecimos la Copa de Europa y porque nos quedamos a las puertas de la manera más injusta, sin perder ningún partido y habiendo eliminado a los equipos más fuertes. Una verdadera pena. Al año siguiente el Milán fue mejor... El 5-0 en San Siro dolió mucho al madridismo y se puede decir que esa noche y aquel resultado fueron los que dejaron sentenciado a Beenhakker. Creo que en aquellos momentos no se valoró de forma suficiente su trabajo. Quizás se daba por hecho que ganar la Liga en España era lo normal... Además alguna otra polémica había desgastado la imagen del míster neerlandés, como en aquella ocasión en la que sentó en el banquillo a Butragueño para que jugara Llorente frente al PSV en la 1988-89. Se comentó que hasta Mendoza estuvo en desacuerdo con aquella suplencia del Buitre... Y pocos meses después Beenhakker se marchó.

John Toshack llegó con fama de entrenador duro. En parte se le fichó por eso, con la idea de imprimir más carácter al equipo, sobre todo pensando en la Copa de Europa. Toshack entraba en el perfil de entrenador modelo 'sargento' y se esperaba de él un equipo que superase los escollos típicos de la Copa de Europa. Dar ese empujoncito definitivo para acceder a la Final después de haber tropezado en las tres semifinales consecutivas de Beenhakker. Trabajar más, ser más efectivos, tener un poco más de mala leche, más dureza, un poco más de carácter frente a la adversidad. Aquel Real Madrid de la Quinta del Buitre estaba sobrado de calidad, pero se acusaba a algunos de sus miembros de esconderse en las grandes citas europeas. En teoría, Toshack venía a tratar de arreglar ese problema...

Madrid 1989-90

La plantilla con la que contó el Real Madrid de la temporada 1989-90 no sufrió excesivos cambios respecto a la temporada anterior. La Quinta del Buitre seguía siendo el eje central y la espina dorsal del equipo. Habían sido baja dos legendarios futbolistas, José Antonio Camacho y Antonio Maceda, que se retiraron de la práctica del fútbol colgando las botas. El día de la presentación del equipo ejerció de capitán otro veterano, Ricardo Gallego, pero el 'Soso' tomaría rumbo a Italia para jugar en el Udinese poco más de dos semanas después. En el capítulo de novedades figuraron dos defensas, el Campeón del Mundo con Argentina Oscar Ruggeri y el joven Fernando Hierro. Julen Lopetegui llevaría el cartel de tercer portero en sustitución de Santiago Cañizares, portero del Castilla. Y el último día de agosto de 1989 ficharía por el conjunto blanco el centrocampista Antonio Joaquín Parra.

La plantilla de aquella campaña estuvo compuesta, en definitiva, por Buyo, Agustín y Lopetegui como porteros, Chendo, Esteban, Ruggeri, Sanchís, Hierro, Tendillo, Gordillo, Julio Llorente y Solana como defensas, Míchel, Schuster, Martín Vázquez, Parra y Aldana como centrocampistas y en la delantera Hugo Sánchez, Butragueño, Losada y Paco Llorente. Un equipazo. Además de los miembros de la primera plantilla a lo largo de la temporada sólo participaría en competición oficial el canterano Albert Aguilá

La temporada 1989-90 sería la primera en la que ya no quedaba ningún miembro de la denominada 'vieja guardia'. Juanito se marchó al término de la temporada 1986-87, Santillana cuando acabó la 1987-88 y, como acabo de apuntar, Camacho al concluir la 1988-89. Los veteranos que había encontrado la Quinta del Buitre al llegar al primer equipo ya no estaban y con la marcha de Gallego los Butragueño, Míchel, Sanchís y compañía quedaron expuestos como claros referentes de aquel Real Madrid. No obstante, contaban con la enorme aportación de compañeros como Hugo Sánchez, Schuster, Gordillo o Buyo. De hecho, todos ellos serían los habituales de un once inicial que nos aprendimos de carrerilla... Toshack no realizó muchos cambios a lo largo de la temporada salvo cuando era estrictamente necesario por lesiones y sanciones. El equipo titular de la temporada fue, por tanto, el compuesto por Buyo, Chendo, Hierro, Ruggeri, Sanchís, Gordillo, Míchel, Schuster, Martín Vázquez, Butragueño y Hugo Sánchez

La verdad es que con Toshack los suplentes dispusieron de menos oportunidades de las que les hubiese gustado. El galés confió de manera ciega en su equipo titular, que se adjudicó la Liga de forma autoritaria. Le benefició en parte la menor carga de partidos que había por aquella época por el formato de la Copa de Europa. Sí, se jugaban menos partidos que en la actualidad. Y para colmo quedamos eliminados muy pronto... Entonces había sorteo puro y duro y te podía tocar cualquier rival a las primeras de cambio. Resultó que tocó medirse de nuevo con el Milán en segunda ronda. Sólo se jugaron cuatro partidos de Copa de Europa y los dos primeros fueron contra el Spora de Luxemburgo, al que se doblegó con un global de 9-0 y frente al que sí que se alinearon bastantes de los futbolistas menos habituales. El caso es que a partir de noviembre sólo quedó por delante la Liga y la Copa del Rey por lo que el Real Madrid pudo disponer de su once titular sin excesivos contratiempos a lo largo de toda la temporada.

Qué paradoja, ¿verdad? Se fichó a Toshack pensando en la Copa de Europa y resultó que en noviembre de 1989 ya estábamos fuera de Europa. Fue una verdadera lástima porque el duelo llegó en un mal momento, cuando el equipo todavía no había encontrado su mejor versión. Toshack trató de realizar algunos cambios en el esquema y varió algunas posiciones hasta encontrar su equipo ideal y definido. El Milán era un equipazo, aunque en la ida ganó 2-0 con un arbitraje un tanto mejorable. En la vuelta los de Toshack ganaron 1-0 pero quienes pasaron fueron los pupilos de Sacchi. La imagen no fue para nada la de la noche del 5-0 y siempre he pensado que si la eliminatoria llega a jugarse más adelante, en el mes de marzo de 1990, otro desenlace hubiera sido posible. Y es que el Real Madrid de Toshack terminó rindiendo a un grandísimo nivel. Se ganó la Liga con una autoridad aplastante y arrollando a los rivales. Fue la temporada del récord de goles de la Historia de la Liga, el Real Madrid de los 107 goles que no fueron superados hasta que el Madrid de Mourinho dejó el listón en 121 en la temporada 2011-12, es decir, 22 años después...

El Real Madrid de la temporada 1989-90 no jugó tan bien, en lo estrictamente futbolístico, como lo había hecho el de la temporada 1987-88. Aquella había sido la cumbre de aquel Madrid de la segunda mitad de la década de los ochenta. Sin embargo sí que fue mucho más efectivo y también dejó un grandísimo recuerdo entre los aficionados. El Madrid que cambió en sus camisetas el Parmalat por el Reny Picot siguió dando alegrías y se llevó la quinta Liga consecutiva para la Quinta del Buitre. Vimos al mejor Martín Vázquez, a Hugo Sánchez dando más volteretas que nunca para llevarse el Pichichi y la Bota de Oro, a Gordillo demostrando que se podía correr la banda superando la treintena, a un jovencísimo Fernando Hierro haciéndose con la titularidad desde el primer día que llegó al Santiago Bernabéu, a Schuster dirigiendo al equipo con maestría... Aquel era el Real Madrid que se presentó tal día como hoy de hace 30 años...

viernes, 19 de julio de 2019

PRESENTACIÓN REAL MADRID 1994-95

Se cumple un cuarto de siglo de la puesta en escena del equipo de Jorge Valdano

El 19 de julio de 1994, tal día como hoy de hace 25 años, el Real Madrid presentaba su plantilla para la temporada 1994-95. Después de cuatro campañas sin ganar la Liga y tras atravesar un periodo más que convulso el equipo blanco arrancaba un nuevo proyecto que despertó mucha ilusión. Seguramente uno de los proyectos que más encandilaron a la afición en muchísimo tiempo. Llegaron incorporaciones de peso siendo las más destacadas las del argentino Fernando Redondo y el danés Michael Laudrup, que cambiaba la camiseta del Barcelona por la del Real Madrid. Al frente de esta nueva aventura estaría Jorge Valdano, nuevo entrenador recién incorporado tras su buen hacer en el Tenerife.

Para entender la relevancia y la huella que dejaron aquellas novedades hay que recordar de dónde veníamos. La temporada 1993-94 había sido un desastre para el Real Madrid. Al margen de la consecución de la Supercopa de España todo lo demás fueron disgustos...

Junto a Valdano y su cuerpo técnico, compuesto por Ángel Cappa, Ángel Félix y Alberto Giraldez, se presentaron aquel 19 de julio los ya citados Michael Laudrup, Fernando Redondo y el resto de fichajes para la campaña: Quique Sánchez Flores, Santiago Cañizares y José Emilio Amavisca. También posó para las fotos junto a ellos el canterano Ismael Urzaiz, que había regresado al Club tras su cesión en el Rayo Vallecano y que, a la espera de nuevo destino, inició el ejercicio con el primer equipo blanco. El delantero navarro recalaría finalmente en el Salamanca de Segunda División y finalizaría la temporada 1994-95 consiguiendo el ascenso a Primera División.

De aquella presentación siempre recuerdo, además, el cambio de camisetas. El 19 de julio de 1994 el Real Madrid estrenaba nuevo proveedor de material deportivo después de 8 años luciendo las equipaciones de Hummel. Nuestras nuevas equipaciones serían de la firma alicantina Kelme y ese día pudimos ver por primera vez las elásticas con las garras en las mangas que se han quedado en el subconsciente de los aficionados blancos como las camisetas más representativas de los años noventa. El sponsor seguía siendo Teka. El césped del Bernabéu estaba recién remodelado y para que no se dañara el nuevo tapete los futbolistas calzaron zapatillas deportivas en lugar de las habituales botas de tacos. Las zapatillas, por supuesto, eran de Kelme, así que ese día todos los integrantes de la plantilla lucieron equipaciones completas de la nueva marca. Camisetas, pantalones, medias y calzado de Kelme

Nada más y nada menos que 55.000 espectadores se dieron cita en el Bernabéu para presenciar la presentación del equipo. ¡55.000! La cifra sería superada posteriormente, pero hace 25 años aquello fue un récord absoluto. Nunca había asistido tanta gente para contemplar la presentación del equipo. Tal afluencia de público venía impulsada, lógicamente, por toda la expectación generada durante los anteriores meses con los nuevos fichajes y con las ganas de ver a un Real Madrid renovado y que transmitía la sensación de contar con la calidad suficiente para competir con garantías.  

Ese año el Real Madrid no tenía Champions League. En Europa jugaría la Copa de la UEFA. Pero en aquellos tiempos la Liga tenía mucha importancia para nosotros. De hecho, ese era nuestro gran objetivo. Queríamos ganar la Liga y esa era la mayor ilusión de los aficionados. Con los tropiezos de Tenerife todavía recientes y cuatro años sin ganarla, la Liga era el gran objetivo para la temporada 1994-95. Y tal día como hoy de hace 25 años, durante la multitudinaria presentación del equipo, empezó a cimentarse el éxito de aquel campeonato...

lunes, 15 de julio de 2019

30 AÑOS SIN LAURIE CUNNINGHAM

Se cumplen tres décadas de la fatídica muerte del futbolista británico

El 15 de julio de 1989 el jugador Laurie Cunningham, que acababa de conseguir el ascenso a Primera División con el Rayo Vallecano, se mató en un accidente de tráfico registrado en la carrera de La Coruña. Tal día como hoy de hace 30 años, a través de las noticias, descubrí que aquel futbolista de color al que apodaban 'La perla negra' había pasado por el Real Madrid.

No le vi jugar. Empiezo a recordar el fútbol a partir de la temporada 1983-84. Ese año Cunningham estuvo en el Sporting de Gijón cedido por el Real Madrid, pero no le recuerdo. Ni siquiera conseguí su cromo para el álbum Liga 83-84 de Ediciones Este. Era un 'coloca'. No volvió a jugar en el Madrid aunque sí regresó por la capital para jugar con el Rayo Vallecano en dos etapas. Pero era Segunda División, así que al no prestarle tanta atención a la categoría de plata del fútbol español la figura de Cunningham pasó inadvertida para mí. Fue tras su muerte, al empezar a interesarme por la Historia del Club, cuando empecé a conocer datos y apuntes de la biografía del ex madridista.

Nacido el 8 de marzo de 1956, Laurence Paul Cunningham empezó a destacar con el balón en las filas del Leyton Orient. Durante las temporadas 1977-78 y 1978-79 jugó con el West Bromwich Albion. Cunningham, que fue Internacional llegando a ser uno de los primeros futbolistas de raza negra en vestir la camiseta de Inglaterra, fichó por el Real Madrid en 1979, con 23 años de edad. Llegó con un contrato para cinco años pero las cosas no le terminaron de salir bien. A finales de 1983 fue cedido al Manchester United. Tras su paso por el Sporting de Gijón recaló en el fútbol francés con la camiseta del Olympique de Marsella. Era la temporada 1984-85. En la 1985-86 regresó a las islas para incorporarse al Leicester City. Con 30 años de edad, en la temporada 1986-87, jugó su primer ejercicio con el Rayo Vallecano en Segunda. En la temporada 1987-88 vistió dos camisetas, primero la del Charleroi belga y después la del Wimbledon, equipo con el que conseguiría ganar la FA Cup de 1988 al imponerse al Liverpool en la Final. En la temporada 1988-89 volvió a jugar con el Rayo Vallecano en una campaña que concluyó con los madrileños consiguiendo el ascenso a Primera División. ¿Dónde hubiese jugado Cunningham en la temporada 1989-90? Su contrato había terminado y en el momento de su muerte no estaba nada clara la continuidad del jugador en Vallecas.

Laurie Cunningham no tuvo suerte en su paso por el Real Madrid. Las lesiones le lastraron en exceso y le impidieron jugar todo lo que hubiese deseado. En total fueron 66 partidos oficiales y 20 goles. Ganó 1 Liga y 2 Copas del Rey con nuestra camiseta. En cualquier caso, quienes le vieron en acción disfrutaron con un futbolista de una calidad técnica tremenda. Velocidad, gol y un exquisito toque de balón que se visualizaba, por ejemplo, en sus famosísimos saques de esquina. Cunningham botaba los córneres con el exterior del pie, algo muy poco habitual pero que permitía al jugador darle al esférico un curioso efecto... Una lástima que no pudiera prolongar en el tiempo las buenas sensaciones que dejó en su primera campaña como madridista, la mejor para él, en la que disputó 41 partidos oficiales entre todas las competiciones y el equipo hizo doblete de Liga y Copa del Rey. Fue en aquella temporada 1979-80, además, cuando se jugó el partido por el que siempre se le recuerda, el 0-2 del Nou Camp en el que Cunningham se llevó la ovación del público local por su gran actuación.

Hoy, en el día en el que se cumplen 30 años de su desaparición, quería escribir estas pocas líneas a modo de homenaje y recuerdo. Es justo mantener en la memoria a quienes han formado parte de la Historia del Club y a quienes han contribuido con su trabajo y esfuerzo a engrandecer un poco más al Real Madrid. Allí donde estés, Laurie, descansa en paz.