domingo, 18 de febrero de 2018

GOL 6.000 EN LIGA

Marco Asensio, autor del tanto con el que el Real Madrid alcanza la histórica cifra

La victoria de esta noche por 3-5 en el Benito Villamarín de Sevilla deja un dato para la Historia y la estadística. Asensio anotó el gol 6.000 del Real Madrid en Liga.

GOLES DEL REAL MADRID EN LIGA

1           Jaime Lazcano
500     Alday
1.000 Pahíño
1.500 Mateos
2.000 Gento
2.500 Santillana
3.000 Juanito
3.500 Butragueño
4.000 Zamorano
4.500 Raúl
5.000 Guti
5.500 Modric

6.000 Asensio 

miércoles, 14 de febrero de 2018

PRIMER ASALTO, PARA EL REAL MADRID

El Real Madrid se impone al PSG en la ida de los octavos de la Champions

Victoria del Real Madrid por 3-1 frente al PSG en el encuentro de ida de los octavos de final de la Champions League. Triunfo con remontada para superar el gol de Rabiot con el que los franceses se habían adelantado en el marcador. Cristiano, con dos goles, y Marcelo fueron los autores de los tantos con los que el equipo de Zinedine Zidane certificó un triunfo que le sirve para ponerse por delante en la eliminatoria a falta de lo que suceda dentro de tres semanas en París.

Buen inicio del Real Madrid, como en las grandes noches europeas. Estaremos mejor o peor pero sí que es verdad que este equipo, cuando escucha la sintonía de la Champions... como que se crece. Salida de gran intensidad de los nuestros, con Modric exquisito en el centro del campo, como casi siempre, bien secundado por Isco. Muy bien también Marcelo, prodigándose por banda como un atacante más. Pero ojo, que los que teníamos delante no eran mancos. El PSG no parece nada del otro mundo atrás. Pero los de delante... Neymar, Cavani y Mbappe demostraron por qué son el tridente de moda del fútbol europeo y la verdad es que ellos solos se bastaron para generar todo el peligro de los visitantes. Bonita primera mitad de los dos equipos, de ida y vuelta y con oportunidades para los dos contendientes.

Cristiano pudo abrir el marcador en una ocasión clarísima de las que no suele fallar. Entró en carrera el portugués para recibir un estupendo pase de Marcelo desde la izquierda, pero el disparo del madridista se estrelló en el rostro del guardameta Areola. Había perdonado el Madrid y sucedió lo que suele suceder en el fútbol... Gol del PSG. Carrera de Mbappe por la derecha, centro al área que Cavani deja pasar y toque de tacón de Neymar para que Rabiot, llegando desde atrás, fusilara por el centro y a media altura las redes de la portería de Navas. Jarro de agua fría, pero había que levantarse. Lo cierto es que hubo ocasiones en las dos áreas. Cristiano volvió a fallar en un disparo desde dentro del área que se le marchó alto. Cavani también tuvo cerca el segundo para los franceses pero, afortunadamente, el esférico se marchó a la derecha. Y Benzema, que sigue sin fortuna de cara a gol, probó los reflejos de Areola con un potente disparo al que respondió con acierto el meta galo.

Expiraba la primera mitad cuando, tras un saque de esquina, Kroos entró en el área y fue objeto de un agarrón, absurdo pero evidente, por parte de Lo Celso. El colegiado decretó penalti pero le perdonó la segunda amonestación al jugador visitante. Cristiano Ronaldo ejecutó la pena máxima desde los once metros y anotó su décimo tanto en la presente edición de la Champions League. Disparo fuerte y seco ajustado al palo izquierdo. Gol importantísimo, de los denominados psicológicos, que le servía al Real Madrid para poner las tablas justo antes del descanso.

El segundo tiempo arrancó de manera favorable para los visitantes que, hay que reconocerlo, parecieron más enteros que los nuestros. Sobre todo con el paso de los minutos. Algo que estamos viendo por desgracia mucho esta temporada. Por alguna razón, evidentemente relacionada con el físico de los jugadores, los segundos tiempos no son tan buenos como los primeros y el equipo tiene a partirse por el medio. El más beneficiado siempre es el rival. Y los de Unai Emery lo intentaron. Quizás no llegaron al área con tanto peligro como en el primer periodo. Pero sí que es cierto que cada vez que Neymar agarraba el balón no podíamos estar tranquilos. Una acción del brasileño casi terminó en gol, pero Mbappe no acertó con la portería y Navas rechazó su disparo. 

Los cambios quizás llegaron tarde, pero al menos fueron efectivos. Primero Bale ocupó el puesto de Benzema y a poco más de diez minutos para el final Lucas Vázquez y Asensio salieron por Casemiro e Isco. La entrada de Asensio fue la que más se notó, y de sus botas saldría la jugada del 2-1. Internada del mallorquín dentro del área por la izquierda y centro al corazón del área. El portero del PSG mete la manopla para despejar pero el esférico rebota con fortuna en la rodilla de Cristiano para colarse a gol. 2-1 para el Real Madrid y undécima diana europea para el portugués en su cuenta particular.

Después de haber pasado unos cuantos minutos de agobio el 2-1 era un resultado más que positivo para los anfitriones. Pero el delirio se apoderó de los madridistas sólo tres minutos después. De nuevo Asensio como protagonista. El 20 merengue recibió por la izquierda un pase de Marcelo y el lateral se metió en el área a la espera de lo que hacía su compañero. Marco controló y devolvió el balón con fuerza para que Marcelo, de primeras, soltara un chut que se coló en la portería del PSG. 3-1 para el Real Madrid que, a la contra, en los minutos finales, pudo hacer incluso un cuarto tanto.

Sinceramente, todos hubiésemos firmado este resultado antes de jugarse el partido. Con la trayectoria tan irregular que está mostrando el equipo, especialmente en las competiciones domésticas, esta eliminatoria contra el PSG asustaba por la entidad del rival y por la calidad de sus delanteros. Afortunadamente, el primer acto se ha resuelto de manera favorable para los nuestros. El Real Madrid toma ventaja pero todavía queda la vuelta. Esta noche hay que disfrutarla. Pero tenemos que ser conscientes de que todavía no hemos pasado. En la vuelta vamos a sufrir mucho, eso por descontado.

REAL MADRID: Keylor Navas, Natxo, Varane, Sergio Ramos, Marcelo, Casemiro (Lucas Vázquez, 79'), Kroos, Modric, Isco (Asensio, 79'), Cristiano Ronaldo y Benzema (Bale, 68').

PSG: Areola, Alves, Marquinhos, Kimpembe, Yuri, Lo Celso (Draxler, 84'), Verratti, Rabiot, Neymar, Cavani (Meunier, 66') y Mbappe

GOLES
0-1 min. 33 Rabiot
1-1 min. 45 Cristiano Ronaldo (penalti)
2-1 min. 83 Cristiano Ronaldo
3-1 min. 86 Marcelo

PD. Hace veinticinco años, en la temporada 1992-93, el Real Madrid ganó 3-1 al PSG en la ida de los cuartos de final de la Copa de la UEFA. Fue el 2 de marzo de 1993, dentro de un par de semanas se cumplirá un cuarto de siglo de aquello. Marcaron Butragueño, Zamorano y Míchel para el Madrid y Ginola para los franceses. Idéntico resultado al de esta noche. En la vuelta... Bueno... No quiero recordarlo hoy. Sólo espero que la historia no vuelva a repetirse. Lo dicho, todavía queda el encuentro del próximo 6 de marzo. Nada de confiarse. Queda mucho. A seguir trabajando duro.

viernes, 9 de febrero de 2018

JAIME SÁNCHEZ FERNÁNDEZ

Jugó dos temporadas en el primer equipo del Real Madrid

De cara a la temporada 1997-98 el Real Madrid recuperó para su primera plantilla a varios canteranos que había jugado cedidos en otros equipos durante la campaña 1996-97. El guardameta Contreras volvía al Club tras defender la portería del Rayo Vallecano, Dani García Lara había pasado dos temporadas en el Zaragoza y Jaime Sánchez había cumplido un ejercicio en el Racing de Santander

Tras ganar la Liga el Real Madrid se preparaba para un nuevo asalto a la Copa de Europa después de una campaña fuera de las competiciones europeas. Lo hacía con un nuevo entrenador. Fabio Capello abandonó Madrid y el hombre elegido para llevar las riendas del banquillo fue el alemán Jupp Heynckes. Él sería el encargado de llevar una plantilla en la que, de inicio, no había muchas novedades. Continuaba el grueso de los jugadores utilizados el año anterior por Capello. Karanka llegó para cubrir la baja de Rafa Alkorta y junto al vitoriano se incorporaron Fernando Morientes, Manuel Canabal y los canteranos repescados ya mencionados.

En el caso de Jaime podemos hablar de una de las sorpresas de la temporada, puesto que el centrocampista madrileño fue uno de los futbolistas más utilizados por el nuevo técnico del equipo, Jupp Heynckes. Entre tantas estrellas y en una plantilla a la que se habían incorporado recientemente tantos extranjeros y comunitarios con la Ley Bosman el canterano Jaime se hizo un hueco. Su participación sorprendió a todos los aficionados. Pocos pensábamos en el verano de 1997 que aquel jugador repescado del Racing de Santander jugaría tanto...

Recordando a Jaime 

Jaime Sánchez Fernández nació en Madrid el 20 de marzo de 1973. Sus inicios futbolísticos se registraron en la Real Sociedad Deportiva Alcalá. De hecho, se incorporó a la disciplina del Real Madrid relativamente tarde. Tenía 20 años cuando ingresó en las categorías inferiores para formar parte del Real Madrid C de Segunda División B, categoría de la que venía de jugar con el RSD Alcalá. Su puesto natural era el de mediocentro. Durante la temporada 1993-94 fue fijo en el equipo que dirigía Toni Grande y disputó 34 partidos de Liga, todos como titular y 32 de ellos completos. Un año más tarde da el salto a Segunda División con el Real Madrid B para jugar la temporada 1994-95. Con Rafa Benítez vuelve a ser pieza imprescindible del equipo. Juega 37 partidos de Liga, 34 de ellos como titular. Sólo se pierde un partido esa campaña y es por sanción, por una tarjeta roja que vio en la décima jornada. 

En la temporada 1995-96, con 22 años, sigue un año más en el filial madridista. Formó parte, por lo tanto, de aquel equipazo que dirigió Sergio Egea y que llegó a ser segundo clasificado en Segunda División peleando por los primeros puestos. Esa temporada el Real Madrid B acabó cuarto en la clasificación. Jaime volvió a ser uno de los principales baluartes de ese equipo junto a jugadores como Contreras, Álvaro Benito, Guti, Fernando Sanz, García Calvo, Antonio Gómez o Víctor Sánchez del Amo. Aquella campaña se juntó una generación magnífica de canteranos, muchos de los cuales dieron el salto al primer equipo. Jaime se quedó hasta final de campaña en el filial y fue uno de los futbolistas más utilizados por el técnico. 34 partidos de Liga, todos ellos como titular una vez más. El mismo número de encuentros que su compañero Óscar. Ambos sólo fueron superados por el lateral panameño Joyce Moreno, que disputó 35 partidos.

Jaime contaba ya con 23 años en el momento de finalizar la temporada 1995-96. Había demostrado con creces que era un futbolista de mucho provecho en el centro del campo, pero había un problema. El filial, obviamente, se le quedaba pequeño. No podía seguir en el Real Madrid B y, al mismo tiempo, pasar al primer equipo era muy complicado en aquellos momentos. Fabio Capello ya estaba preparando su equipo para la temporada 1996-97 con muchas incorporaciones. La solución estaba en una cesión a otro equipo. De esta manera, Jaime recaló en el Racing de Santander para jugar la temporada 1996-97. Sería su debut en Primera División. Allí en el Sardinero coincidiría con ex compañeros del Real Madrid como Javi López, Paco Sanz o Fernando Morán. La temporada de Jaime fue magnífica. Se adaptó perfectamente a Primera División y volvió a ser protagonista. Su entrenador, Marcos Alonso, hijo de Marquitos, confió en las facultades de Jaime, que disputó 40 partidos aquella campaña, 36 de Liga y 4 de Copa del Rey. En 38 encuentros fue titular. Teniendo en cuenta su rendimiento, no extraña que el Real Madrid reclamara su vuelta al Club a la conclusión de la temporada 1996-97.

Vuelta a Madrid

Verano de 1997. Jaime forma parte de la plantilla del Real Madrid que realiza la pretemporada a las órdenes del alemán Jupp Heynckes. "Es una alegría enorme para mí poder volver al equipo donde me he formado como futbolista. Tengo una ilusión tremenda de poder codearme con las estrellas del Real Madrid y seguir aprendiendo al lado de estos jugadores tan experimentados", contaba Jaime a la Revista Real Madrid en una entrevista que firmaba Javier de la Calle y que se publicó en el ejemplar número 92. El jugador se mostraba muy satisfecho de su evolución en el año que pasó en Santander. "Ha sido un año muy positivo en todos los terrenos. Desde el punto de vista personal he ganado experiencia, era la primera vez que salía de casa y he tenido que integrarme en una ciudad donde todo era nuevo para mí. Analizándolo desde el terreno deportivo, creo que el equipo ha realizado una buena temporada, que se complicó un poco al final por culpa de nuestra irregularidad, pero nos salvamos a falta de dos jornadas y creo que cumplimos con los objetivos fijados", explicaba el centrocampista. "He jugado muchos minutos y he tardado poco tiempo en adaptarme a una categoría nueva para mí, la Primera División, donde te enfrentas a los mejores jugadores del país. Todo ello me ha ayudado a evolucionar y estoy muy satisfecho de lo conseguido", añadía Jaime.

En aquella entrevista para la revista oficial del Club ya se apuntaban algunas de las claves técnicas y tácticas por las que Jaime iba a quedarse en la plantilla del primer equipo blanco. Javier de la Calle mencionaba que Heynckes utilizaría el rombo en el centro del campo, sistema en el que un mediocentro como él sería de mucha utilidad. "Lo conocí cuando jugaba en el filial blanco, sobre todo con Egea, y me alegra que el Madrid vaya a jugar de esa forma. El puesto de mediocentro se adapta perfectamente a mis condiciones y creo que es donde más puedo desarrollar mi juego", explicaba Jaime. Javier de la Calle le recordaba que en esa demarcación también actuaba todo un jugador de la talla de Fernando Redondo. "Claro que sí, Redondo es un grandísimo jugador, una estrella mundial, pero una cosa no quita la otra. Yo vuelvo a Madrid con la intención de aportar mi granito de arena, de trabajar a tope día a día para estar preparado para cuando el entrenador lo desee. Mi objetivo es iniciar la pretemporada en óptimas condiciones y darlo todo para que sepan que pueden contar con Jaime para lo que quieran, que lo voy a dar todo por el Real Madrid", advertía convencido el jugador.

Jaime Sánchez regresaba con muchas ganas al Real Madrid, eso era evidente. Pero más de uno pensaba que su presencia en la plantilla sería temporal y que antes de empezar la competición oficial sería cedido o traspasado a algún otro equipo. Pero no. No fue así. Ya en el primer partido oficial de la campaña, en la Supercopa frente al Barcelona, Jaime fue titular en el Nou Camp y disputó la última media hora del duelo de vuelta en el Bernabéu en el que se goleó 4-1 para conseguir el trofeo. Primeros dos partidos como madridista y un título. También fue titular en el primer partido de la Liga 1997-98, el derbi frente al Atlético de Madrid que quedó 1-1. Jaime jugó los noventa minutos y resultó evidente que Heynckes estaba satisfecho con su trabajo porque siguió participando en el equipo. 

Jaime cubrió el puesto de Luis Milla, que aquella temporada había recalado en el Valencia tras finalizar su etapa como madridista, y se convirtió en el primer recambio para Fernando Redondo en el centro del campo. De hecho, cubrió la baja del argentino por lesión en los primeros encuentros de aquella temporada. A la vuelta de Redondo, en octubre de 1997, los dos jugadores compartieron terreno de juego con el doble pivote que utilizó Heynckes en el centro del campo. Pero el canterano demostró estar capacitado para jugar en otras posiciones y así lo demostraría en la séptima jornada de Liga. El Real Madrid ganó 3-0 al Tenerife en un partido en el que Christian Panucci tuvo que ser retirado poco después de la primera media hora de juego por lesión. Y quien salió al campo para jugar en el lateral derecho fue... Jaime. Aquella temporada 1997-98 fue la última de Chendo en el equipo, pero el veterano defensa de Totana jugó muy poco aquel año y el entrenador tiró de Jaime para el puesto. Para sorpresa de casi todos, Jaime cumplió con creces ampliando así su abanico de posibilidades para jugar en el Real Madrid. Definitivamente, las cosas le marchaban muy bien.

La revista Don Balón en su número 1.158 correspondiente a la semana del 22 al 28 de diciembre de 1997 le dedicó un reportaje a Jaime aprovechando el buen momento que atravesaba el jugador. "Jaime, el escudero de los cracks", titulaba Juan Carlos Casas. "Inesperadamente bien. Así se define con exactitud  el primer tercio de Liga que Jaime ha realizado en el Real Madrid. Lo de inesperadamente no es porque alguien pudiera dudar de sus condiciones como futbolista, sino porque jugar de lateral derecho era algo que no entraba en los cálculos ni del propio jugador, y no sólo ha jugado, sino que lo ha hecho con soltura", arrancaba Casas su reseña.

El reportaje de Don Balón contó con la colaboración de Sergio Egea, entrenador entonces del Toledo que había dirigido al Real Madrid B en las temporadas 1995-96 y 1996-97 y que fue entrenador de Jaime en el filial. El preparador describía las cualidades futbolísticas de nuestro protagonista de manera pormenorizada. "Como todos los jóvenes que pasan por el filial de Madrid, posee una mentalidad ganadora. En su profesión, Jaime jamás es conformista", señalaba sobre su carácter ganador. "Tiene una gran habilidad para no complicarse nunca, ya que juega un fútbol fácil. Recupera y toca, se la dan y toca... pero siempre sabe cómo la da, ya que no rifa el balón. Es un gran jugador para el equipo, ya que tácticamente es muy bueno... jamás pierde la posición. Además, posee calidad técnica para jugar de medio centro en el Madrid. Sabe  recuperar balones gracias a su colocación, y a que intuye muy a menudo la jugada que desea dibujar el rival. Sus cualidades también le hacen válido para jugar de central, líbero o interior derecho", relataba con detalle Sergio Egea.

El semanario destacaba, precisamente, el sorprendente protagonismo que había adquirido el jugador en la plantilla y el número de partidos que estaba jugando. También incidían en su nuevo rol en el equipo como defensa. "El periodo de baja de Panucci se ha prolongado y el entrenador ha continuado contando con Jaime en esa posición antes que contrastados especialistas como el veterano Chendo", explicaba Juan Carlos Casas. "A las virtudes balompédicas ya reseñadas de Jaime, desde hace unas semanas hay que añadir otras, las que son propias de los zagueros. Con más recorrido, el madrileño añade  coraje, garra y pundonor a sus otras cualidades naturales para que Heynckes no pueda tener quejas de su capacidad defensiva", relataba el periodista. "Con el paso de las jornadas, ha alternado la posición de lateral derecho con la de medio centro, y Jaime no tiene ninguna queja", añadía. "Jugar en el Madrid es lo importante, y más con una plantilla como esta. La verdad es que creo que me he acoplado bien al lateral", manifestaba por su parte el propio Jaime en declaraciones recogidas por Don Balón.

La Champions League

Y así fueron pasando las semanas y los meses de competición de aquella temporada 1997-98 en la que Jaime se convirtió en uno de los futbolistas habituales del Real Madrid. Una temporada que se coronaría con el gran éxito de la Champions League que se ganó en Amsterdam el 20 de mayo de 1998. Un éxito del que participaría, de forma activa, el propio Jaime. El canterano madrileño participó en nueve partidos de aquella edición, dos de ellos como titular y completos, los de las goleadas por 5-1 al Olympiacos y el 4-0 al Porto. En el resto dispuso de minutos saliendo del banquillo. Incluyendo el día de la gran Final

Efectivamente, Jaime Sánchez fue uno de los madridistas que tuvieron el enorme privilegio de ganar La Séptima vestido de corto sobre el césped del Amsterdam Arena. De hecho, fue el primer recambio del Real Madrid cuando en el minuto 81 saltó al terreno de juego sustituyendo a Fernando Morientes. Tras él, entrarían a jugar Suker y Amavisca. El Real Madrid ganaría con el famoso gol de Mijatovic aquella Copa de Europa que tanto se había hecho esperar. 32 años, concretamente. El día más feliz para muchos madridistas y para los componentes de una plantilla que lo celebraron como se merecía aquello. Por todo lo alto. Jaime fue de los más efusivos en aquella noche histórica. Él y Víctor se raparían el pelo cumpliendo la promesa que hicieron de cara a que se ganase a la Juventus, como así sucedió. Con una bufanda madridista adornando su cabeza, Jaime fue de los que más animó la 'fiesta' durante el vuelo de regreso a Madrid con sus bromas a través del micrófono del avión. 

Sin embargo, hay otra anécdota de Jaime mucho más emotiva que siempre se suele recordar sobre aquella noche tan feliz para el madridismo. Después de entregarse el trofeo y con los jugadores dando rienda suelta a la felicidad sobre el césped del Amsterdam Arena los periodistas recogían las declaraciones y reacciones de los protagonistas. Cuando le llegó el turno a Jaime, el futbolista se levantó su camiseta para enseñar a la cámara de TVE otra camiseta que llevaba por debajo y en la que había escrito el mensaje "Óscar Molina, va por ti". Allí, en directo y para todo el mundo, el centrocampista tuvo el precioso gesto de dedicarle la Champions a su ex compañero del Real Madrid B que había fallecido en un trágico accidente de circulación el 11 de diciembre de 1996. Óscar Molina Sánchez había recalado en el Mérida en la temporada 1996-97 procedente del filial blanco. El Real Madrid se había reservado una opción de recompra por el jugador, que murió en la misma carretera en la que había perdido la vida Juan Gómez 'Juanito'. Sólo tenía 22 años. Jaime y Óscar habían coincidido en el Real Madrid C y en el Real Madrid B. Y tras ganar la Champions League, la dedicatoria de Jaime fue para Óscar...

Su segunda campaña

La temporada 1998-99 no resultó tan positiva en lo particular para Jaime. En realidad, no fue una buena temporada del equipo y eso quizás repercutió en algunos futbolistas. Se empezó la campaña con un nuevo entrenador, Guus Hiddink, y se terminó con John Toshack, que inició su segunda etapa en el Real Madrid en febrero de 1999. Con el preparador neerlandés Jaime no terminó de encontrar su sitio. Catorce encuentros disputó con el nuevo técnico entre Liga, Copa del Rey y Champions. De ellos en cinco fue titular y sólo tres los jugó completos, uno en cada competición. En diciembre de 1998 se desplazó con el resto de la plantilla a Tokio para la disputa de la Copa Intercontinental frente al Vasco da Gama pero el canterano no jugó. En cualquier caso, pudo cerrar aquel inolvidable año 1998 con un nuevo título.

Las cosas no mejoraron mucho con la llegada de Toshack. El galés se hizo cargo del equipo de cara al encuentro de Liga con el Betis del sábado 27 de febrero de 1999, aunque aquel día, en el Benito Villamarín, el que se sentó en el banquillo fue el segundo, Toni Grande. Jaime jugó aquel partido de titular y completo. Con el nuevo entrenador disputó un total de nueve partidos, cinco saliendo de inicio con el equipo. Aquel año el centro del campo se lo repartieron entre Redondo, Seedorf, Savio y Karembeu. En el lateral derecho Panucci se perdió pocos partidos. Y uno de los damnificados fue Jaime. No obstante, el jugador de Alcalá de Henares disputó un total de 23 partidos oficiales aquella campaña. Eso sí, eran unos cuantos menos de los 43 duelos que jugó en la temporada anterior. 

Tras una campaña muy irregular se tiende a buscar nuevos fichajes y caras nuevas. Toshack partiría de cero con una nueva plantilla de cara a la siguiente temporada, 1999-00, y el complutense no parecía entrar en los planes de Toshack. Así pues, tocaba buscar nuevos retos 'deportivos'. Nunca mejor dicho, por cierto... La etapa madridista de Jaime Sánchez concluyó en 1999 tras aquellas dos temporadas en el Santiago Bernabéu.

Después del Madrid 

Tras salir del Real Madrid recaló en el Deportivo en el marco de una de aquellas operaciones que tan buenos resultados le dio a Augusto César Lendoiro en los años noventa consistente en fichar a buenos jugadores de equipos grandes que no gozaban de muchos minutos o que habían triunfado en equipos de menor categoría. Así, todo un Campeón de Europa como Jaime llegó al conjunto coruñés en el verano de 1999 junto a otros ex futbolistas con pasado madridista como Víctor Sánchez del Amo, Fernando Sánchez o Iván Pérez Muñoz. Los cuatro, curiosamente, habían coincidido a la vez en el Real Madrid B de la temporada 1994-95. En su primera campaña con el Deportivo el equipo sería Campeón de Liga en la temporada 1999-00. Posteriormente jugaría una campaña en el Racing de Santander, equipo con el que había debutado en Primera División y también vistió la camiseta del Tenerife en la temporada 2001-02, en ambos casos cedido por el club gallego. En la temporada 2002-03 el Deportivo le volvió a ceder junto a Fernando Sánchez y José Manuel al Hannover 96 de Alemania. La experiencia en la Bundesliga fue satisfactoria y en la campaña 2003-04 terminaría volviendo a jugar con el equipo alemán. El Albacete sería su último equipo en Primera División y posteriormente jugaría con el Racing de Ferrol en Segunda División, equipo con el que finalizaría su carrera deportiva como futbolista. 

Jaime Sánchez Fernández disputó un total de 66 partidos oficiales con la camiseta del Real Madrid. Durante los dos años que permaneció en la disciplina del primer equipo ganó una Champions League, una Copa Intercontinental y una Supercopa de España. Hoy, en 'Historias del Real Madrid', quería tener un pequeño recuerdo con este jugador que hace justo ahora veinte años estaba vistiendo la camiseta del Real Madrid en una temporada que terminaría siendo tan significativa para los madridistas. Y en la que este alcalaíno fue uno de sus protagonistas. Jaime Sánchez Fernández, uno de los futbolistas que trabajaron para hacernos tan felices aquel año 1998...