jueves, 15 de agosto de 2019

MARIANO JAQUOTOT

Dirigió la Sección de Baloncesto del Real Madrid durante la etapa de Ramón Mendoza al frente del Club

Este 15 de agosto se cumplen 25 años de la muerte de Mariano Jaquotot. Una grave enfermedad cercenó la carrera de este joven directivo que ocupó la vicepresidencia del Real Madrid durante el mandato de Ramón Mendoza y que llegó a ser el hombre clave de la Sección de Baloncesto del Real Madrid. A modo de homenaje recupero el texto que escribí para la página web de la revista Madridista Real y que fue publicado el 22 de junio de 2018. Copio y pego de manera íntegra. Sirvas estas líneas a modo de recuerdo.

RECORDANDO A MARIANO JAQUOTOT

Muchas veces no valoramos en su justa medida todo el trabajo y el sacrificio que existe detrás de un club a la hora de conseguir los éxitos deportivos. Evidentemente los deportistas son los principales protagonistas y quienes alcanzan las gestas sobre el césped y las canchas con su dedicación y esfuerzo. Pero para que los jugadores logren levantar un trofeo es necesario contar detrás con un amplio equipo de profesionales. Buenos técnicos, buenos entrenadores, ayudantes, médicos, recuperadores, encargados de material, delegados, empleados de todo tipo… Al mismo tiempo, siempre serán necesarios dirigentes y directivos capaces de hacer que todo funcione correctamente. En definitiva, contar con buenos gestores. Quizás sean los grandes olvidados en las fotografías de los campeones, aunque desde los despachos y en la sombra su trabajo ha sido siempre vital.

Uno de los nombres propios de los directivos del Real Madrid de los ochenta y principios de los noventa fue Mariano Jaquotot, nombre que quizás no suene a los más jóvenes pero que tuvo una enorme relevancia en el Club y que llegó a ser responsable de la sección de baloncesto en tiempos que, la verdad, no fueron nada fáciles…

Mariano Jaquotot Sáez de Miera nació el 20 de junio de 1950 en Larache, Marruecos, aunque buena parte de su vida la pasó en Burgos. Estudió Económicas en la Universidad de Deusto, en Bilbao, y se convirtió en un empresario de éxito que desde bien joven dio muestras de su buen hacer como gestor. Amante del deporte, pese a crecer en el seno de una familia de aficionados del Atlético de Madrid sus simpatías se inclinaron por el equipo blanco. Todas las reseñas biográficas sobre su persona le describen como un hombre de extraordinario sentido del humor, buenos modales y fiel a los suyos.

Aterrizó en el Real Madrid como directivo con sólo 34 años de la mano de Ramón Mendoza. Su relación con él había comenzado a fraguarse en el año 1982, de cara a las elecciones que terminó ganando el entonces presidente Luis De Carlos. Tres años más tarde recalaría en el Club con Mendoza y desde el 24 de mayo de 1985 formó parte como vocal de la Junta Directiva del nuevo presidente. Fue nombrado vicepresidente segundo el 16 de diciembre de 1986 y vicepresidente primero el 16 de septiembre de 1990.

Pese a ser un hombre de fútbol, Jaquotot terminó recibiendo el encargo de dirigir la sección de baloncesto. Y aunque no era su especialidad su nexo con este deporte se fue incrementando a medida que trabajaba con los muchachos de la canasta. Su implicación con el baloncesto fue tal que incluso llegó a presidir durante año y medio la ACB.

Le tocó el encargo en una época complicada. Jaquotot estuvo al frente de la sección de basket en tiempos difíciles. Algunas voces incluso llegaban a cuestionar la continuidad del equipo de baloncesto, algo a lo que se opuso de manera frontal por la vía de los hechos, es decir, trabajando duro. Había que reconvertir a un equipo en el que algunas viejas leyendas afrontaban la última etapa de sus carreras. Corbalán, Iturriaga, Rullán… Al mismo tiempo, el Real Madrid de la época tuvo que afrontar casos como el de la marcha de Drazen Petrovic a la NBA o la irreparable pérdida de Fernando Martín. El equipo blanco había conseguido en la segunda mitad de los ochenta éxitos como la Copa Korac 1987-88, la Recopa 1988-89 o la Copa del Rey 1988-89, pero también es cierto que desde que en la temporada 1985-86 se consiguiese el doblete de Liga y Copa la escuadra madridista atravesó varias campañas de sequía en la ACB. Fueron años de dura oposición del Barcelona y del Joventut de Badalona.

La ausencia de éxitos en Liga suele generar nerviosismo. “Al Madrid se le exige el 120 por cien en todo. Esa frase de ‘ser segundo es fracasar’ crea demasiada presión”, reconocía el propio Mariano Jaquotot en una entrevista que concedió a la revista oficial del Real Madrid. El responsable de la sección tuvo que afrontar la creación de un equipo campeón en una época de reveses y contratiempos. A pesar de todo se consiguió ganar la Recopa de Europa en la temporada 1991-92. Precisamente aquel año 1992 fue crucial para la sección con  la llegada de un jugador emblemático, el lituano Arvydas Sabonis. Con él, por fin, se inició una nueva etapa de éxitos con la que el joven directivo veía recompensado su esfuerzo. Bajo la dirección del técnico Clifford Luyk el Real Madrid se proclamó Campeón de Liga y de Copa del Rey con una plantilla en la que, al margen de Sabonis, brillaban hombres como Chechu Biriukov, José Miguel Antúnez o los norteamericanos Mark Simpson y Ricky Brown, y en la que permanecían veteranos como Antonio Martín o Romay. 

Pero las dificultades a las que hubo que hacer frente no cesaron. Había que cuadrar presupuestos en una época de recorte de gastos en la que, recordemos, el Club pasó por ciertos apuros económicos. Apuros que se incrementaron en un momento en el que la sección de baloncesto del Real Madrid daba claros síntomas de recuperación en lo deportivo. Una recuperación deportiva a la que había contribuido, sin ninguna duda, la llegada de Sabonis. En el año 1994 hubo quienes propusieron la venta de Sabonis para reducir gastos, pero Jaquotot se opuso argumentando, con criterio, que se trataba del jugador insignia de la sección y el hombre sobre el que pivotaba la resurrección de un equipo que había vuelto a ganar la Liga ACB después de muchos años de sequía. Jaquotot no cedió y siguió apostando por el futuro de la sección. “Lo que está claro es que el Real Madrid tendrá siempre un equipo de baloncesto y el baloncesto un equipo de fútbol”, decía Mariano Jaquotot.

Las cosas se torcieron para él, en lo personal, cuando en abril de 1994 unos problemas de estómago derivaron en la aparición de un tumor contra el que empezó a luchar en Nueva York. Tras un par de tratamientos se confirmó el carácter irreversible de la enfermedad, que se había desarrollado de manera muy rápida. Le dio tiempo a ver a su equipo proclamarse Campeón de Liga de la temporada 1993-94. Fue su último título. Falleció en Madrid el 15 de agosto de 1994. Tenía 44 años y dejaba mujer y dos hijos. En su último adiós, en el Cementerio de la Almudena, estuvieron presentes las plantillas de baloncesto y de fútbol del Real Madrid, así como ex jugadores y todo tipo de personalidades vinculadas con el Club blanco y el mundo del deporte.

Se le auguraba un gran porvenir como dirigente después de nueve años en la entidad. Es probable que de haber seguido con vida hubiese llegado a la presidencia del Club. Quién sabe si hubiese sucedido a Ramón Mendoza cuando en noviembre de 1995 hubo relevo en el sillón presidencial del Real Madrid 

Jaquotot se marchó de este mundo pero en un último acto de servicio con el Club había dejado atada la contratación del nuevo entrenador Zeljko Obradović de cara a la temporada 1994-95. Cuando al término de aquella campaña el Real Madrid ganó su octava Copa de Europa en la Final Four de Zaragoza frente a Olimpiakos, muchos se acordaron de una persona que ya no estaba allí: Mariano Jaquotot. Aquel gran éxito europeo fue el broche de oro póstumo a su etapa como gestor de la sección de baloncesto. Sirvan estas líneas a modo de recuerdo.

lunes, 12 de agosto de 2019

LA SEGUNDA SUPERCOPA DE EUROPA

Se cumplen cinco años del triunfo 2-0 frente al Sevilla en Cardiff

El 12 de agosto de 2014, tal día como hoy de hace cinco años, el Real Madrid conseguía su segunda Supercopa de Europa. Doce años habían transcurrido desde la primera, que se ganó en 2002 frente al Feyenoord. Hubo que esperar a ganar La Décima, la ansiada décima Copa de Europa, para poder volver a disputar el torneo.

El Real Madrid compareció como Campeón de la Champions League 2013-14 y el rival sería el Sevilla, Campeón de la Europa League. Veníamos de haber ganado en Lisboa al Atlético de Madrid y volvíamos a medirnos a un equipo español en una final europea dos meses y medio después. El partido se jugó en el Cardiff City Stadium de la ciudad de Cardiff, localidad natal de nuestro jugador Gareth Bale. Sin duda, el galés fue el futbolista más motivado del encuentro.

Dominio blanco

Buen encuentro de los madridistas, que vistieron su habitual uniforme blanco. Los sevillistas jugaron con su segunda equipación, color rojo. El técnico Carlo Ancelotti alineó sobre el césped a Casillas, Carvajal, Pepe, Sergio Ramos, Coentrao, Kroos, Modric, James, Benzema, Gareth Bale y Cristiano Ronaldo. Debutaban en el equipo Kroos y James. El alemán, por cierto, realizó toda una exhibición en su primera comparecencia con la elástica merengue. 

Empezó apretando el Real Madrid con disparos a puerta de Cristiano Ronaldo y Bale. Especialmente activo estaba el portugués, como siempre, que lo intentó también a balón parado. Incluso un centro de Coentrao que se envenenó tuvo que ser sacado con apuros por la zaga sevillista desde casi la misma línea de gol. El guardameta Beto desbarató después un tiro a bocajarro de Cristiano Ronaldo. Pero la insistencia tuvo su premio y a la media hora llegó por fin el primer gol que hacía justicia a lo que se estaba viendo sobre el terreno de juego. Centro desde la izquierda de Gareth Bale y Cristiano, muy atento siguiendo la jugada con su habitual instinto ofensivo, empujó con la diestra al fondo de las mallas. ¡Gol del Real Madrid! 1-0 para los blancos. Un pequeño desbarajuste atrás propició una ocasión clara para el Sevilla, pero Casillas se lució frente a Carriço y evitó el tanto del empate. Todavía tuvo alguna más el Real Madrid antes del descanso con un chut de Bale desde el borde del área que pegó en un defensor sevillista cambiando la trayectoria del esférico y acabando en saque de esquina para los blancos.

El Real Madrid no bajó el ritmo en los primeros compases de la segunda parte. Todo lo contrario. Siguió atacando y a los cuatro minutos de la reanudación llegó el segundo gol. Triangulación entre Kroos, Benzema y Cristiano Ronaldo que, entrando en el área escorado un poco por la izquierda, soltó un tremendo latigazo con la zurda y superó de tiro cruzado a Beto. ¡2-0 para el Real Madrid! La renta de dos goles le dio una mayor tranquilidad a los de Ancelotti que, sin embargo, siguieron generando peligro y acercándose a la meta de Beto. El cancerbero portugués tocó lo justo para evitar el tercero a disparo de Benzema. El colombiano James también lo intentó con un durísimo disparo que Beto desvió con una mano de forma espectacular. Fue el mejor de los sevillistas y sus intervenciones evitaron la goleada de un Madrid que lo hizo francamente bien. Con el paso de los minutos al Sevilla no le quedó más remedio que quemar sus naves para tratar de engancharse al partido. Casillas también tuvo que hacer acto de presencia para evitar que el rival recortara distancias. En cualquier caso no hubo sensación de que peligrara el marcador para un Madrid que se sintió muy cómodo y que gozó de más oportunidades para hacer el tercero de la noche. Bale lo intentó... Pero no hizo falta. 2-0 y victoria del Real Madrid, que arrancaba oficialmente la temporada 2014-15 de la misma forma que terminó la 2013-14, levantando un título europeo. La Supercopa de Europa.

Generalmente este tipo de títulos suelen ser considerados menores, al igual que sucede con los Mundiales de Clubes, pero la realidad es que se trata de títulos oficiales. Hay que tener en cuenta la dificultad que tiene disputar estas competiciones puesto que previamente hay que ganar la Champions League. De ahí la exclusividad que tienen estos torneos y la dificultad que tiene ganarlos. No hay que tener en cuenta que se jueguen a partido único o la entidad del rival. Hay que pensar que para poder disputar una Supercopa de Europa hay que levantar previamente el máximo cetro continental. Durante los últimos años nos habíamos acostumbrado a jugar en verano la Supercopa de Europa. Quizás sea ahora cuando algunos entiendan el privilegio que supone disputar este trofeo. En 2014, hace ahora cinco años, los aficionados del Real Madrid vivíamos tiempos más felices en lo deportivo. Aquella segunda Supercopa de Europa me hizo mucha ilusión.

REAL MADRID: Casillas, Carvajal, Pepe, Sergio Ramos, Coentrao (Marcelo, 84'), Kroos, Modric (Illarramendi, 86'), James (Isco, 72'), Benzema, Gareth Bale y Cristiano Ronaldo.

SEVILLA: Beto, Coke (Diogo, 84'), Fernando Navarro, Nico Pareja, Fazio, Carriço, Aleix Vidal (Iago Aspas, 66'), Krychowiak, Denis Suárez (Reyes, 78'), Vitolo y Bacca.

GOLES
1-0 min. 30 Cristiano Ronaldo
2-0 min. 49 Cristiano Ronaldo

viernes, 26 de julio de 2019

EL REAL MADRID DE TOSHACK

Se cumplen 30 años de la presentación del Real Madrid para la temporada 1989-90

El miércoles 26 de julio de 1989 el Real Madrid presentó en el Santiago Bernabéu la plantilla para la temporada 1989-90. El equipo blanco acumulaba cuatro títulos de Liga consecutivos y dominaba con autoridad el fútbol español en cuanto a juego y resultados. Los últimos tres campeonatos los había conseguido a las órdenes del neerlandés Leo Beenhakker pero en el verano de hace treinta años fue un galés el que tomó las riendas del equipo. John Benjamin Toshack llegaba procedente de la Real Sociedad, equipo con el que había dejado muy buenas sensaciones a lo largo de  cuatro temporadas. Los donostiarras fueron Campeones de la Copa del Rey en la temporada 1986-87 y subcampeones de Liga en la temporada 1987-88

En su momento no llegué a entender aquel cambio de entrenador. Leo Beenhakker realizó una gran labor al frente del equipo y con él se llegó a jugar realmente bien al fútbol. Además de la vistosidad del juego había resultados. Creo que no he visto un Real Madrid mejor que el de la temporada 1987-88 en cuanto a fútbol se refiere. Beenhakker se marchó, además, consiguiendo todos los títulos nacionales de la temporada 1988-89, es decir, Liga, Copa del Rey y Supercopa de España. ¿Por qué se acabó su ciclo en el banquillo? La Copa de Europa. La obsesión que había por la Copa de Europa fue lo que le pasó factura. En los tres años de Leo como entrenador el Real Madrid llegó las tres veces a las semifinales. Bayern de Munich, PSV Eindhoven y Milán fueron los tres rivales que nos impidieron llegar a la Final. Ni que decir tiene, lo he comentado decenas de veces, que lo más duro fue lo de la temporada 1987-88 en Eindhoven porque fue el año que más merecimos la Copa de Europa y porque nos quedamos a las puertas de la manera más injusta, sin perder ningún partido y habiendo eliminado a los equipos más fuertes. Una verdadera pena. Al año siguiente el Milán fue mejor... El 5-0 en San Siro dolió mucho al madridismo y se puede decir que esa noche y aquel resultado fueron los que dejaron sentenciado a Beenhakker. Creo que en aquellos momentos no se valoró de forma suficiente su trabajo. Quizás se daba por hecho que ganar la Liga en España era lo normal... Además alguna otra polémica había desgastado la imagen del míster neerlandés, como en aquella ocasión en la que sentó en el banquillo a Butragueño para que jugara Llorente frente al PSV en la 1988-89. Se comentó que hasta Mendoza estuvo en desacuerdo con aquella suplencia del Buitre... Y pocos meses después Beenhakker se marchó.

John Toshack llegó con fama de entrenador duro. En parte se le fichó por eso, con la idea de imprimir más carácter al equipo, sobre todo pensando en la Copa de Europa. Toshack entraba en el perfil de entrenador modelo 'sargento' y se esperaba de él un equipo que superase los escollos típicos de la Copa de Europa. Dar ese empujoncito definitivo para acceder a la Final después de haber tropezado en las tres semifinales consecutivas de Beenhakker. Trabajar más, ser más efectivos, tener un poco más de mala leche, más dureza, un poco más de carácter frente a la adversidad. Aquel Real Madrid de la Quinta del Buitre estaba sobrado de calidad, pero se acusaba a algunos de sus miembros de esconderse en las grandes citas europeas. En teoría, Toshack venía a tratar de arreglar ese problema...

Madrid 1989-90

La plantilla con la que contó el Real Madrid de la temporada 1989-90 no sufrió excesivos cambios respecto a la temporada anterior. La Quinta del Buitre seguía siendo el eje central y la espina dorsal del equipo. Habían sido baja dos legendarios futbolistas, José Antonio Camacho y Antonio Maceda, que se retiraron de la práctica del fútbol colgando las botas. El día de la presentación del equipo ejerció de capitán otro veterano, Ricardo Gallego, pero el 'Soso' tomaría rumbo a Italia para jugar en el Udinese poco más de dos semanas después. En el capítulo de novedades figuraron dos defensas, el Campeón del Mundo con Argentina Oscar Ruggeri y el joven Fernando Hierro. Julen Lopetegui llevaría el cartel de tercer portero en sustitución de Santiago Cañizares, portero del Castilla. Y el último día de agosto de 1989 ficharía por el conjunto blanco el centrocampista Antonio Joaquín Parra.

La plantilla de aquella campaña estuvo compuesta, en definitiva, por Buyo, Agustín y Lopetegui como porteros, Chendo, Esteban, Ruggeri, Sanchís, Hierro, Tendillo, Gordillo, Julio Llorente y Solana como defensas, Míchel, Schuster, Martín Vázquez, Parra y Aldana como centrocampistas y en la delantera Hugo Sánchez, Butragueño, Losada y Paco Llorente. Un equipazo. Además de los miembros de la primera plantilla a lo largo de la temporada sólo participaría en competición oficial el canterano Albert Aguilá

La temporada 1989-90 sería la primera en la que ya no quedaba ningún miembro de la denominada 'vieja guardia'. Juanito se marchó al término de la temporada 1986-87, Santillana cuando acabó la 1987-88 y, como acabo de apuntar, Camacho al concluir la 1988-89. Los veteranos que había encontrado la Quinta del Buitre al llegar al primer equipo ya no estaban y con la marcha de Gallego los Butragueño, Míchel, Sanchís y compañía quedaron expuestos como claros referentes de aquel Real Madrid. No obstante, contaban con la enorme aportación de compañeros como Hugo Sánchez, Schuster, Gordillo o Buyo. De hecho, todos ellos serían los habituales de un once inicial que nos aprendimos de carrerilla... Toshack no realizó muchos cambios a lo largo de la temporada salvo cuando era estrictamente necesario por lesiones y sanciones. El equipo titular de la temporada fue, por tanto, el compuesto por Buyo, Chendo, Hierro, Ruggeri, Sanchís, Gordillo, Míchel, Schuster, Martín Vázquez, Butragueño y Hugo Sánchez

La verdad es que con Toshack los suplentes dispusieron de menos oportunidades de las que les hubiese gustado. El galés confió de manera ciega en su equipo titular, que se adjudicó la Liga de forma autoritaria. Le benefició en parte la menor carga de partidos que había por aquella época por el formato de la Copa de Europa. Sí, se jugaban menos partidos que en la actualidad. Y para colmo quedamos eliminados muy pronto... Entonces había sorteo puro y duro y te podía tocar cualquier rival a las primeras de cambio. Resultó que tocó medirse de nuevo con el Milán en segunda ronda. Sólo se jugaron cuatro partidos de Copa de Europa y los dos primeros fueron contra el Spora de Luxemburgo, al que se doblegó con un global de 9-0 y frente al que sí que se alinearon bastantes de los futbolistas menos habituales. El caso es que a partir de noviembre sólo quedó por delante la Liga y la Copa del Rey por lo que el Real Madrid pudo disponer de su once titular sin excesivos contratiempos a lo largo de toda la temporada.

Qué paradoja, ¿verdad? Se fichó a Toshack pensando en la Copa de Europa y resultó que en noviembre de 1989 ya estábamos fuera de Europa. Fue una verdadera lástima porque el duelo llegó en un mal momento, cuando el equipo todavía no había encontrado su mejor versión. Toshack trató de realizar algunos cambios en el esquema y varió algunas posiciones hasta encontrar su equipo ideal y definido. El Milán era un equipazo, aunque en la ida ganó 2-0 con un arbitraje un tanto mejorable. En la vuelta los de Toshack ganaron 1-0 pero quienes pasaron fueron los pupilos de Sacchi. La imagen no fue para nada la de la noche del 5-0 y siempre he pensado que si la eliminatoria llega a jugarse más adelante, en el mes de marzo de 1990, otro desenlace hubiera sido posible. Y es que el Real Madrid de Toshack terminó rindiendo a un grandísimo nivel. Se ganó la Liga con una autoridad aplastante y arrollando a los rivales. Fue la temporada del récord de goles de la Historia de la Liga, el Real Madrid de los 107 goles que no fueron superados hasta que el Madrid de Mourinho dejó el listón en 121 en la temporada 2011-12, es decir, 22 años después...

El Real Madrid de la temporada 1989-90 no jugó tan bien, en lo estrictamente futbolístico, como lo había hecho el de la temporada 1987-88. Aquella había sido la cumbre de aquel Madrid de la segunda mitad de la década de los ochenta. Sin embargo sí que fue mucho más efectivo y también dejó un grandísimo recuerdo entre los aficionados. El Madrid que cambió en sus camisetas el Parmalat por el Reny Picot siguió dando alegrías y se llevó la quinta Liga consecutiva para la Quinta del Buitre. Vimos al mejor Martín Vázquez, a Hugo Sánchez dando más volteretas que nunca para llevarse el Pichichi y la Bota de Oro, a Gordillo demostrando que se podía correr la banda superando la treintena, a un jovencísimo Fernando Hierro haciéndose con la titularidad desde el primer día que llegó al Santiago Bernabéu, a Schuster dirigiendo al equipo con maestría... Aquel era el Real Madrid que se presentó tal día como hoy de hace 30 años...

viernes, 19 de julio de 2019

PRESENTACIÓN REAL MADRID 1994-95

Se cumple un cuarto de siglo de la puesta en escena del equipo de Jorge Valdano

El 19 de julio de 1994, tal día como hoy de hace 25 años, el Real Madrid presentaba su plantilla para la temporada 1994-95. Después de cuatro campañas sin ganar la Liga y tras atravesar un periodo más que convulso el equipo blanco arrancaba un nuevo proyecto que despertó mucha ilusión. Seguramente uno de los proyectos que más encandilaron a la afición en muchísimo tiempo. Llegaron incorporaciones de peso siendo las más destacadas las del argentino Fernando Redondo y el danés Michael Laudrup, que cambiaba la camiseta del Barcelona por la del Real Madrid. Al frente de esta nueva aventura estaría Jorge Valdano, nuevo entrenador recién incorporado tras su buen hacer en el Tenerife.

Para entender la relevancia y la huella que dejaron aquellas novedades hay que recordar de dónde veníamos. La temporada 1993-94 había sido un desastre para el Real Madrid. Al margen de la consecución de la Supercopa de España todo lo demás fueron disgustos...

Junto a Valdano y su cuerpo técnico, compuesto por Ángel Cappa, Ángel Félix y Alberto Giraldez, se presentaron aquel 19 de julio los ya citados Michael Laudrup, Fernando Redondo y el resto de fichajes para la campaña: Quique Sánchez Flores, Santiago Cañizares y José Emilio Amavisca. También posó para las fotos junto a ellos el canterano Ismael Urzaiz, que había regresado al Club tras su cesión en el Rayo Vallecano y que, a la espera de nuevo destino, inició el ejercicio con el primer equipo blanco. El delantero navarro recalaría finalmente en el Salamanca de Segunda División y finalizaría la temporada 1994-95 consiguiendo el ascenso a Primera División.

De aquella presentación siempre recuerdo, además, el cambio de camisetas. El 19 de julio de 1994 el Real Madrid estrenaba nuevo proveedor de material deportivo después de 8 años luciendo las equipaciones de Hummel. Nuestras nuevas equipaciones serían de la firma alicantina Kelme y ese día pudimos ver por primera vez las elásticas con las garras en las mangas que se han quedado en el subconsciente de los aficionados blancos como las camisetas más representativas de los años noventa. El sponsor seguía siendo Teka. El césped del Bernabéu estaba recién remodelado y para que no se dañara el nuevo tapete los futbolistas calzaron zapatillas deportivas en lugar de las habituales botas de tacos. Las zapatillas, por supuesto, eran de Kelme, así que ese día todos los integrantes de la plantilla lucieron equipaciones completas de la nueva marca. Camisetas, pantalones, medias y calzado de Kelme

Nada más y nada menos que 55.000 espectadores se dieron cita en el Bernabéu para presenciar la presentación del equipo. ¡55.000! La cifra sería superada posteriormente, pero hace 25 años aquello fue un récord absoluto. Nunca había asistido tanta gente para contemplar la presentación del equipo. Tal afluencia de público venía impulsada, lógicamente, por toda la expectación generada durante los anteriores meses con los nuevos fichajes y con las ganas de ver a un Real Madrid renovado y que transmitía la sensación de contar con la calidad suficiente para competir con garantías.  

Ese año el Real Madrid no tenía Champions League. En Europa jugaría la Copa de la UEFA. Pero en aquellos tiempos la Liga tenía mucha importancia para nosotros. De hecho, ese era nuestro gran objetivo. Queríamos ganar la Liga y esa era la mayor ilusión de los aficionados. Con los tropiezos de Tenerife todavía recientes y cuatro años sin ganarla, la Liga era el gran objetivo para la temporada 1994-95. Y tal día como hoy de hace 25 años, durante la multitudinaria presentación del equipo, empezó a cimentarse el éxito de aquel campeonato...

lunes, 15 de julio de 2019

30 AÑOS SIN LAURIE CUNNINGHAM

Se cumplen tres décadas de la fatídica muerte del futbolista británico

El 15 de julio de 1989 el jugador Laurie Cunningham, que acababa de conseguir el ascenso a Primera División con el Rayo Vallecano, se mató en un accidente de tráfico registrado en la carrera de La Coruña. Tal día como hoy de hace 30 años, a través de las noticias, descubrí que aquel futbolista de color al que apodaban 'La perla negra' había pasado por el Real Madrid.

No le vi jugar. Empiezo a recordar el fútbol a partir de la temporada 1983-84. Ese año Cunningham estuvo en el Sporting de Gijón cedido por el Real Madrid, pero no le recuerdo. Ni siquiera conseguí su cromo para el álbum Liga 83-84 de Ediciones Este. Era un 'coloca'. No volvió a jugar en el Madrid aunque sí regresó por la capital para jugar con el Rayo Vallecano en dos etapas. Pero era Segunda División, así que al no prestarle tanta atención a la categoría de plata del fútbol español la figura de Cunningham pasó inadvertida para mí. Fue tras su muerte, al empezar a interesarme por la Historia del Club, cuando empecé a conocer datos y apuntes de la biografía del ex madridista.

Nacido el 8 de marzo de 1956, Laurence Paul Cunningham empezó a destacar con el balón en las filas del Leyton Orient. Durante las temporadas 1977-78 y 1978-79 jugó con el West Bromwich Albion. Cunningham, que fue Internacional llegando a ser uno de los primeros futbolistas de raza negra en vestir la camiseta de Inglaterra, fichó por el Real Madrid en 1979, con 23 años de edad. Llegó con un contrato para cinco años pero las cosas no le terminaron de salir bien. A finales de 1983 fue cedido al Manchester United. Tras su paso por el Sporting de Gijón recaló en el fútbol francés con la camiseta del Olympique de Marsella. Era la temporada 1984-85. En la 1985-86 regresó a las islas para incorporarse al Leicester City. Con 30 años de edad, en la temporada 1986-87, jugó su primer ejercicio con el Rayo Vallecano en Segunda. En la temporada 1987-88 vistió dos camisetas, primero la del Charleroi belga y después la del Wimbledon, equipo con el que conseguiría ganar la FA Cup de 1988 al imponerse al Liverpool en la Final. En la temporada 1988-89 volvió a jugar con el Rayo Vallecano en una campaña que concluyó con los madrileños consiguiendo el ascenso a Primera División. ¿Dónde hubiese jugado Cunningham en la temporada 1989-90? Su contrato había terminado y en el momento de su muerte no estaba nada clara la continuidad del jugador en Vallecas.

Laurie Cunningham no tuvo suerte en su paso por el Real Madrid. Las lesiones le lastraron en exceso y le impidieron jugar todo lo que hubiese deseado. En total fueron 66 partidos oficiales y 20 goles. Ganó 1 Liga y 2 Copas del Rey con nuestra camiseta. En cualquier caso, quienes le vieron en acción disfrutaron con un futbolista de una calidad técnica tremenda. Velocidad, gol y un exquisito toque de balón que se visualizaba, por ejemplo, en sus famosísimos saques de esquina. Cunningham botaba los córneres con el exterior del pie, algo muy poco habitual pero que permitía al jugador darle al esférico un curioso efecto... Una lástima que no pudiera prolongar en el tiempo las buenas sensaciones que dejó en su primera campaña como madridista, la mejor para él, en la que disputó 41 partidos oficiales entre todas las competiciones y el equipo hizo doblete de Liga y Copa del Rey. Fue en aquella temporada 1979-80, además, cuando se jugó el partido por el que siempre se le recuerda, el 0-2 del Nou Camp en el que Cunningham se llevó la ovación del público local por su gran actuación.

Hoy, en el día en el que se cumplen 30 años de su desaparición, quería escribir estas pocas líneas a modo de homenaje y recuerdo. Es justo mantener en la memoria a quienes han formado parte de la Historia del Club y a quienes han contribuido con su trabajo y esfuerzo a engrandecer un poco más al Real Madrid. Allí donde estés, Laurie, descansa en paz.

domingo, 7 de julio de 2019

CINCO AÑOS SIN DON ALFREDO

El mejor futbolista de la Historia nos dejó el 7 de julio de 2014

Casualidades, ayer se cumplieron diez años de la presentación de Cristiano Ronaldo con el Madrid y hoy se cumplen cinco años sin Don Alfredo Di Stéfano. El hombre que hizo grande al Real Madrid nos dejó el 7 de julio de 2014. El entonces Presidente de Honor del Club se fue a los pocos días de cumplir 88 años. Se le sigue echando de menos. En las presentaciones de los nuevos fichajes, en los actos y eventos relacionados con la entidad... Alfredo Di Stéfano fue el jugador que lideró al equipo que elevó a lo más alto la categoría del Real Madrid en el panorama futbolístico mundial. Fue el más grande y gracias a él nuestro Club es lo que es. Muchos no le vimos jugar pero siempre estuvo ahí, formando parte de la Historia del Real Madrid por derecho propio. Por eso sentimos tanto su muerte, por lo que había hecho en los terrenos de juego y por lo que había hecho fuera, ejerciendo como un auténtico embajador de la entidad. El vacío que dejaba era enorme...

Alfredo Di Stéfano llegó a España en el año 1953 y jugó en el Real Madrid durante once temporadas, en las que disputó 403 partidos oficiales y anotó 307 goles. Ganó 8 Ligas, 1 Copa, 5 Copas de Europa, 1 Copa Intercontinental, 1 Pequeña Copa del Mundo y 2 Copas Latinas. A título individual, Di Stéfano logró 5 trofeos Pichichi, 2 Balones de Oro y fue galardonado con el Súper Balón de Oro en el año 1989. Fue internacional con las Selecciones de Argentina y España. También entrenó al equipo blanco en dos etapas, la primera en las temporadas 1982-83 y 1983-84 y la segunda, más breve, durante unos meses de la campaña 1990-91.

Sigue en el recuerdo de todos nosotros. Cinco años después todos los aficionados del Real Madrid nos seguimos acordando de él, como no podía ser de otro modo. Siempre le estaremos eternamente agradecidos.

sábado, 6 de julio de 2019

LA PRESENTACIÓN DE CRISTIANO RONALDO

Se cumplen diez años de la primera aparición del astro portugués como futbolista del Real Madrid

El 6 de julio de 2009, tal día como hoy de hace 10 años, el Santiago Bernabéu se llenó hasta la bandera para asistir a la presentación de Cristiano Ronaldo. El portugués reunió en el estadio madridista a más de 85.000 aficionados que disfrutaron viendo a la estrella portuguesa vestida con la camiseta del Real Madrid por primera vez.

Su fichaje causó un gran impacto mediático. El Real Madrid venía de hacer una pobre campaña 2008-09 y se generó una gran expectación con la llegada de los nuevos fichajes para la temporada 2009-10. Cristiano Ronaldo, Kaká, Benzema y Xabi Alonso fueron los grandes reclamos a la hora de elevar el nivel de calidad de un equipo que necesitaba renovarse y al que también llegaron futbolistas como Arbeloa o Raúl Albiol. En cierto modo se trataba también de devolver la ilusión a los aficionados, algo parecido a lo que había sucedido en los veranos de 1994 y 1996. Si bien es cierto que las cosas no terminaron de funcionar aquel primer año con Manuel Pellegrini también hay que reconocer que gracias a todas esas incorporaciones se sentaron las bases de un Real Madrid en construcción que posteriormente con Mourinho y Ancelotti terminaría enderezando la peligrosa tendencia que había arrastrado al equipo blanco en los últimos tiempos. 

El público recibió a Cristiano Ronaldo con los brazos abiertos. Se trataba de la gran estrella del momento y venía de ganarlo todo con el Manchester United. Llegó, además, en el momento justo, con 24 años. Era joven pero con una experiencia más que contrastada en la elite. Tenía mucho recorrido por delante y prometía ser la gran estrella del equipo blanco para los siguientes años, como así terminó siendo. CR7, que en su primera temporada de blanco fue CR9, se presentó con el dorsal número 9 puesto que llegaría a coincidir una temporada con Raúl en el equipo. En su puesta de largo, televisada en directo por la pequeña pantalla, estuvo acompañado por dos leyendas absolutas del mundo del fútbol, Don Alfredo Di Stéfano y Eusebio. Un coloso del Real Madrid y un coloso del fútbol portugués. Todos los presentes disfrutaron aquella tarde de julio de hace ya una década con las primeras palabras de un Cristiano Ronaldo que se terminaría metiendo a todos en el bolsillo cuando, contando a la de tres, pidió al público que le acompañaran con aquel grito de 'Hala Madrid'. El resto, lo que vendría después, sería Historia del Club.

El hombre gol

Toda la expectación estaba más que justificada, tal y como demostró el portugués a lo largo de los siguientes nueve años. Nueve temporadas en las que el jugador se convirtió en la estrella absoluta del equipo con una regularidad que le hizo rendir al máximo de sus posibilidades. Cristiano Ronaldo marcó más goles que nadie y se convirtió en el máximo realizador de la Historia del Real Madrid. Sus cifras serán muy difíciles de superar. Disputó 438 partidos oficiales y marcó 451 goles. Lo dicho, récord absoluto. Su media con nosotros fue de 1,029 goles por partido, es decir, salió a más de un gol por partido. Nadie en la tabla de los primeros treinta máximos goleadores de la Historia del Club supera la media de un gol por partido. Entre otros logros personales Cristiano Ronaldo es el máximo goleador  del Real Madrid en Champions League con 105 goles, competición de la que también es su máximo realizador con 121 goles. También es el máximo goleador histórico del Real Madrid en una sola campaña con 61 goles en la temporada 2014-15. Con él en el equipo la escuadra blanca consiguió 4 Champions League, 3 Mundiales de Clubes, 3 Supercopas de Europa, 2 Ligas, 2 Copas del Rey y 2 Supercopas de España. Títulos en los que, por cierto, el protagonismo del portugués fue crucial para alcanzar el éxito. En el capítulo de galardones individuales Cristiano Ronaldo recibió durante su periplo madridista 4 Balones de Oro, 2 The Best, 3 Botas de Oro, 3 Pichichis y 3 UEFA Best Player in Europe Award.

Fueron nueve años de blanco. Una pena que no llegara a completar diez, una década. Nueve años en los que disfruté con un futbolista impresionante. Desde mi punto de vista el mejor jugador que he visto como madridista, con permiso de Zinedine Zidane, y creo que el más determinante del último medio siglo para el Real Madrid. Por realizar un símil, ha sido el Alfredo Di Stéfano de nuestra generación. Su salida del Club, de la que estamos a punto de cumplir un año, no fue tal y como nos hubiese gustado. Es cierto que muchos incluso le guardan cierto rencor. Pero lo que no se puede negar es que cumplió como un auténtico profesional desde el primer día que se puso la camiseta blanca hasta el último, que consiguió lo que consiguió y que sus números y estadísticas están ahí. Espero que el tiempo lime asperezas y que se le recuerde como lo que ha sido. Uno de los mejores futbolistas que han pasado por el Real Madrid a lo largo de su Historia. Su máximo goleador.

sábado, 22 de junio de 2019

ADIÓS A JUAN VÁZQUEZ

Jugador del Real Madrid durante la temporada 1953-54 

Este pasado miércoles 19 de junio de 2019 se conoció la noticia de la muerte de Juan Vázquez Toledo, futbolista que vistió los colores del Real Madrid en la temporada 1953-54. Nos deja a los 89 años. 

Juan Vázquez Toledo nació en la localidad de La Línea de La Concepción, Cádiz, el 5 de marzo de 1930.  Hermano de los también futbolistas Vicente Vázquez Toledo y Julián Vázquez Toledo, Juan despuntó como centrocampista ofensivo en las filas del Balompédica Linense en Segunda División durante las temporadas 1949-50, 1950-51 y 1951-52. Con 22 años, en la temporada 1952-53, entró en la órbita del Real Madrid al fichar por el Plus Ultra, equipo que realizaba las funciones de filial para el Club blanco. Le acompañó en esta aventura en la capital su hermano Vicente. Un año después, en el ejercicio 1953-54, viste la camiseta del Real Madrid en lo que supone su debut en la máxima categoría del fútbol español. En la temporada 1954-55 recala en Las Palmas, donde jugará 4 campañas hasta la temporada 1957-58. En la 1958-59 ficha por el Granada, también en Primera División, equipo con el que juega tres ejercicios hasta que los andaluces descienden a Segunda División en 1961. Vázquez cambió de Club y pasó al Córdoba, en Segunda División, con el que consigue el ascenso a Primera de la temporada 1961-62. Jugó dos temporadas más con el Córdoba en Primera. En la temporada 1964-65, la última para él como profesional, defendió los colores del Badalona en Segunda División.

Una vez retirado ejerció de entrenador en diversos equipos como el Córdoba, Melilla, Alcoyano o Atlético Baleares. Su vinculación con el mundo del balompié también le llevó a ejercer de concejal de Deportes en el Ayuntamiento de su localidad natal, La Línea de la Concepción. Allí residió hasta el momento de su muerte.

Su paso por el Real Madrid fue muy breve. Una sola temporada de blanco, la 1953-54. Jugó dos partidos de Liga y participó, por tanto, en la consecución del título que ganó aquel año el conjunto blanco. Fue la campaña en la que llegó Alfredo Di Stéfano. Y es que Juan Vázquez tenía una dura competencia en la plantilla llegando a compartir vestuario con auténticas leyendas madridistas como Paco Gento, Luis Molowny, Miguel Muñoz, Zárraga, Joaquín Navarro, Juanito Alonso... Llegó a vestir los colores de España al jugar un encuentro con la Selección B frente a Marruecos en octubre de 1960.

Desde 'Historias del Real Madrid' quiero expresar mi más sentido pésame a toda su familia, amigos y compañeros. Sirvan estas pocas líneas a modo de particular homenaje. Descanse en paz, Juan Vázquez Toledo.

viernes, 21 de junio de 2019

EL REAL MADRID DE BALONCESTO, CAMPEÓN DE LIGA 2018-19

La escuadra de Pablo Laso consigue el 35º título para el Club

¡Campeones de Liga! El Real Madrid se ha impuesto en Barcelona en el cuarto partido de la Final de la ACB y se proclama Campeón por un global de 3-1. Revalida el título conquistado el año pasado, cuarto en las últimas cinco temporadas. Se trata del quinto campeonato liguero del equipo en la etapa de Pablo Laso al frente de la Sección. El técnico vitoriano suma con el presente título un total de 17 en las ocho temporadas que lleva al frente del equipo.

El equipo blanco, que finalizó la Liga regular en primera posición, pone punto final a unos Playoffs por el título que arrancaron frente al Baxi Manresa, equipo al que se ganó en dos enfrentamientos por 98-75 y 88-73 superándose así los cuartos de final. En semifinales los de Laso se midieron al Valencia Basket. El Real Madrid ganó los tres primeros partidos de la serie por 94-72, 79-66 y 85-78 accediendo directamente a la gran Final. El Barcelona también accedió a la lucha por el título tras superar a Joventut y Tecnyconta Zaragoza. Los partidos decisivos frente al cuadro azulgrana arrancaron con dos victorias para el Real Madrid. Gran marcador en el primer duelo con 87-67 y 20 puntos de diferencia para los nuestros y épica remontada final en el segundo para ganar 81-80 en el segundo. Este segundo encuentro ya se ha hecho un hueco preferente en el imaginario colectivo de los aficionados blancos con esa ya inolvidable canasta de Jaycee Carroll. Un triple para la Historia cuando más necesario era. Con los dos primeros triunfos en el bolsillo la serie se desplazó a Barcelona, donde el Madrid deseaba finiquitar el campeonato con un 3-0 que, finalmente no pudo ser posible. El Barcelona se impuso 78-77 en un choque muy ajustado en el que los blancos lo tuvieron en la mano... Tocó jugar el cuarto partido, con el Real Madrid aún con margen y por delante en la pelea por el título...

Y esta vez sí. 68-74 para el Real Madrid, que celebró en la cancha del Palau su 35º título de Liga. Brillante actuación del equipo con mención especial para Facundo Campazzo y Edy Tavares. El argentino fue elegido MVP de la Final. Los blancos entraron como un ciclón al partido y suya fue la iniciativa. Los triples de Rudy y el acierto sobre la canasta rival permitieron a los nuestros ponerse con 11 puntos de ventaja, aunque la cosa no iba a ser fácil, ni mucho menos. Los locales consiguieron recortar la diferencia y el choque entró en una fase de mucho trabajo en la que hubo que estar atentos a los rebotes. De nuevo se escapaba el Madrid en el marcador y de nuevo tuvo que empujar el Barcelona para reducir distancias. No era suficiente para ellos. El equipo madridista trabajó duro y se mostró muy seguro a la par que encontraba soluciones en ataque para cerrar el partido. Victoria y título para el conjunto blanco. ¡Campeones de Liga!

Celebración en vestuarios

El capitán Felipe Reyes recibió el trofeo que acredita al Real Madrid como Campeón en compañía de Llull y los jugadores dieron rienda suelta a la lógica alegría tanto en la cancha como en los vestuarios, donde posaron con el ya tradicional selfie de grupo que realiza Sergio en estas ocasiones. "Es momento de los chicos. Que lo disfruten, se lo merecen", señalaba Pablo Laso al micrófono de Real Madrid Televisión. El técnico se mostraba realmente feliz y orgulloso con el trabajo de sus pupilos. "Ha sido una Final muy dura y muy exigente. Creo que el gran mérito del equipo durante la temporada ha sido ser capaz de mantenerse siempre, de encontrar jugadores que se encontraban mejor, jugadores que siempre van apareciendo. Yo me siento muy orgulloso del trabajo de todos. Estoy muy contento. Respecto a la Final es lo que ya sabíamos, un equipo muy exigente físicamente, en otros aspectos del juego no y teníamos muy claro qué es lo que teníamos que hacer. La sensación ha sido que hemos podido ganar el tercer partido. El primero lo ganamos bien y el segundo fue el más difícil porque fuimos detrás de ellos pero también lo ganamos. Al final estoy muy contento con la victoria y hay que felicitar a los chicos que se lo merecen", señalaba el entrenador. "Terminar la temporada ganando es un premio a un trabajo muy largo, muy exigente, y esto habla muy bien de los chicos. Cómo han sido capaces de aguantar tantos partidos a un alto nivel", puntualizaba Laso.

El título de Liga supone el cierre de una gran temporada en la que el cuadro de Pablo Laso ha sumado dos títulos después de haber arrancado el ejercicio con la consecución de la Supercopa de España en Santiago de Compostela el pasado mes de septiembre. Desde 'Historias del Real Madrid' envío mi más sincera felicitación a nuestro equipo de basket por este nuevo logro para la Sección. ¡Enhorabuena, Campeones!

jueves, 6 de junio de 2019

EL FICHAJE DE FERNANDO REDONDO

Se cumplen 25 años de la presentación de Fernando Redondo como jugador del Real Madrid

El lunes 6 de junio de 1994, el mismo día que cumplía 25 años, Fernando Redondo Neri era presentado como nuevo jugador del Real Madrid. Aquel ha sido uno de los fichajes que más ilusión me han hecho de toda mi vida como madridista. Redondo era un futbolista extraordinario que me tuvo encandilado durante sus cuatro temporadas como jugador del Tenerife. Era un centrocampista de una jerarquía tremenda, algo colosal. Un auténtico líder a pesar de su juventud. En muy poco tiempo se convirtió en un referente y en una de las estrellas de la Liga española en el marco de una época en la que casi todos los clubes de Primera División tenían futbolistas de una calidad tremenda.

Sinceramente nunca entendí que pasara tanto tiempo en las islas y que alguno de los grandes no se hiciera con sus servicios. Sonó para el Real Madrid con anterioridad, aunque no fue hasta finales de la campaña 1993-94 cuando realmente empezó a escucharse con fuerza su nombre como posible fichaje madridista. El Real Madrid no atravesaba un buen momento. Era nuestro cuarto ejercicio consecutivo sin ganar la Liga, veníamos de haber perdido dos campeonatos precisamente en Tenerife (Redondo estuvo presente en el terrorífico partido con el que concluyó la Liga 1991-92) y la temporada 1993-94 había sido un desastre...

domingo, 2 de junio de 2019

ADIÓS A REYES

Reflexiones tras la muerte del ex jugador del Real Madrid

Han pasado ya unas cuantas horas desde que me enteré de la muerte de José Antonio Reyes pero sigo dolido. Impresiona saber que alguien al que has visto jugar al fútbol ha perdido la vida. Sólo tenía 35 años y ni siquiera estaba retirado, seguía en activo en las filas del Extremadura.

Cuando empecé a seguir el fútbol, en la temporada 1983-84, Laurie Cunningham jugaba en el Sporting de Gijón. No conservo ningún recuerdo suyo como futbolista del Real Madrid y, la verdad, tampoco de sus dos periodos de estancia en el Rayo Vallecano. Por lo tanto he de decir que José Antonio Reyes es el tercer futbolista que he podido ver jugar en el Real Madrid y que ha fallecido. Juan Gómez 'Juanito' y Peter Dubovsky son quienes completan el malogrado trío. No son los únicos madridistas que nos han dejado de forma prematura, ya lo sé. No me olvido de jugadores de la Sección de Baloncesto como Fernando Martín o Drazen Petrovic.

Siempre suelo comentar que todos los futbolistas que han vestido alguna vez la camiseta del Real Madrid tienen mi respeto, jugaran mucho o jugaran poco. Todos han contribuido de alguna manera a hacer grande al Club. De todos hay algún recuerdo, algún detalle, alguna anécdota, algún partido, algún gol... Algo. José Antonio Reyes sólo estuvo un año en el equipo merengue, pero también dejó huella. De él recordaremos siempre sus dos goles frente al Mallorca en la última jornada de la Liga 2006-07, los goles que contribuyeron de forma decisiva a que el Real Madrid fuese Campeón. Es cierto que no llegó a ser titular indiscutible durante toda la campaña, pero eso no quiere decir que no fuese un jugador importante dentro de la plantilla. Todo lo contrario. De hecho, con las cifras en la mano, su paso por el Club no estuvo nada mal. Disputó 38 partidos oficiales, de los cuales saltó al terreno de juego en el once titular en 19 ocasiones, es decir, en la mitad. Pero participó casi siempre y se debe tener en cuenta la dificultad que supone jugar en un equipo con el nuestro dada la calidad habitual de los componentes de una plantilla del Real Madrid.

José Antonio Reyes jugó y aportó durante aquella temporada que, además, dejó tan buen recuerdo entre los aficionados, la de la segunda Liga que ganó el italiano Fabio Capello con nosotros. La Liga de las remontadas, seguramente el campeonato más épico que hemos vivido en los últimos tiempos. Incluso en el último partido, jugándonos el título, hubo que darle la vuelta a un marcador adverso después de que el Mallorca se marchara al descanso ganando 0-1 en el Bernabéu mientras el Barcelona se imponía sin dificultades en casa del Nástic de Tarragona. En el segundo tiempo llegaría el delirio con el gol de Reyes, el tanto de Mahamadou Diarra, y la sentencia de nuevo con un nuevo gol de Reyes. El habilidoso extremo sevillano firmó una brillante actuación ese 17 de junio de 2007 y siempre le recordaremos por aquel partido. Siempre estará en nuestro recuerdo.

Desde 'Historias del Real Madrid' vuelvo a expresar mis condolencias a toda su familia, amigos y compañeros. Descanse en paz, José Antonio Reyes.

sábado, 1 de junio de 2019

MUERE EN ACCIDENTE JOSÉ ANTONIO REYES

El futbolista jugó en el Real Madrid durante la temporada 2006-07

José Antonio Reyes, futbolista del Extremadura que militó en el Real Madrid durante la temporada 2006-07, ha fallecido esta mañana en accidente de tráfico. El jugador, de 35 años, ha perdido la vida tras salirse de la calzada el vehículo en el que viajaba junto a otros dos acompañantes. El mundo del fútbol queda conmocionado ante tal triste noticia.

Nacido en la localidad sevillana de Utrera el 1 de septiembre de 1983, José Antonio Reyes Calderón se formó como futbolista en las categorías inferiores del Sevilla. Debutó con los hispalenses con sólo 16 años, en la temporada 1999-00, y pronto se convirtió en uno de los jugadores más importantes y con mayor porvenir. En la temporada 2003-04 fichó por el Arsenal, equipo con el que se convertiría en el primer español en ganar la Premier League. En la campaña 2006-07 recaló en el Real Madrid. Un año después, en el ejercicio 2007-08, fichó por el Atlético de Madrid. Jugó con el Benfica en la temporada 2008-09, cedido por el Atlético, y los colchoneros lo recuperaron en la 2009-10. En el mercado de invierno de la temporada 2011-12 regresó al Sevilla. Su segunda etapa con los sevillanos se prolongó hasta la temporada 2015-16, periodo en el que ganó 3 veces la Europa League. La temporada 2016-17 sería la última en la que jugaría en Primera División al vestir la camiseta del Espanyol. Su siguiente equipo, en Segunda División, sería el Córdoba, con el que jugó la segunda mitad de la temporada 2017-18. Tras un breve periodo en China el de Utrera regresó a España el pasado mes de enero para recalar en el Extremadura, equipo del que actualmente era jugador.

José Antonio Reyes fue Internacional con España llegando a vestir en 21 ocasiones la camiseta de la Selección Absoluta, con la que marcó 4 goles. Fue uno de los integrantes del combinado nacional que participó en el Mundial de Alemania, en 2006, a las órdenes de Luis Aragonés

Su paso por el Real Madrid se saldó con una sola temporada. Sin embargo, colaboró activamente en la consecución de la Liga 2006-07 y fue uno de los grandes protagonistas la noche de la remontada frente al Mallorca que le dio el título al equipo blanco. Dos goles anotó aquel 17 de junio de 2007. En total, Reyes disputó 38 partidos oficiales y marcó 7 goles con la camiseta merengue, dejando además un buen recuerdo entre los aficionados madridistas.

Desde 'Historias del Real Madrid' quiero expresar mi más sentido pésame a toda su familia, amigos y compañeros. Descanse en paz, José Antonio Reyes.

FINAL DE LA CHAMPIONS LEAGUE 2019

Esta noche se cierra el reciente reinado del Real Madrid en la máxima competición continental

Este sábado 1 de junio de 2019 se disputa la Final de la Champions League en Madrid y la noticia para los madridistas es que, en esta ocasión, no estamos nosotros. Tottenham y Liverpool se juegan el preciado título y esta noche habrá nuevo Campeón de Europa por lo que se cerrará, de forma ya definitiva, una de las etapas más fructíferas del Real Madrid en esta competición. 

Después de tres años seguidos ganando la Copa de Europa y habiendo levantado el trofeo cuatro veces en cinco años es posible que más de uno se haya pensado que esto es lo normal y lo habitual. Han sido casi 1.100 días como vigentes campeones... Pero nada más lejos de la realidad. Que se lo pregunten a los aficionados que tuvieron que esperar 32 años para ver al Madrid ganarla de nuevo. Ganar la Champions es algo extremadamente difícil y precisamente por eso lo anormal es haber vivido una racha como la que protagonizó el equipo entre 2014 y 2018

Se trunca una pequeña 'tradición' para mí. Estos últimos años era habitual sentarme delante del ordenador unas horas de la Final para tratar de espantar los nervios y desear mucha suerte a nuestro equipo. Y lo cierto es que nos fue bien. Desde que inauguré este blog he vivido cuatro Finales de la Champions League y hemos tenido la gran suerte de que el Real Madrid las ha ganado todas. Cuatro de cuatro. Además tengo la suerte de haber visto las tres anteriores, La Séptima, La Octava y La Novena. Eso quiere decir que pertenezco a esa generación que ha tenido la fortuna de ver al Real Madrid ganar siete Champions League en las siete finales que ha disputado desde 1998. Es decir, no hemos visto a nuestro equipo perder ninguna Final de la Liga de Campeones.

Lo único positivo, por decir algo, es que al menos esta noche veré el partido tranquilo. Suelo pasar muchos nervios cuando el Real Madrid afronta un partido de esta importancia. Así que esta noche, no. Hoy tocará ver fútbol sin nervios. Me da igual quién gane, la verdad. No estando el Real Madrid de por medio no tengo preferencias. Tottenham o Liverpool. Que gane el mejor y que, a poder ser, nos brinden un bonito espectáculo. Es la Champions League.

El único deseo que tengo es que el Real Madrid pueda volver a disputar este tipo de partidos lo más pronto posible. Ojalá podamos volver más pronto que tarde.

lunes, 27 de mayo de 2019

DON LUIS DE CARLOS

Se cumplen 25 años de la muerte del que fuera presidente del Real Madrid entre 1978 y 1985

El 27 de mayo de 1994 fallecía en Madrid a los 87 años Don Luis de Carlos Ortiz, presidente del Real Madrid entre los años 1978 y 1985. Él era el máximo mandatario del Club cuando yo empecé a ver fútbol de niño pero, sinceramente, de aquella época no recuerdo absolutamente nada sobre su figura. Nada. Eran tiempos en los que los críos sólo estábamos pendientes de los jugadores, de lo que sucedía en los terrenos de juego y de los cromos. Del fútbol. Lo que pasaba en los despachos era algo que resultaba totalmente ajeno para los que pasábamos nuestro tiempo libre dando patadas al balón en el patio o en la calle. Fue con Ramón Mendoza cuando empecé a ser consciente de la relevancia que tenía el presidente de un club de fútbol.

Con los años fui conociendo de su existencia a través de alguna entrevista que se publicaba y a medida que me fui interesando por la Historia del Club empecé a conocer más en profundidad la biografía de este personaje tan significativo. Don Luis de Carlos fue, ni más ni menos, que el presidente que tuvo que tomar las riendas del Real Madrid tras la muerte de Don Santiago Bernabéu... Casi nada.

Durante las siete temporadas que presidió el Club el Real Madrid consiguió 2 Ligas, 2 Copas del Rey  y 1 Copa de la UEFA, precisamente el último título que levantó el equipo en vísperas de dejar el cargo. Pocos días después de conseguirse ese título europeo Ramón Mendoza sucedió a Luis de Carlos y fue ya con el nuevo presidente con quien se consiguió la Copa de la Liga con la que se cerró la temporada 1984-85. Durante aquel periodo que fue de 1978 a 1985 la Sección de Baloncesto del Real Madrid también completó un gran palmarés con 1 Copa de Europa, 1 Copa Intercontinental, 1 Supercopa de Europa, 1 Recopa de Europa, 5 Ligas, 1 Copa del Rey y 1 Supercopa de España.

viernes, 24 de mayo de 2019

UN LUSTRO DE LA DÉCIMA

Se cumplen cinco años de la consecución de la Champions League de la temporada 2013-14

Sábado 24 de mayo de 2014. Una fecha histórica para los aficionados del Real Madrid. Hoy se cumplen cinco años de ese día tan especial. El de la consecución de La Décima, esa Champions League que se hizo tanto de rogar... El cabezazo de Sergio Ramos, la prórroga, el gol de Bale, las celebraciones en Lisboa, la rueda de prensa de Ancelotti, las celebraciones de madrugada en Cibeles...

Me imagino que para los aficionados más jóvenes el gol de Sergio Ramos es el equivalente al gol de Mijatovic para la generación que vivimos La Séptima. Para nosotros, los que ya vamos siendo más mayores, el tanto de Mijatovic será el gol más importante y La Séptima la mayor alegría deportiva de nuestras vidas. Eso será siempre así. Pero tendremos que reconocer que lo de La Décima será también por siempre uno de los momentos más emotivos que habremos vivido como aficionados del Real Madrid. No al nivel de la Champions League 1997-98, pero muy cerca y con sensaciones bastante similares. Grandísima alegría, en cualquier caso.

Estos triunfos, estos días tan gloriosos y emotivos, se quedarán ahí para siempre. Los recordaremos hasta el día en el que nos vayamos. Y siempre recordaremos perfectamente dónde los vimos, con quién los vimos y cómo los vivimos. Yo me acuerdo perfectamente de los días previos, del día de la Final, del texto que estaba escribiendo aquí en 'Historias del Real Madrid' unas pocas horas antes de que echara el balón a rodar en Lisboa... Hoy, cinco años después, quiero contar una confidencia. Cómo viví y qué se me pasó por la cabeza durante aquel partido.

Si alguien se ha pasado alguna vez por el blog sabrá que siempre he sido muy pesimista con esto del fútbol. Quedé marcado por el trauma de Tenerife y desarrollé el Síndrome del Transworld Sport. El fútbol es un deporte y tengo grabado a fuego que la derrota es una posibilidad cada vez que el equipo salta al terreno de juego. Teniendo en cuenta esta premisa lo más lógico sería pensar que sufrí horrores durante la Final de Lisboa viendo cómo el reloj corría y el Madrid perdía 0-1 con el Atlético...  Pues nada de eso... Todo lo contrario!

No sé por qué pero resulta que esa ha sido una de las Finales que más tranquilo he visto, sin contar la de La Octava, de la que, por cierto, hoy también estamos de aniversario. La verdad es que no lo entiendo porque me pongo siempre muy nervioso con los partidos del Real Madrid. Pero resulta que aquel día no. Aquel día, jugándonos una Copa de Europa con el Atlético de Madrid, resultó que vi el partido con tranquilidad y una fe ciega en la victoria. Puede parecer soberbia y chulería, sí, pero juro que no tenía nada que ver con eso. Simplemente que, no sé por qué, estaba convencido de que aquella Champions League iba a ser para el Real Madrid. Es la única vez que me ha pasado. Es como si hubiese vuelto a ver el fútbol con los ojos de cuando era niño, sin presiones y nervios, simplemente disfrutando del fútbol. El cronómetro avanzaba y yo no dejaba de repetirme por mis adentros "no vamos a perder, no podemos perder". Así una y otra vez. La primera parte había sido complicada pero en el segundo tiempo el Real Madrid fue de menos a más hasta llegar a dominar con claridad. Perdíamos 0-1 pero yo estaba seguro de que marcaríamos. No sólo eso. Estaba seguro de que marcaríamos y que ganaríamos la Final. Estaba convencido de que el gol del empate acabaría llegando. Pasaban las jugadas y yo me iba diciendo "ahora marcamos, ahora viene el gol". Se acababa el tiempo pero yo seguía igual. "Ahora viene el gol. Ahora marcamos"

Sí que tengo que reconocer que llegué a titubear un poco allá por el minuto 88, más o menos... "Ostras... ¿Vamos a perder la Final? Casi es el minuto 90". Pero automáticamente volví a pensar que no perdíamos la Final. Cuando en el tiempo de prolongación llegaron aquellos dos lanzamientos de saque de esquina yo volvía a estar convencidísimo de que llegaría el gol que forzaría la prórroga. Sacamos el primero, la pelota volvió a acabar en córner y cuando Modric se dispuso a botar de nuevo el esférico yo me decía "ahora, ahora viene el gol. Ahora viene el gol". Y, efectivamente, llegó el gol de Sergio Ramos. Y la locura. Ese gol es Historia. Y tras el gol, ya sí, el convencimiento de que nos llevábamos La Décima era total. El equipo había llegado al tramo final del partido como un cohete y el subidón de moral que supuso forzar la prórroga hacía que aquello no se pudiese escapar. Y así fue. El gol de Bale, el gol de Marcelo, el gol de Cristiano Ronaldo... 4-1. Campeones.

Pero hay otra cosa, otra imagen que no olvidaré jamás de esa Final de la Champions League. Mi hermana no vivió el partido con la misma tranquilidad que yo y cuando Sergio Ramos cabeceó el balón a la red rompió a llorar de emoción y de alegría. Sentir ese momento de felicidad y ver a mi hermana viviendo ese momento con tanta intensidad fue algo increíble. Menudo estallido de felicidad. Qué cosas nos hace vivir el fútbol y el Real Madrid, parece increíble.

Esa imagen de las lágrimas de mi hermana me acompañará siempre como uno de los momentos más emotivos y bonitos que he vivido como seguidor del Real Madrid. Aquello era alegría. No olvidaré nunca ese sábado 24 de mayo de 2014. Cinco años ya...