jueves, 22 de octubre de 2015

RECORDANDO A MIGUEL ÁNGEL

El guardameta defendió la portería del Madrid entre 1969 y 1986

Miguel Ángel era el portero del Real Madrid en la temporada 1983-84, la primera de la que conservo recuerdos claros. Es, por tanto, el primer portero que me viene a la cabeza cuando recuerdo mis primeros pasos como aficionado del Real Madrid. Se turnaba bajo los palos con García Remón y con Agustín. Pero al que recuerdo como titular era Miguel Ángel, al que se le conocía con el sobrenombre de 'El Gato'.

Miguel Ángel González Suárez nació en la localidad de Las Burgas, Orense, el 24 de diciembre de 1947. Pese a no ser excesivamente alto, mide 1,74, llegó a ser uno de los mejores porteros que ha tenido el Real Madrid a lo largo de su historia. Dieciocho temporadas en la primera plantilla del equipo blanco son un signo inequívoco de que estamos hablando de una de las grandes leyendas que han pasado por el Club. Y eso que su llegada al Real Madrid fue, cuanto menos, curiosa.

Llegada al Madrid 

Al contrario de lo que suele ser habitual, la trayectoria futbolística de Miguel Ángel González Suárez se inició de forma tardía para lo que suele ser normal en jugadores de elite. Antes de llegar al fútbol, además, fue jugadorde balonmano. En una entrevista publicada en la página 458 de la obra 'Historia viva del Real Madrid', de ABC, el propio Miguel Ángel relata cómo se gestó su fichaje por el equipo de Santiago Bernabéu.  

"Yo jugaba en el Atlético Orense, el equipo de mi tierra, cuando el Celta de Vigo me propuso jugar un partido amistoso contra el Real Madrid, pues estaba interesado en ficharme para la siguiente temporada. Era uno de los partidos que el Real Madrid solía disputar entre semana como entrenamiento en la Ciudad Deportiva. Realicé unas cuantas paradas espectaculares y los técnicos del Madrid debieron fijarse en mí", señalaba el gallego en aquella entrevista.

Según parece, pocos días después de celebrarse aquel partido amistoso, el interés del Madrid se hizo realidad. "A la semana siguiente me llamaron a casa y me dijeron que estaban interesados en mis servicios. Superé  una prueba y más tarde ficharía por el equipo que siempre había admirado. Yo, desde niño, había sido madridista, y aunque no suponía para mí una meta el jugar en el club de mis preferencias, vi mi sueño convertido en realidad, y la verdad es que no me lo terminé de creer hasta pasado un cierto tiempo. Estaba como en una nube de la que me costaba bajar. Así fue como de pronto, con veinte años, pasé del Atlético Orense al Real Madrid, cuando en un principio mi destino iba a ser el Celta de Vigo", recordaba Miguel Ángel González para ABC.

Miguel Ángel fichó directamente por el primer equipo del Real Madrid, pero tuvo que ganarse a pulso el derecho a jugar. En la temporada 1967-68 es cedido al Castellón, en Segunda División, donde juega como titular y disputa 26 encuentros ligueros. La temporada 1968-69 es su primera campaña como miembro de la primera plantilla del Real Madrid, pero no juega ningún partido oficial. Tiene 21 años y es el tercer portero por detrás del gran Antonio Betancort (QEPD) y de Andrés Junquera.

Su debut con la camiseta del Madrid llega en la siguiente temporada, 1969-70. Fue en un partido de Liga en Valencia, el 23 de noviembre de 1969. Miguel Ángel disputó sus primeros minutos oficiales con la camiseta del Real Madrid al sustituir en el minuto 80 a Betancort. Aquella campaña jugó otros dos partidos más.

Los años 70

La competencia fue muy dura durante el primer lustro de la década de los setenta. Betancort, Junquera, Borja, Corral, García Remón... Muchos buenos porteros para un solo puesto. Aún así, Miguel Ángel consigue disputar varios partidos cada temporada, hasta que en la campaña 1974-75 recae sobre sus hombros... mejor dicho, sobre sus manos, la responsabilidad de asumir la titularidad de manera contínua. Aquella es su primera gran temporada, jugando un total de 43 partidos entre todas las competiciones. 

Según recoge la enciclopedia '100 años del Real Madrid' publicada por el diario As, su mejor actuación como madridista se registró en la Final de Copa de 1975, frente al Atlético de Madrid, celebrada el 5 de julio de 1975. Aquella noche, 'El Gato' fue crucial con sus intervenciones para evitar que el Madrid encajara gol alguno. Se llegó al minuto 90 con 0-0 en el marcador y al no anotarse ningún gol en el tiempo extra hubo que recurrir a la tanda de penaltis, en la que Miguel Ángel detuvo dos penas máximas, aunque en la segunda de ellas el colegiado ordenó repetir el lanzamiento. El Real Madrid se proclamó campeón y, por lo visto, Miguel Ángel fue decisivo en aquel triunfo.

En la temporada 1975-76 el portero gallego atravesaba su mejor momento de forma y cuajó un sensacional arranque de campaña del que ahora se cumplen cuarenta años y que le ha llevado a ser actualidad de nuevo. El diario As publicaba una entrevista el pasado 14 de septiembre en la que rememoraba aquellos cuatro primeros partidos de la Liga 1975-76 en los que no recibió ningún gol. "Yo siempre empezaba las temporadas a muerte, pero la clave estaba en mi cuarteto defensivo. Sol, Pirri, Benito y Camacho permanecieron varios años y eran un seguro de vida para los porteros del equipo", contaba Miguel Ángel para As

Aquella temporada 1975-76 el Real Madrid ganó la Liga y 'El Gato' se adjudicó el Zamora, señal de que aquella seguridad defensiva que mostró el equipo durante el arranque de la temporada se mantuvo a lo largo de todo aquel campeonato. Además, le llegó la Internacionalidad en un encuentro disputado en Sarriá el 12 de octubre de 1975 frente a Dinamarca que concluyó con el resultado de 2-0 a favor de España.

Repasando las trayectorias de Miguel Ángel y de García Remón me he dado cuenta de que fueron dos porteros que sufrieron lesiones de importancia. Precisamente esas lesiones eran las que propiciaban que los dos guardametas se fuesen turnando en la portería a lo largo de los años. "Es verdad. Nos turnábamos por lesiones. Me explico. Era tal el nivel de competencia entre los dos, que sólo ir a la enfermería te quitaba la titularidad", explicaba Miguel Ángel al diario As.

Durante su estancia en la primera plantilla del Real Madrid sufrió una rotura de clavícula y en 1979, con 31 años, padeció una rotura de ligamentos cruzados internos y menisco en su pierna derecha. ¿Adiós al fútbol? titulaba en portada Don Balón en su número 184 de abril de 1979. "Soy consciente de que mi lesión es muy seria, pero confío en recuperarme", señalaba a la revista el guardameta gallego.

Y sí. Se recuperó. Miguel Ángel volvió a los terrenos de juego y durante la primera mitad de los años ochenta siguió poniéndose los guantes luchando por la titularidad, en buena lid, con su eterno compañero Mariano García Remón y con el joven Agustín, que se había incorporado a la primera plantilla del equipo en la temporada 1980-81. Los tres guardametas se repartieron todos los partidos oficiales que jugó el Madrid entre 1980 y 1984, cuando se unió a la pelea otro canterano, Ochotorena

La última lesión

Como ya hemos visto, las lesiones estuvieron presentes a lo largo de la carrera deportiva de nuestro protagonista de hoy. Y precisamente fue una lesión la que le apartó de la portería de manera definitiva. En la temporada 1984-85 Miguel Ángel fue el portero titular del equipo blanco. El jueves 30 de mayo de 1985 el Real Madrid disputaba en Gijón el encuentro de ida de semifinales de la Copa de la Liga con el Sporting. El Madrid perdió 3-1 para remontar en la vuelta 3-0 y acceder a la Final. Pero lo peor de aquel día en Gijón no fue la derrota. Miguel Ángel sufrió una grave lesión que le obligó a ser sustituido por Ochotorena en el minuto 76. Un encontronazo con el jugador local Espinosa, ex jugador blanco que había militado en el Castilla, le provocó al portero una fractura de tibia y peroné. Retirado en camilla del campo, el guardameta tuvo que ser intervenido quirúrgicamente en una clínica próxima al estadio de El Molinón.

Ingresado en la clínica, allí en Gijón, Miguel Ángel, cuyo contrato con el Madrid expiraba el 30 de junio de 1985, recibió una noticia agradable. Vía telefónica se enteraba de su renovación por una temporada más, lo que garantizaba su presencia en la plantilla del Real Madrid para la temporada 1985-86. Gran gesto de Ramón Mendoza, que acababa de acceder a la presidencia del Club

El gallego tenía 37 años en el momento de la lesión y por delante tenía un periodo de no menos de cinco meses de inactividad. De hecho, durante la presentación del equipo de la temporada 85-86, el 19 de julio de 1985, el jugador estuve presente con muletas y sin poder vestirse de corto. No volvió a jugar en competición oficial. Aquella temporada 1985-86 fue la última de Miguel Ángel como jugador en activo. Atrás quedaba un total de 346 partidos oficiales con el escudo del Real Madrid

"Lamentablemente, y como consecuencia de mi periodo de recuperación, no he podido intervenir en una temporada que ha sido prácticamente inmejorable. El Real Madrid es un equipo que necesita títulos todos los años y en éste hemos cosechado dos muy importantes y se ha caído en las semifinales del tercero. Pienso que es algo difícil de repetir", aseguraba el portero al término de aquella temporada 1985-86.

En el momento de retirarse, con 38 años, Miguel Ángel presentaba un palmarés impresionante. Como jugador blanco ganó 8 Ligas, 5 Copas, 1 Copa de la Liga y 2 Copas de la UEFA. A título individual se hizo con el Trofeo Zamora de la temporada 1975-76. Fue Internacional con la Selección en 18 ocasiones, estando presente en los Mundiales de Argentina en 1978 y España en 1982.

Después de colgar los guantes, Miguel Ángel González siguió ligado al Real Madrid. Nada más retirarse pasó a ser delegado del equipo y posteriormente ejerció las labores de entrenador de porteros en el primer equipo y de director de la Ciudad Deportiva. 'El Gato', que tras sufrir aquella última grave lesión en Gijón aseguró que su deseo era el de "volver a jugar", pudo quitarse la espina con el equipo de veteranos del Real Madrid

Desde 'Historias del Real Madrid', sirva esta entrada a modo de homenaje y reconocimiento por tantos años defendiendo la camiseta y el escudo del Club.

No hay comentarios:

Publicar un comentario