jueves, 23 de julio de 2015

RECORDANDO A JUAN JOSÉ

El gaditano estuvo tres años en el Real Madrid y fue internacional

Finalizo hoy el repaso que pretendía realizar a los jugadores que dejaron el Real Madrid en el verano del año 1985. Me queda hablar del segundo de los defensas que salieron de la entidad hace ahora tres décadas. Junto a Fraile dejaba la disciplina de nuestro equipo Juan José Jiménez Collar. Juan José, o Sandokán, apodo por el que se conocía al jugador, vistió la camiseta blanca de Zanussi durante tres campañas entre los años 1982 y 1985.

Para los que le vimos jugar es imposible olvidarle por su aspecto físico. Aquella melena, aquella barba y aquel bigote eran inconfundibles. Lo que me resulta curioso es que así como Stielike y Del Bosque me daban miedo cuando yo era niño por sus bigotes, Juan José no me despertaba el mismo temor a pesar de que su aspecto, qué duda cabe, era más 'fiero', por así decirlo. La imagen de Juan José era tan peculiar que de ahí precisamente provenía el sobrenombre que he mencionado antes de Sandokán.

Sandokán es el famoso protagonista principal de las novelas de aventuras escritas por el escritor y periodista italiano Emilio Salgari. En el año 1976 sus aventuras fueron llevadas a la televisión en una serie que generó un tremendo éxito en países como Italia o España, donde se emitió precisamente aquel mismo año 76 a través de TVE. Por supuesto yo no había nacido todavía, pero recuerdo que la sintonía había calado entre los hermanos más mayores de mis amigos del barrio, así que la popular canción de la serie pasó de los más mayores a los más pequeños. También había calado en nuestro país la fama del actor que ponía cara a Sandokán, el intérprete indio Kabir Bedi. Bueno, pues resulta que Kabir Bedi, es decir, Sandokán, y el jugador de fútbol Juan José... ¡eran como dos gotas de agua! El apodo estaba más que justificado.

Su carrera

Juan José Jiménez Collar nació en Cádiz el 29 de julio de 1957 y fue en su ciudad natal donde empezó a despuntar como futbolista. En las postrimerías del año 1976, mientras TVE emitía la serie Sandokán, Juan José ya despuntaba en las filas del filial del Cádiz. En la temporada 1977-78 juega en Tercera División con el Jerez Industrial cedido por el Cádiz. Aquel año, por cierto, el primer equipo gaditano desciende como colista a Segunda División. Ya en la siguiente campaña, 1978-79, regresa al Cádiz y pasa a formar parte del primer equipo a las órdenes del técnico Roque Olsen, jugador del Real Madrid durante la década de los cincuenta, por cierto.

En Segunda División, con 21 años recién cumplidos, Juan José se afianza como lateral derecho a pesar de que, por lo que leo, en las categorías inferiores del Cádiz había jugado de centrocampista como interior derecho o extremo diestro. En Segunda División juega tres campañas con el Cádiz, 1978-79, 1979-80 y 1980-81. En ese último ejercicio, el Cádiz es segundo por detrás del Castellón y asciende a Primera División. Juan José ya es un fijo en el equipo amarillo y con él va a poder saborear, por fin, la máxima categoría del fútbol español. Sería en la temporada 1981-82, vísperas del Mundial de España.

En la temporada 1981-82 el Cádiz es decimosexto clasificado y no puede mantener la categoría, volviendo a Segunda División. Las cosas no han ido bien a nivel colectivo, pero a nivel personal Juan José cuaja una buena campaña. Jugó 33 partidos de Liga, todos ellos como titular y 32 completos, llegando a ser el cuarto jugador de la plantilla con más minutos. Marcó además sus dos únicos goles como jugador de Primera. En la segunda jornada, el Cádiz le gana 1-0 al Racing de Santander y el único tanto del encuentro lo anota Juan José. En la sexta jornada, el Cádiz vence al Hércules 3-2 y el tercer tanto local lo marca Juan José. En definitiva, dos goles que terminaron valiendo cuatro puntos (en aquellos tiempos la victoria computaba por dos puntos).

Las buenas actuaciones de Juan José, que suplía su falta de técnica con velocidad, entrega y pundonor, no pasan desapercibidas para técnicos y clubes. El futbolista incluso es convocado en cuatro ocasiones con la Selección, aunque no llega a debutar con Santamaría. Llegó a formar parte de la preselección para jugar el Mundial, aunque al final quedó fuera de la lista. Pero ahí estaba... Y llegó el tren del Real Madrid.

Etapa blanca

En abril de 1982, nada más terminar la Liga 81-82, se confirma el pase de Juan José Jiménez al Real Madrid que ya había cerrado un acuerdo con el presidente gaditano Manuel de Irigoyen a finales del pasado mes de enero. La operación se había cerrado en un abrir y cerrar de ojos, tal y como recordaba el propio futbolista en una gran entrevista que le realizó J.M. Sánchez Reyes para el 'Diario de Cádiz' el 26 de enero de 2014. "Al finalizar un partido en Madrid contra el Atlético, en la 81-82, en Primera, llegó Irigoyen para decirme que me tenía que quedar en Madrid, que teníamos puente aéreo con Barcelona porque allí estaban interesados. Esa noche, hablando en la cena me dijo Irigoyen que también estaba el Madrid interesado. No me lo pensé y le dije que hablásemos con el Madrid. Sin saber qué me iba a ofrecer el Barça", explica Juan José. Todo aquello sucedió el domingo 24 de enero de 1982. El Cádiz había perdido 1-0 en el Manzanares ante los colchoneros, para los que anotó el mexicano Hugo Sánchez.

Juan José llegó al Madrid al mismo tiempo que estrenaba paternidad junto a su mujer Paqui, con la que se había casado el 29 de mayo de 1980. Terminó instalándose en Majadahonda, zona en la que residían los también jugadores madridistas Ángel y Portugal. Con ellos entabló amistad, aunque tuvo buena relación con todos sus compañeros de vestuario, tal y como contaba en la revista oficial del Club en su número de septiembre de 1982. "Todos son buenos compañeros y salgo con todos. Ahora, en efecto, no vamos generalmente a ningún sitio, porque la pretemporada cansa bastante y no tenemos deseos de salir, sino de descansar", explicaba Juan José sobre sus primeros meses en la capital.

En aquel número 388 del Boletín Informativo Real Madrid se apuntaba que durante los partidos de la pretemporada de aquel verano del 82 se le había visto al gaditano "en buena forma física", aunque el jugador se mostraba competitivo y exigente. "Todavía he de rendir mucho más. Aún no estoy al 100 por 100", aseguraba el defensa.

Aquel mismo año se estrenó como internacional. Miguel Muñoz sustituyó al frente del combinado español a Santamaría tras el Mundial de España y entre las novedades del nuevo técnico estaba la convocatoria del gaditano. Esta vez sí, debutó con la Selección en un encuentro frente a Islandia celebrado en Málaga el 27 de octubre de 1982. Las crónicas mencionan a Juan José como uno de los destacados de aquel encuentro con sus internadas por la banda derecha. De hecho, aquel partido lo gana España 1-0 con gol de Pedraza tras jugada de Sandokán. En total, jugó cuatro partidos como Internacional entre octubre de 1982 y abril de 1983 durante la fase de clasificación para la Eurocopa de Francia.

En su primera temporada en el Real Madrid, 1982-83, Juan José Jiménez es fijo en el equipo para su entrenador Alfredo Di Stefano. Disputa la friolera de 52 partidos oficiales con la camiseta blanca siendo titular en todas las competiciones que disputa el cuadro del Santiago Bernabéu. Para hacernos una idea, en Liga es el tercer jugador con más partidos y más minutos de toda la plantilla, sólo por detrás de José Antonio Camacho y de John Metgod.

La única pena para Juan José y para todos los madridistas fue la ausencia de títulos en una campaña en la que se llegó a todas las finales posibles sin lograr levantar ningún trofeo. El gaditano fue titular en la Final de la Recopa de Europa frente al Aberdeen, saltó en el once inicial en los dos partidos de la primera edición de la Supercopa de España, jugó la Final de la Copa del Rey y los dos encuentros de la Final de la Copa de la Liga, última competición de la temporada 82-83. Y precisamente fue en aquella última competición en la que se registró una jugada por la que se le recuerda mucho a Juan José. Y no siempre con buena fe por parte de algunos...

Fue el domingo 26 de junio de 1983, en el encuentro de ida de esa Final de la Copa de la Liga. Minuto 57 de partido. El Barcelona gana 0-1 en el Bernabéu. El Madrid está volcado buscando el empate y se produce una jugada de contragolpe que deja a Diego Armando Maradona con el balón casi en el medio campo y sin ningún futbolista blanco entre él y el guardameta Agustín. El argentino avanza totalmente solo y encara al joven arquero madridista que sale tratando de tapar la portería a la desesperada. Maradona regatea a Agustín hacia la derecha y le supera quedando la puerta vacía. En ese momento, corriendo a la desesperada llega Juan José, que se lanza al suelo tratando de interponerse entre Maradona y la línea de gol, pero el  Pelusa vuelve a hacer un regate y esquiva a Sandokán, que sin poder frenarse por la velocidad con la que llegaba se golpea contra el poste de la portería. Superado también el defensa, Maradona anota el 0-2. Después, el Real Madrid igualaría el marcador con goles de Vicente Del Bosque y Juanito, que anotó el 2-2.

No recuerdo nada de todo aquello, pero viendo repetidas veces en YouTube el vídeo del gol tengo la impresión de que poco se le puede reprochar a Juan José. Más bien todo lo contrario. El gol es una genialidad de Maradona y punto. Sandokán bastante consigue con lograr llegar a portería para tratar de evitar un gol que estaba más que cantado desde el mismo momento en el que Maradona supera a Agustín y se queda con todo a favor para marcar. Aún así, está a punto de salvar el gol. Y, además, el ímpetu con el que llega hace que el madridista se golpee sus... digamos, partes nobles, contra el palo. Y eso sí que es 'dejárselo todo' por defender al Real Madrid. Sin embargo, hay algunos que cuando recuerdan aquella acción lo hacen desmereciendo sin motivo al lateral gaditano.

Sobre aquella jugada también hablaba Juan José en la entrevista para el 'Diario de Cádiz' Le preguntaba el periodista por aquel regate de Maradona y si para él suponía un orgullo, dada la categoría del astro argentino, o un fastidio. "No me importa. Pero nadie dice que Juan José viene desde el campo contrario en diagonal y que todos los demás del Madrid se quedan parados. En vez de hacer como Goicoechea y romperle la pierna, cubrí el balón. A algunos le hace gracia incluso el regate, y es por lo que les digo: tú te morirás y pocos se acordarán de ti, pero yo seguiré vivo en los vídeos, en las hemerotecas, en los libros... Me precio de haber jugado 14 años como profesional y no haber lesionado a un futbolista", respondía Juan José con toda la razón del mundo.

Temporada 1983-84

A lo largo de la temporada 1983-84 Alfredo Di Stefano siguió contando con Juan José, aunque Sandokán participó menos que en su primera campaña como merengue. A la pugna con Isidoro San José por el lateral derecho de la defensa blanca se sumó Miguel Porlan Chendo, que desde aquel ejercicio 1983-84 pasó a formar parte de la primera plantilla dejando definitivamente el Castilla. Aún así, disputa 26 partidos oficiales y participa en todas las competiciones que afronta su equipo aquel año.

En la temporada 1984-85, su tercera campaña con el Madrid, jugó muy poco. Amancio Amaro sustituyó en el banquillo a Di Stefano y el nuevo técnico casi no contó con el gaditano. Sólo jugó cuatro partidos oficiales, tres de Liga y uno de Copa de la Liga. A Juan José le tocó vivir los éxitos sin vestirse de corto. Pero allí estaba. Era uno más de la plantilla y yo siempre he defendido que los títulos, en el fútbol, son colectivos. Los suplentes también ayudan con su esfuerzo y su trabajo en los entrenamientos a poner las cosas difíciles a los titulares y a incrementar el rendimiento de todos los integrantes de un plantel de jugadores.

Cuando el 22 de mayo de 1985 el Real Madrid se proclamó Campeón de la Copa de la UEFA, Juan José estaba en el palco con sus compañeros recibiendo el trofeo europeo. Si nos fijamos en las imágenes de televisión, podemos ver al presidente Don Luis de Carlos, QEPD, bajando las escaleras en dirección al terreno de juego abrazando en todo momento a sus jugadores Juan José y San José, uno a cada lado. "Ha sido un triunfo muy importante para el fútbol español en general y para el Real Madrid en particular, ya que el nombre de ambos sigue sonando muy fuerte en Europa. No había conseguido en mis tres años ningún título oficial con el equipo y por ello estoy muy contento. Ojalá se repita en muchas ocasiones más el triunfo en una competición que para mí es la más difícil de todas, dado el elevado número de grandes conjuntos que la disputan", explicaba Juan José en el boletín oficial del Real Madrid sobre la consecución de la Copa de la UEFA.

En una entrevista publicada en el número 421 de la revista del Real Madrid, en junio de 1985, Juan José hablaba de las tres temporadas que pasó en el equipo madrileño. "Ha habido para todos los gustos. Recuerdo con especial agrado la primera temporada. Venía con una gran ilusión, jugué muchos partidos y el equipo estuvo a punto de lograr lo máximo que un equipo puede conseguir en un año. Llegamos a cinco finales y por verdadera desgracia no se ganó ninguna. Durante la segunda campaña, pese a que estuve algunos partidos sin jugar, puedo decir que estaba mejor físicamente. Sin embargo, ésta ha sido muy desafortunada para mí; no tuve en un principio oportunidades, tal vez fuese que mis características no iban con el esquema que se quería poner en práctica por parte del entrenador, y salvo al final he pasado el año prácticamente en blanco", explicaba entonces con detalle Juan José.

En aquella entrevista, Sandokán admitía la desilusión que sufren los jugadores de fútbol cuando no son convocados para jugar por sus equipos, una circunstancia que a él mismo le tocó vivir en su último ejercicio como jugador blanco. "Hay que tener en cuenta que estás durante toda la semana luchando por estar entre los quince convocados y no verte produce una cierta impotencia. Es algo muy duro y que poco a poco puede ir desilusionando a un jugador", confesaba el gaditano. Aún así, Juan José se sentía muy orgulloso de pertenecer a la plantilla del Real Madrid. "Puedo manifestar claramente y sin ninguna duda que nunca me arrepentiré de haber fichado por el Real Madrid", declaraba tajante un Juan José que además añadía que para él, el Real Madrid era lo máximo. "Junto con el fútbol, lo es todo. Llegar a este club y jugar en la selección española fue una de las cosas más importantes para cualquier jugador, ten en cuenta que en mi caso, también, era seguidor desde pequeño del Real Madrid", contaba el lateral.

Aquel mismo mes de junio en el que se publicaba esta entrevista, Juan José terminaba su contrato y se le preguntaba qué era lo que esperaba que sucediera con su futuro inmediato. "Es difícil, ya que entra una nueva Junta Directiva, un nuevo técnico y tendrán unas determinadas ideas. Tengo el hándicap de no haber actuado este año y por ello creo que será muy problemática la renovación. Siempre he dicho que el Real Madrid es el mejor equipo del mundo, pero soy aún joven y tengo que mirar el futuro de mi familia. De no continuar, lucharía, donde fuera, por volver a la selección y demostrar que podía haber seguido alguna temporada más en el club madridista", explicaba un Juan José Jiménez muy realista y que parecía advertir que no iba a seguir en el Bernabéu.

Con su carácter extrovertido, supongo que Juan José era uno de esos jugadores de los que se suele decir que hacen piña en el vestuario. Otra de las imágenes de aquella recta final de la temporada 1984-85 es la del alemán Uli Stielike despidiéndose del Santiago Bernabéu el día de su último partido, en la vuelta de la Final de la Copa de la Liga frente al Atlético de Madrid. En la fotografía que adjunto, podemos ver que el futbolista que sostiene a hombros en lo alto a Stielike es el gaditano Juan José. Aquel día, él también se estaba despidiendo del público del Santiago Bernabéu. Juan José Jiménez Collar, al igual que su buen amigo Ángel, Isidro, Fraile, Pineda y Lozano acompañarían a Stielike en su salida del Club. Como advertía el propio Juan José en la mencionada entrevista de junio de 1985, se avecinaba una nueva etapa para el Real Madrid. Ramón Mendoza llegaba con caras nuevas. Y para que unos llegaran, otros tenían que salir...

Vuelta al Cádiz

Tras dejar el Real Madrid terminó volviendo al Cádiz, aunque con algunos problemas. Su representante no le encontró acomodo y aquel verano se llegó a ver sin equipo y todo realizando la pretemporada por su cuenta. Pero Juan José seguía siendo muy popular entre la hinchada del Cádiz, que reclamó su vuelta como la de un hijo pródigo. Y, en efecto, en la temporada 1985-86 volvió a jugar en su Cádiz, en Primera División. Durante seis campañas consecutivas volvió a llevar la camiseta amarilla.

Supongo que todos los madridistas recordamos aquel golazo de Butragueño frente al Cádiz en la Copa del Rey 86-87. Fue el miércoles 11 de febrero de 1987. El Real Madrid ganó 6-1 a los gaditanos y el último tanto, obra del Buitre, fue antológico. Se deshacía de los defensas y regateaba en un palmo de terreno al portero Pedro Jaro. De aquel golazo recuerdo claramente la celebración, con Juanito subiéndose a hombros a Butragueño, que después recibía las felicitaciones de sus compañeros. Pero también recuerdo el precioso gesto de los futbolistas gaditanos dando la enhorabuena a Emilio por la obra de arte que acababa de realizar. Uno de ellos era su ex compañero en el Madrid Juan José, que aquel día salió desde el banquillo para disputar la recta final del duelo y lució el dorsal número 12. Sandokán felicitó al Buitre con un cariñoso toque con la mano en el cuello. Por cosas como aquella, yo siempre seguía las carreras y lo que hacían los jugadores ex madridistas, a los que siempre deseaba lo mejor. Siempre y cuando no perjudicaran al Real Madrid, claro.

La temporada 1990-91 fue la última de Juan José como jugador profesional. Dejó al Cádiz en Primera tras una promoción con el Málaga que debió de ser de infarto para los seguidores de ambos equipos. Después de los dos partidos el marcador señalaba un global de 1-1 por lo que hubo que recurrir a la prórroga y a los penaltis. Juan José ejecutó un lanzamiento y anotó. Después su guardameta Jozsef Szendrei detuvo el siguiente disparo y el Cádiz se quedó en Primera División un año más. Aquel verano Juan José cumplió 34 años y de cara a la temporada 1991-92 el cuerpo técnico decidió no contar más con sus servicios. Pese a que se sentía con fuerzas para seguir jugando, Juan José puso fin a su carrera deportiva.

Tras colgar las botas, a Juan José Jiménez no se le cayeron los anillos por desempeñar trabajos de todo tipo. "De mi época hay muchos futbolistas que lo han pasado mal porque no se ganaba tanto dinero. Yo no me puedo quejar porque he estado en la central térmica, en Delphi, de tubero en Bazán, de albañil, de repartidor... hasta que la espalda ya no pudo más", relata. En definitiva, se ganó la vida como cualquier persona hasta que problemas de salud le obligaron a pasar por el quirófano y tener que dejar de trabajar. Actualmente es pensionista y disfruta ejerciendo de abuelo. Estoy seguro de que podrá contarles a sus nietos muchísimas anécdotas e 'historias' de todo lo que vivió a lo largo de sus muchos años como futbolista. Algunas de ellas, además, serán 'Historias del Real Madrid'.

Números como madridista

En total, Juan José jugó un total de 82 partidos oficiales con la camiseta del Real Madrid a lo largo de las tres temporadas que permaneció en la casa blanca. Curiosamente, los títulos que ganó llegaron en la campaña en la que menos jugó, la última. La Copa de la UEFA y la Copa de la Liga, competición en la que además participó aquella temporada 1984-85, figuran en su palmarés como jugador profesional.

Acaban de cumplirse treinta años de todo aquello, pero tres décadas después, Juan José no se olvida de su paso por el Santiago Bernabéu. Lógicamente, es cadista hasta la médula, pero nunca ha renegado de su pasado blanco. Siempre fue también muy madridista. "Y lo sigo siendo. Hace poco estuve en la cena de Navidad del club y allí me tratan como si me hubiera llevado 30 años en la casa. En la capital se acuerdan de mí", recordaba al 'Diario de Cádiz'.

Yo también me he querido acordar de aquel jugador de aspecto tan peculiar que salía en los cromos de la década de los ochenta que guardaba de niño y que aún conservo como un tesoro. Así es imposible borrar de la memoria a todos aquellos futbolistas que un día defendieron la camiseta del Real Madrid. Y 'Sandokán' Juan José también fue uno de aquellos míticos jugadores. "Nunca me arrepentiré de haber fichado por el Real Madrid", ha declarado en numerosas ocasiones el gaditano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario