domingo, 19 de julio de 2015

HUGO SÁNCHEZ, GORDILLO Y MACEDA

Se cumplen treinta años de la presentación del Real Madrid 85-86

Supongo que son imágenes que se habrán visto mucho. Fotografías de Hugo Sánchez, Gordillo y Maceda posando juntos con la camiseta blanca del Real Madrid. Cualquier reportaje sobre alguno de estos tres míticos jugadores seguro que contiene alguna instantánea de estos tres futbolistas juntos. Eran las tres principales novedades de la plantilla del Real Madrid para la temporada 1985-86, que se presentó ante los medios de comunicación y la afición el viernes 19 de julio de 1985. Es decir, tal día como hoy de hace treinta años

Correcto. Hoy se cumplen tres décadas de la puesta de largo del primer proyecto deportivo del entonces recién llegado Ramón Mendoza. El nuevo presidente le dio un nuevo impulso al equipo y se trajo a tres de los mejores futbolistas que militaban en la Liga: Hugo Sánchez, Gordillo y Maceda.

Hugo Sánchez, vigente Pichichi aquel año 85 con el Atlético de Madrid, cambiaba la camiseta colchonera por la merengue utilizando como equipo puente al UNAM mexicano. Así lo habían acordado las tres partes implicadas. Vicente Calderón traspasaba al ariete al equipo universitario en el que ya había militado antes de llegar a España en el año 1981. A su vez, el 15 de julio, los Pumas de la UNAM traspasaban al jugador al Real Madrid, que se hacía con los servicios de un goleador feroz.

Rafael Gordillo era un clásico de la Liga Española desde su debut en Primera con el Betis en la campaña 1976-77. Símbolo de los verdiblancos, con los que había militado las anteriores nueve campañas, daba el salto al Real Madrid en la plenitud de su carrera, con 28 años. Era uno de los fijos de la Selección, con la que había disputado la Eurocopa de 1980, el Mundial de España del 82 y la Eurocopa de Francia del 84 en la que el conjunto de Miguel Muñoz se proclamó subcampeón. Todo un clásico, corriendo por la banda izquierda con las medias caídas.

Antonio Maceda Francés había sido fichado del Sporting de Gijón. Ya recordé su trayectoria aquí en 'Historias del Real Madrid' con motivo del veinticinco aniversario de su retirada. Al igual que su compañero Gordillo, era otro de los fijos indiscutibles de la Selección. Defensa central de enorme calidad y con facilidad para sumarse al ataque, Maceda era uno de mis jugadores favoritos pese a no jugar en el Real Madrid. La alegría que me llevé con su fichaje fue enorme.

Presentación multitudinaria

Los flamantes nuevos fichajes fueron las grandes estrellas de un acto de presentación que rompió récords para la época. Más de 40.000 personas se dieron cita en el Santiago Bernabéu en aquella calurosa tarde del viernes 19 de julio de 1985, algo muy poco habitual en aquellos actos que servían poco más que para hacerse las fotos de rigor y realizar un suave primer entrenamiento para que los reporteros gráficos tomaran imágenes. Pero, sin duda, la presencia de tanta gente en aquella presentación del Madrid 85-86 era un síntoma de que había ilusión en el madridismo. Ramón Mendoza trajo aires nuevos para el Club y sobre todo grandes jugadores para apuntalar una plantilla de gran calidad. No se volvería a ver algo así hasta otro 19 de julio, pero de 1994, cuando el Bernabéu reunió a más de 55.000 madridistas para ver la presentación del Madrid 1994-95 de Valdano, Laudrup, Redondo y compañía.

La verdad es que echo de menos aquellas presentaciones de inicio de temporada. Eran como una liturgia para dar la bienvenida a la pretemporada. Y, sobre todo, echo de menos la seriedad de aquellos actos en los que ya podíamos ver las plantillas completas y prácticamente cerradas. Hoy en día hay que esperar al último día del mercado de fichajes para saber quiénes llegan, quienes siguen y quiénes se van. Antes no era así. Antes se trabajaba con antelación para que el día de la presentación ya estuviesen cerrados todos los fichajes, en la medida de lo posible. Por eso ya no tienen sentido aquellas presentaciones de antaño. Y el mejor ejemplo de lo que digo es el que estoy recordando hoy. Presentación un 19 de julio con la plantilla ya completa y los fichajes hechos. Hugo, Gordillo y Maceda. Y a trabajar durante la pretemporada para poner a punto el equipo de cara al inicio de la campaña oficial.

Seguía al frente del equipo Luis Molowny, en la que sería su última campaña como entrenador del Real Madrid. Ramón Grosso era su segundo. Aquella temporada regresó al Real Madrid José Martínez Pirri para incorporarse al organigrama del Club como médico del equipo. Qué barbaridad... ¿Se imagina alguien en la actualidad a un futbolista estudiando la carrera de Medicina mientras juega al fútbol?

Molowny y sus ayudantes tenían a su disposición una plantilla colosal. La mezcla perfecta entre la juventud de la Quinta del Buitre y la veteranía de viejas glorias como Camacho, Santillana o Juanito. Y a ellos se les unía la que el propio Hugo Sánchez denominó como "Quinta de los Machos", que estaba compuesta por los recién llegados Hugo, Gordillo y Maceda. Para completar el vestuario había gregarios y trabajadores de auténtico lujo como Valdano, Gallego, Chendo... Lo dicho, un equipazo. Hoy se cumplen treinta años de la presentación de la que probablemente fue la mejor plantilla del Real Madrid que disfruté durante mi infancia.

La plantilla

Aquel Real Madrid 1985-86 estaba compuesto por: Miguel Ángel, Agustín y Ochotorena como porteros, Chendo, Camacho, Sanchís, Maceda, Salguero, Solana, San José y Bonet como defensas, Gallego, Gordillo, Míchel y Martín Vázquez como centrocampistas y Santillana, Juanito, Valdano, Butragueño, Cholo y Hugo Sánchez como delanteros.

Con la temporada ya empezada se repescó para volver a jugar a García Remón, que había colgado los guantes, aunque no llegó a disputar ningún encuentro oficial. Miguel Ángel no pudo empezar la temporada con normalidad puesto que se había roto la tibia y el peroné en la Copa de la Liga en Gijón, en mayo de 1985. De hecho, si vemos fotografías de la presentación de la que hoy se cumplen treinta años podremos apreciar que el guardameta compareció junto a sus compañeros vestido de calle... ¡y con la pierna escayolada!

Tampoco estuvo presente ese día Miguel Pardeza, que fue cedido al Zaragoza para jugar la temporada 1985-86. Sin embargo, acabada la Liga, el canterano regresó al Madrid y llegó a tiempo para disputar dos partidos correspondientes a la Copa de la Liga 85-86, competición en la que también participaron los futbolistas del Castilla Francis, León y Martos.

El equipo llevaba cinco temporadas sin ganar la Liga. Pero había base para hacer grandes cosas, tal y como se había demostrado con la consecución de la Copa de la UEFA. Los refuerzos sirvieron para dar un salto de calidad hacia delante. Y así se demostró. La temporada 1985-86 fue magnífica. El Real Madrid ganó la Liga y revalidó el título de la Copa de la UEFA. Hugo Sánchez fue Pichichi de la Liga.

Recuerdo con muchísimo cariño aquella temporada 1985-86. La viví con una ilusión terrible siguiendo a un equipo plagado de jugadores que admiraba y de los que coleccionaba todos los cromos de ellos que caían en mis manos. Aunque estuvieran repetidos, daba igual. Con ellos decoraba la carpeta de la escuela, las chapas para jugar al fútbol en la calle... 

Fue una época fantástica e inolvidable que no olvidaré nunca. Precisamente aquella misma temporada empecé a jugar en el equipo del colegio, qué casualidad. Empezaba un lustro en el que disfruté de la infancia y del fútbol como nunca. 

Y todo aquello empezó con Hugo Sánchez, Gordillo y Maceda posando para las cámaras un día como hoy, 19 de julio, de 1985. Treinta años ya de todo aquello...

No hay comentarios:

Publicar un comentario