jueves, 21 de mayo de 2015

ATINÓ CHENDO... ¡CON LA ZURDA!

Se cumplen veinte años del último gol del lateral de Totana con el Real Madrid

Domingo 21 de mayo de 1995, trigesimocuarta jornada de la Liga 1994-95. El Real Madrid, líder, recibe en el Santiago Bernabéu al Real Valladolid. El equipo de Jorge Valdano había perdido, una semana antes, en el Carlos Tartiere frente al Oviedo por 3-2. Y, una semana después, al equipo le tocaba visitar el Nou Camp

En plena lucha por el título, había que sacar adelante el encuentro frente a los pucelanos. Pero, después de 45 minutos de juego, el marcador reflejaba el 0-0 inicial. Sin embargo, justo antes de alcanzarse el tiempo de descanso, apareció el jugador más inesperado para desatascar el encuentro.

Miguel Porlan 'Chendo' sólo marcó tres goles con la camiseta del Real Madrid. Es normal. No era su cometido. Él era lateral derecho. Su primer tanto con la camiseta merengue lo anotó en la temporada 1987-88, en la célebre goleada 1-7 frente al Zaragoza que durante más de un cuarto de siglo fue la mayor goleada a domicilio del Real Madrid en Liga. El segundo lo materializó en la campaña 1989-90 frente al Athletic de Bilbao. Y el tercero lo consiguió, tal día como hoy de hace veinte años, frente al Valladolid.

El bravo lateral diestro recogió un balón en la frontal del área vallisoletana, lo bajó con el pecho y, de primeras, sin pensárselo, lanzó un potente disparo que se coló como una exhalación ajustado al palo del guardameta visitante, González. Si ya de por sí era poco corriente que Chendo anotase un gol, más aún lo era que lo consiguiese con su pierna mala, con la zurda. Aún conservo el diario Marca del día siguiente en cuya portada el titular ahondaba en ese matiz. Atinó Chendo... ¡con la zurda! De ahí el título de la entrada de hoy, a modo de homenaje.

Escuchaba el partido por la radio y recuerdo el enorme alivio que supuso aquel gol. Un gol de los llamados psicológicos, justo antes del descanso, con el que el Real Madrid conseguía abrir la lata de un partido en el que el Valladolid se había atrincherado blindando su portería. También recuerdo la enorme alegría que suponía para mí que el gol lo anotase Chendo, un futbolista del que guardaba un gran cariño y que, con 33 años, seguía en la plantilla del Madrid ayudando siempre que se le requería.

El marcador no se alteró durante la segunda parte y finalizó con aquel 1-0. "Siempre es una alegría que marque un jugador que no vive con frecuencia semejante experiencia. Y eso de decir 1-0 y gol de Chendo suena incluso bien", apuntó el técnico madridista Jorge Valdano a los medios de comunicación después del partido.

El gol del futbolista de Totana supuso que los dos puntos en juego se quedaran en casa. Un partido menos para el final y el título de Liga cada vez más cerca. Y el protagonista, inesperado, de aquel 21 de mayo del 95 fue Miguel Porlan 'Chendo'.

No hay comentarios:

Publicar un comentario